Se reciben objeciones o apoyo a las nuevas postulaciones de los ex funcionarios Eduardo Sylvester y Maximiliano Troyano. Las expresiones se deben presentar en la Comisión de Justicia, Acuerdos y Designaciones, que funcionará en la Sala de Comisiones del Senado, sita en Calle Caseros 519 piso 3°, en el horario de 9:00 a 13:00.

 

El pasado 11 de abril, en el Boletín Oficial de la Provincia se publicó el Pliego en el que el poder ejecutivo de la Provincia postula a dos ex funcionarios provinciales, Eduardo Sylvester, exministro de Gobierno y Maximiliano Troyano, exministro de Seguridad, para ocupar cargos en la Justicia.

En este contexto, a partir de ahora, las postulaciones quedan a consideración de la comunidad para objetar y/o apoyar a los candidatos por el término de diez días hábiles. Las expresiones se deben presentar en la Comisión de Justicia, Acuerdos y Designaciones, que funcionará en la Sala de Comisiones del Senado, sita en Calle Caseros 519 piso 3°, en el horario de 9:00 a 13:00.

Pese a las denuncias mediáticas de acomodo, se prepara para asumir como fiscal ante la Eduardo Sylvester será designado por el Senado de la Provincia como Fiscal de Corte en la Provincia después de seis meses de que el pliego pasara del Consejo de la Magistratura a manos del Gobernador.

El mandatario decidió hacer “esperar” el pliego del exministro de Gobierno tras el polémico concurso que llevó a la representante del Colegio de Abogados ante el Consejo de la Magistratura, Maria Luisa Falconier a retirar su firma y enviar una dura nota respecto a la modificación de puntajes que benefició al ex ministro de Urtubey.

Maximiliano Troyano, actual fiscal penal, busca sumarse a la Sala IV del Tribunal de Juicio. Fue Ministro de Seguridad de la Provincia, cargo que tuvo que abandonar luego de considerar que turistas sufrieron abuso sexual “por exceso de confianza”.

 

Fue en marzo de 2012 luego que turistas mujeres fueran víctimas de hechos de inseguridad y abuso sexual, que Troyano consideró producto de un “exceso de confianza” por parte de las víctimas.

El ministro de Seguridad de ese entonces, Maximiliano Troyano, presentó su renuncia al cargo, luego de sus desacertadas declaraciones tras relativizar los ataques sexuales y robos sufridos por turistas extranjeras, a las que atribuyó “exceso de confianza” e “imprudencia”.

Troyano consideró en aquella oportunidad que “la gente tiene un poquito de exceso de confianza cuando va a un país distinto” y que “es parte de uno informarse sobre en qué lugares uno puede tener algún inconveniente”.

Ahora junto al otro ex ministro de Seguridad, Eduarso Sylvester, (y su reemplanzante) dos hombres netamente urtubeistas, buscan sumarse a cargos claves en el Poder Judicial. Puesto que el lema del gobierno parece ser: “Nada se pierde, todo se recicla”.

Leer más: Intereses político-judiciales y una tormenta que no amaina 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here