Militantes y autoconvocados rodean la casa de las Madres en rechazo al procedimiento ordenado para “inventariar” el archivo de la entidad. Desde la Asociación que conduce Hebe de Bonafini advierten que se intenta avanzar “en la ilegal confiscación” del material.

 

“El no callarnos nos cuesta esto”, advirtió Hebe de Bonafini desde la puerta de la casa de las Madres de Plaza de Mayo donde desde esta mañana se concentraron centenares de militantes de agrupaciones sociales y sindicales y autoconvocados en defensa del organismo de derechos humanos y en repudio a un intento de operativo judicial sobre su archivo histórico. Allí, también calificó el día de hoy como “histórico” porque “el pueblo vino a defender lo que le pertenece”.

Minutos antes, la gente convocada en la puerta del espacio desde la noche anterior impidió que el abogado de la sindicatura a cargo del operativo previsto por el juez Fernando Perillo ingresara al lugar. “Esta batalla, que las madres venimos llevando a cabo desde hace 42 años, no es nueva. De ahí en adelante todas fueron batallas, y la única que no ganamos fue el encuentro con nuestros hijos”, sostuvo la Madre. Desde la asociación aguardan una nueva decisión del juez, pero advirtieron que “esta casa es de todos. Y la vamos a defender entre todos”.