Las consultas a Consejerías que brindan asesoramiento e información aumentaron exponencialmente en “cuarentena” como así también los impedimentos de las fuerzas de seguridad para que las mujeres se trasladen a consultas ginecológicas o a buscar anticonceptivos. (Por Andrea Sztychmasjter)

“Hace media hora, en el control policial de avenida Bolivia casi Arenales, la oficial Arancibia me realizó una intimación para quitarme el auto y no me dejó llegar a la farmacia a comprar mis pastillas anticonceptivas. Según ella, eso no es una urgencia ni una prioridad y no justifica que deambule en cuarentena. Hoy, a las 22 horas debo tomar la pastilla, no cuando se levante la cuarentena. Lloro de bronca”, fue el relato de Nuria y uno de los tantos casos de mujeres que en medio de la pandemia se vieron con serias dificultades para acceder a métodos anticonceptivos.

Esto pese a que a principios de este mes en un comunicado firmado por la Directora del Programa de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud de la Nación, Valeria Isla, envió “recomendaciones” a referentes provinciales para que se garantice el acceso a las prestaciones de salud sexual y reproductiva en el contexto de la pandemia del COVID19. En el documento se detalla que los métodos anticonceptivos constituyen un “servicio esencial” y las provincias deben facilitar su acceso a través de diversas estrategias, algunas de ellas son:

  • Entrega a domicilio para la población bajo programa que este nominalizada en los registros.
  • Organización del servicio con turnos específicos programados para la atención de población sana que debe buscar anticonceptivos.
  • Entrega de más cantidad de métodos por persona para evitar nuevas consultas en el corto plazo.

Mientras que en relación a las Interrupciones Legales del Embarazo (ILE), el mismo documento insta a:

  • Identificar los circuitos de atención que pueden sostenerse con funcionamiento y con integrantes de equipos de salud disponibles.
  • Priorizar la oportunidad y celeridad en la atención.

En este punto a nivel provincial con las firmas de la Ministra de Salud, Josefina Medrano de la Serna y del Secretario de servicios de salud, Antonio De los Ríos, reflejaron en un memorándum que todas las Áreas operativas de salud de la provincia deben garantizar el acceso de las personas a las métodos anticonceptivos de corta y larga duración y a ILE. En las consideraciones se solicita a “jefes de centros de salud y gerentes de hospitales” dar respuestas inmediatas a casos de ILE, abuso sexual “según protocolos vigentes”, y a intentos de suicidios sobre todo de adolescentes.

En ese sentido y al ser consultada sobre el acceso a la ILE en las diferentes provincias, la Ministra de las Mujeres, Género y Diversidad de Nación, Elisabeth Gómez Alcorta, informó a medios nacionales: “Lamentablemente estamos encontrando obstrucciones en el acceso a la ILE en algunas provincias. Nos están llegando muchos casos. Están aprovechando para obstaculizar lo que cuesta siempre. Algo que es difícil siempre. Estamos articulando con direcciones del Ministerio de Salud cada uno de los casos. Queremos que quede claro que de ningún modo la emergencia impide el acceso a la ILE. El acceso a la ILE es un derecho y si hay cualquier dificultad se puede llamar también a la línea 144, que tiene protocolo para la atención de estas demandas. Hay varios casos en provincias donde se obstaculizó y después las logramos hacer pero con intervenciones del Ministerio de Salud y el nuestro. Las provincias que nunca quieren hacerlo, los médicos que no quieren hacerlo, se aprovechan. Son contextos muy difíciles para salir a la calle para las familias, entonces todas esas redes que en general se forman para acompañar están muy limitadas. La línea 144 está muy asociada a violencia física, pero es una línea preparada para resolver también estas situaciones”.

Qué respuestas en Salta

Desde la consejería de salud sexual y reproductiva dependiente del Polo Integral de las Mujeres, el doctor Juan Carlos Escalante al ser consultado por Cuarto Poder informó que si bien las oficinas del Polo se encuentran cerradas, él está respondiendo por vía telefónica todas las consultas sobre salud sexual y reproductiva. En ese sentido señaló que pueden comunicarse a su teléfono celular 3874205114. Describió que la consejería depende de la Agencia de las mujeres del Ministerio de Derechos Humanos y en ese sentido su trabajo está abocado a la prevención de los embarazos no intencionales, no buscados. Respecto a las consultas recibidas sobre ILE en este tiempo de aislamiento social, el médico ginecólogo señaló que como la consejería a su cargo no depende del Ministerio de Salud, todas las consultas recibidas sobre ese tema son personalizadas y se encuentran enfocados a dar respuestas en torno a concebir a la salud como un derecho humano esencial.

Consejerías amigas

Desde hace más de un año funciona en Salta una Consejería comunitaria en derechos sexuales integrada por un grupo de profesionales y militantes por el derecho al aborto legal que también forman parte de la Campaña Nacional por el derecho al Aborto legal, seguro y gratuito.

Consejerías Comunitarias en Derechos sexuales

Mónica Rodríguez, referente en Salta capital de una de las consejerías describió a este medio: “Acompañamos a garantizar los derechos sexuales y reproductivos y todo lo que es legal como ILE, MAC, fertilización humana asistida, tratamientos hormonales, aquellos que son gratuitos en los hospitales de toda la provincia”. Mónica describe un relato triste pero necesario de ser difundido para ser visibilizado, ante la consulta de por qué y cómo surge la Consejería describió que fue luego de encontrarse frente al caso de una mujer madre de 3 hijos que ante un nuevo embarazo luego de atravesar una situación de vulnerabilidad intentó hacerse un aborto con sonda: “Encontrarnos con esto, nosotras que trabajamos en territorio fue pensar cómo podemos ayudar”. Mónica describió que esa mujer se encontraba en un estado de vulnerabilidad social alarmante; vivía con sus tres hijxs y su madre de 70 años en un terreno que no tenía baño ni cocina. “Nos dimos cuenta que incluso en casos donde los abortos están contemplados hay mucha falta de información. Por eso decimos que la información es poder”, manifestó.

Retrató el inmenso trabajo que vienen realizando también en el interior provincial, y señaló que en este tiempo de “cuarentena” han aumentado exponencialmente las consultas que están respondiendo a través de redes sociales y sus teléfonos, pero que en otros tiempos acompañan con su presencia, poniendo el cuerpo y ayudando a todas las mujeres que necesiten de su compañía y de información. Describió que pese a la crisis social existente por la pandemia, ellas se encuentran asesorando y consideró que es necesario que no se pongan limitaciones al acceso a la información necesaria. Señaló que tras un relevamiento en capital solamente en un centro de salud se encuentra folletería pertinente respecto a información sobre ILE, que se han reportados caso de mujeres que no han podido realizar sus consultas ginecológicas puesto que lxs profesionales se encuentran atendiendo solamente “urgencias”.

Mónica informó que desde las consejerías cuentan con un protocolo de atención y consideró como importantes y necesarias las redes comunitarias y solidarias realizadas por los movimientos feministas, que en este tiempo de encierro impuesto resultan ser las únicas compañías seguras, desinteresadas y amorosas.

 

1 Comentario

  1. y las mujeres trans que no pueden dejar su tratamiento con hormoas,no tienen derecho a su lud sexul?,es decir que les entreguen su medicacion?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here