Por orden de Mashur Lapad y Atta Gerala no lo dejaron participar ni de un festival solidario.

Daniel Gustavo Ávila Juárez siempre ha mantenido un perfil crítico ante el poder. Como periodista del norte salteño, no se calla nada: CUARTO PODER se ha hecho eco en varias oportunidades de los estragos que cometen legisladores e intendentes de esa zona de la provincia. Si no fuera por Daniel Ávila muchos de esos estragos jamás se hubieran conocido. También es, desde hace muchos años, uno de los pocos que abre el micrófono para que los integrantes de las comunidades originarias cuenten sus males.

El poder político del norte empezó a perseguirlo.

Desde hace dos años que tiene vetada cualquier participación en radios de la zona (todas pertenecen a políticos) pero el colmo se dio este fin de semana: iba a trabajar como conductor de un festival solidario en Morillo, pero el intendente vetó su participación.

Ávila tiene 48 años y trabaja en radio desde los 16 años. Condujo el festival del Trichaco Salteño por 17 años y pasó por Fm Chaco, Fm La Unión, Fm Pilcomayo. También le dio una mano a Jorge Rojas, con su festival.

«Hace dos años que vengo con una persecución política atroz», dijo. Esa censura llegó a su pico este fin de semana: por orden de Mashur Lapad y de Atta Gerala, no pudo ganarse unos pesos conduciendo un espectáculo. «Me convocan para que participe de este festival «Morillo canta por los niños», previo acuerdo con el organizador, Cristian herrera, el mentor del festival. Primero me llama y me pide que baje el caché. Acepto. Después me dice que no suba. «El poder manda, no quieren tu presencia en el escenario», le dijo Herrera. El poder, en el Norte de Salta, es Mashur Lapd y Atta Gerala.

«Yo estoy sin laburo y estos tipos me persiguen. No tengo laburo en ninguno de los medios en Rivadavia, por el simple hecho de pensar distinto al intendente de Morillo», dijo.

Otros representantes de la Cultura han expresado su consternación ante esta censura, contra uno de las personalidades más destacadas de la cultura y el periodismo del Norte de Salta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here