En Rosario de Santa Fe, la Justicia condenó a cinco años de prisión a un hombre de 44 años. Estaba imputado por acosar a adolescentes mediante perfiles falsos en Facebook.

Los detalles del caso fueron publicado por Rosario 12 que preciso que el acusado se hizo pasar por mujer para «enganchar» a las víctimas, luego las llamaba por teléfono -hasta 40 veces-, le pedía que le envíe fotos desnudo o les avisaría a sus padres que conversaban online.

El condenado es Dante González cuya defensa intentó hacer pasar el delito como un caso de «grooming» – adulto busca ganar la confianza del menor mediante las redes sociales – aunque el juez le dio la razón a la fiscalía y lo imputó por promoción a la corrupción de menores, agravada por intimidaciones.

«Mi hijo de 12 años incorporó como contacto de Facebook a un tal G.M. (tal como aparece en el fallo), a través de su amigo de curso. Durante 15 días pensó que era una chica de 19 años, pero una vez le pidió el teléfono para llamarlo y ahí se dio cuenta que era un hombre», reza el testimonio de la madre de una de las víctimas. Al teléfono, el acusado «jadeaba» o hablaba «de sexo». La madre dijo que los chats eran de dos contactos diferentes, pero iguales de «acosadores y extorsivos». En uno de los mensajes, amenazó: «Todo lo que hablamos lo voy a publicar y se lo voy a contar a tus amigos, a tu mamá y a tu abuela si no me pasas fotos». La mujer relató que «por miedo» su hijo le envió las imágenes, en las que aparecía desnudo. También le pidió la dirección de su casa.

La denunciante se enteró de la situación cuando la madre de un compañero de su hijo le contó lo que estaba pasando, ya que el adolescente se lo confió a su amigo. Con la investigación en curso, se realizaron pericias en la computadora y el teléfono del adolescente, que llevaron a los datos de una persona y un domicilio.

Cuando la Tropa de Operaciones Especiales hizo el allanamiento, los atendió un mujer octogenaria que dijo convivir con un sobrino: Dante González, quien no estaba en la casa. Poco después, González llegó a la vivienda y entregó su teléfono, cuyo número coincidía con el que llamaba al adolescente. Enseguida quedó detenido.

La Justicia acusó al imputado de «haber abordado mediante redes sociales -desde junio de 2012-, al chico de 12 años, y mediante la utilización de engaños y amenazas pedir el intercambio de mensajes y fotografías entre ellos».

Al tiempo que se dio a conocer la sentencia, el fiscal de causas con Imputados No Individualizados, Marcelo Vienna, denunció que la red social Facebook no responde los oficios elevados en los que se solicita información sobre una cuenta mediante la que se comercializaban armas.