«No me fui a Miami, estoy en Buenos Aires», declaró la intendenta a uno de los medios más beneficiados con la pauta oficial y en respuesta a una publicación de Cuarto Poder. Aquí algunos de los interrogantes que -obviamente- faltaron en la  entrevista-pautada. 

Al salir de la Casa Rosada, la intendenta Bettina Romero no halló mejor manera de responder a la nota publicada por Cuarto Poder en la mañana del martes 13 (ver: ¿A Miami en familia?) que convocando a uno de los medios más favorecidos por la abultada pauta oficial para que le den micrófono.

En un hecho de extrema irrelevancia periodística, solamente atendible desde el punto de vista televisivo por la necesidad de retribuir favores relativos a la pauta, un móvil de Multivisión Federal llegó hasta la casa de gobierno para dar pista a la intendenta. Allí, luego de redundar en los motivos de la reunión con el ministro de Turismo y Deportes Matías Lammens (renovación de playones deportivos y turismo), Romero fue al grano: «No me fui a Miami, estoy en Buenos Aires gestionando para mi ciudad». 

Tampoco faltó que la mandataria cumpla  con los periodistas: «Por eso me apoyo y trabajo codo a codo con medios como ustedes donde lo que nos importa es informar», lanzó

La insólita y desencajante declaración fue nada menos que la respuesta a lo que Cuarto Poder caracterizó correctamente como un «rumor», categoría ampliamente estudiada, aceptada y utilizada en el periodismo, que no encuadra estrictamente en el concepto de «noticia» y, por lo tanto, mucho menos de «fake news». Esto es, cuando las fuentes informativas no revisten la condición de «oficiales», el recurso es válido siempre y cuando se cumplan las pautas gramaticales correctas (uso del condicional de rumor, por ejemplo).

Pero Romero optó por responder un rumor, amplificando así los alcances del mismo, contraviniendo hasta las más elementales reglas de la comunicación oficial y sumando aún más interrogantes al asunto.

En primera, ¿Realmente considera la intendenta capitalina pertinente y verosímil realizar su descargo en un medio televisivo cuyos dueños recibieron durante 2020 la increíble cifra de $9.520.000,00 en concepto de publicidad oficial?

Por otro lado, considerando que la publicación de Cuarto Poder expresamente reconoce que el día martes la intendenta tenía previsto reunirse con Lammens ¿No hubiera aportado mayor transparencia que comunicara sobre las actividades oficiales del fin de semana? ¿O es que simplemente no las hubo?

El desembarco de la jefa comunal en Buenos Aires, ¿Se hizo en un vuelo regular o privado?, ¿El origen de la travesía fue la ciudad de Salta o llegó desde otro destino? De ser así, ¿De dónde salieron las partidas y de cuánto estamos hablando?

Por último y no menos importante, la carta orgánica municipal establece que en casos de ausencia temporaria del Intendente, este será reemplazado por el Presidente del Concejo Deliberante hasta su retorno, ¿Fue Darío Madile el intendente interino durante el período en el que estuvo en Capital Federal, o por el contrario, la comuna quedó en piloto automático tal como ocurrió en otras ausencias de «titi»?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here