El recontra espionaje no es solo potestad del Súper Agente 86. En Argentina las denuncias contra el Gobierno de Cambiemos están en auge total, tanto para lo que fue Nación, como para la provincia de Buenos Aires, donde la investigación se inició a partir de una denuncia penal, a su vez desprendida de una presentación oficial realizada por el Colegio de Magistrados de La Plata en octubre del año pasado. El pedido de los jueces apunta a que se determine si se hallaron evidencias de un sistema de espionaje ilegal en la Provincia (similar al montado por el ex presidente Mauricio Macri en la AFI), en un allanamiento realizado en la sede de Asuntos Internos de la Policía bonaerense.
La investigación de la justicia bonaerense apunta directamente a la ex gobernadora María Eugenia Vidal y su ex Ministro de Seguridad y actual diputado nacional, Cristian Ritondo, aunque a partir de los datos obtenidos, aparece el nombre de la fiscal Silvina Langone (a cargo del juicio oral por la triple fuga del penal de máxima seguridad de General Alvear). La causa está en manos de la fiscal Cecilia Corfield, que espera el resultado de una pericia clave que podría arrojar nuevos nombres de magistrados y fiscales que podrían haber sido víctimas del sistema de espionaje ilegal.
El juez Luis Carzoglio, en su momento, realizó una denuncia pública por presiones y armado de “carpetazos”, contra el Procurador bonaerense, Julio Conte Grand (designado por la entonces gobernadora) para que avance el pedido de arresto al sindicalista Pablo Moyano. El juez de Casación Penal de La Plata, Víctor Violini, también habló de amenazas a varios a varios jueces, incluido él. La jueza Federal de San Martín, Martina Forns, quien en su momento falló en contra de los tarifazos, se sumó a los planteos públicos acerca del dudoso accionar macrista, de sus pares. Al igual que los magistrados, Ana María Figueroa y Luis Raffaghelli. También por el lado de ella salió a la luz el nombre de Esteban Conte Grand, como el brazo ejecutor de las intimidaciones en su contra. Y asi, se van sumando voces del poder judicial a las denuncias por presiones durante el gobierno de Cambiemos.
Mientras tanto, el jefe de fiscales de Buenos Aires, Esteban Conte Grand (designado en diciembre de 2016) aún se encuentra en funciones y al parecer, sin intenciones de dejar su cómodo sillón, aunque a partir de todas las denuncias que van apareciendo con cuenta gotas, debería repensarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here