La ex gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal adoptará una estrategia similar a la de Horacio Rodríguez Larreta cuando sea llamada por el juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, en la causa por presunto espionaje ilegal por parte de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Es decir que se presentará como querellante, debido a que su nombre está en la nómina de personas que habría sido espiadas ilegalmente, aunque hasta el momento no fue fijada la fecha en la que la ex funcionaria deberá presentarse en el juzgado a prestar declaración en condición de testigo. En tal caso, ella y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, tendrán el patrocinio del mismo abogado, Mariano Mendilaharzu.
Todo comenzó cuando Cristina Fernández y Rodríguez Larreta solicitaron ser tenidos por querellantes luego de que se les exhibieran materiales que daría cuenta del espionaje. Mañana le tocaría al ex intendente de La Plata, Pablo Bruera y al titular del PJ de la misma Ciudad, Luis Lugones, que ya fueron advertidos por el juzgado de Lomas de Zamora acerca de que se estaba ordenando la información recolectada sobre ellos para que pudieran verla. El actual fiscal general de la Ciudad de Buenos Aires, Juan Bautista Mahiques, también es parte del listado de espiados. Para los próximos días también fueron convocados los ex diputados Emilio Monzó y Nicolás Massot y Hugo Moyano, aunque el camionero se encargó de denunciar “persecución judicial” para meterlo preso junto a su hijo Pablo. El juez que llevó adelante la causa de Independiente reveló que directivos de la AFI lo visitaron para pedírselo expresamente en nombre del entonces jefe de Estado.
A pesar del feriado de ayer, hubo actividad en los tribunales. Se presentó ante el juzgado federal Hugo Alconada Mon, periodista del diario La Nación. Allí le mostraron las fotos y seguimientos que habían hecho sobre él, los integrantes de una organización que llevó adelante tareas de inteligencia ilegal sobre políticos, jueces, hombres de prensa, religiosos y gremialistas, entre otros. Entre los documentos que se encontraron en uno de los teléfonos viejos de los espías involucrados en esta organización, aparecía el seguimiento en la casa del periodista y algunas fotos llegando a los tribunales de Comodoro Py en 2002.
Recordemos que Alconada Mon fue el periodista que, a pocos meses de la asunción de Mauricio Macri, reveló que el entonces jefe de la AFI, Gustavo Arribas, aparecía en unas transferencias bancarias vinculadas a un cambista de la trama de Odebrecht.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here