En la provincia y en la ciudad de Salta miles de familia viven sin poder acceder al agua de calidad. El servicio básico no llega a todos los lugares de la provincia. El departamento de Rivadavia es el más afectado. (Guadalupe Macedo)

El acceso al agua es un derecho humano en el país ya que Argentina lo firmó ante naciones Unidas en el año 2010. Por esta razón, el estado debe garantizar que todos los ciudadanos puedan acceder a este servicio básico para la vida. Salta presenta una gran deficiencia en el suministro del servicio de agua potable. “El 15% de los salteños no tiene acceso a agua de red y el 30% de los hogares no tiene cloaca”, estos datos son obtenidos a partir de la investigación llevada a cabo por la Plataforma del Agua. Muestra también que en salta existe un 87% de personas que acceden a la red pública en la vivienda. No poder acceder al agua, provoca que los habitantes sean propensos a tener graves problemas de salud ya que la falta de agua potable trae múltiples enfermedades.

El estado destina en su presupuesto nacional solo el 5,6% para obras publicas donde se prevé que “0,4 millones de personas a la red de cloacas y 0,6 millones a la red de agua potable” según el Ministerio de Hacienda de Nación. Este porcentaje es compartido con la construcción de viviendas sociales, soluciones habitacionales, red de cloacas, sistema penal, comunicaciones, relaciones exteriores, agricultura, trabajo e industrial.

Las zonas más afectadas se encuentran en el Chaco Salteño y el gran Chaco donde hay un 70% de la población que no accede al agua potable, muchas de las familias toman agua de los reservorios cercanos a sus lugares como ríos, los mismos lugares en donde beben agua los animales, según los datos obtenidos por de la investigación llevada a cabo por diversas instituciones de investigación que conformaron la Plataforma del Agua de Salta. Informaron que los hogares no tienen cloacas, ni ducha o letrina, como es el caso de Rivadavia, en el Chaco salteño.

Según Gabriel Seghezzo miembro de la Fundapaz lo cual integra la Mesa del agua del Chaco Salteño, en una entrevista en el programa “Pasaron Cosas” afirmo que: “el acceso al agua en el norte es uno de los problemas serios, que produce desnutriciones y muertes por lo que declararon la emergencia sanitaria en la provincia”. Este departamento es uno de los más afectado por la falta de inversión por parte del estado para garantizar el acceso al agua para todos los habitantes.

Además de la falta de obras por parte del estado hay que tener en cuenta que “uno de los principales problemas del departamento Rivadavia es que tiene la población dispersa, por lo que un sistema de distribución del sistema del agua centralizado es muy difícil” analizo Gabriel Seghezzo. Según las investigaciones y las acciones que realiza la Mesa del agua, “el agua subterránea en este departamento es de mala calidad, por lo que cuando se hacen pozos tienen problemas con la seguridad del agua potable” por este motivo se deben proponer medidas alternativas para garantizar el acceso al agua.

Según el informe de la Plataforma de Agua de Salta, las zonas más afectadas en el acceso al agua son zona del chaco semiárido y en el altiplano donde acceden de manera restringida, sumando que por causa de la actividad económica e industrial se encuentra altamente contaminada con arsénico y agroquímicos. La contaminación del agua es un problema que afecta la salud. El consumo de agua que no es potable, trae aparejado 25 enfermedades según la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero según Patricia Angeleri, directora nacional de Epidemiología y Análisis de la Situación de Salud de la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación, “las más frecuentes en la Argentina son las gastroentéricas, que incluyen los distintos tipos de diarrea”.

Según un relevamiento de la Cruz Roja en zona de Santa Victoria “para febrero del 2020 -cuando se declaró la emergencia-, el 84% de los encuestados declaraba haber tenido diarrea por más de dos días en el último mes. Para julio del 2020, después de que se empezara a distribuir agua potable en la zona, ese número bajó al 22%, y para marzo del 2021 al 20%”. Dando a conocer como el consumo de agua potable mejora la salud de las personas.

Tener pozos de agua no es suficiente, como explica Rodrigo Cuba, Subsecretario de Desarrollo Humano en Cruz Roja: “Cuando hablamos de acceso al agua, hablamos de agua en cantidad necesaria, calidad necesaria, y a la distancia que se necesita. Hay que poner en contexto que en nuestras casas nos levantamos, abrimos el grifo y tenemos agua a la hora que queremos el día que queremos”. Actualmente la Cruz Roja coloco misiones en Santa Victoria para poder realizar acciones que favorezcan el acceso al agua de los habitantes, trabajando principalmente con los pueblos originarios de la zona que son los más afectados.

Se instaló una planta potabilizadora junto a los pozos: “Son tres contenedores blandos, uno funciona como pileta donde se acumulan hasta 10 mil litros del agua que viene del pozo. De allí pasa con una manguera a través de la planta, que tiene un proceso de filtrado físico -para “colar” todas las partículas- y un tratamiento químico que termina de potabilizar el agua. De allí pasa a dos “vejigas” que guardan 10 mil litros una y 5 mil litros otra. Luego, llenan su cisterna móvil y van por las comunidades llenando los tanques que ellos mismos distribuyeron” detalló Rodrigo Cuba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here