Familias wichís de Misión Chaqueña mostraron su preocupación ante la posibilidad de que la planta potabilizadora se retire de la zona, luego de que salieran a la luz una serie de denuncias a integrantes del Ejército Argentino. 

 

Desde el mes pasado, una planta potabilizadora perteneciente al Ejército Argentino se encuentra en Misión Chaqueña abasteciendo de agua potable a unas cinco mil familias wichís que residen en la comunidad. Según manifestaron los vecinos del lugar, el traslado de la maquinaria significó un alivio ante la escasez de agua potable y todas las problemáticas que derivan de ello.

Aunque desde el gobierno provincial anunciaron que la planta permanecerá en el lugar durante todo el año, algunos miembros de la comunidad expresaron su preocupación por lo que consideran una campaña política para que el ejército se retire de la misión.

De esa manera se refieren a las denuncias surgidas la semana pasada contra miembros del ejército Argentino, por parte de integrantes de la organización «La Nueva Integridad».  El contenido de la denuncia es grave: «Todas las noches veo chicos menores de edad. 13 años, 16 años, 14 años, chicas… Veo que están ahí con el Ejército Argentino. Por eso me preocupa. No puede ser que el Ejército Argentino venga y ponga música a alto volumen. Otras noches vienen y dan bebidas alcohólicas a los jóvenes. Jóvenes que nunca han tomado, eso estoy viendo. No puede ser que una organización como el ejército Argentino esté dando mal ejemplo a los jóvenes», relata el audio de Whatsapp anónimo que circuló entre los vecinos.

 

En una grabación aparte, otro habitante de la Misión refiere: «Lo que hacen es hacer bailes, dar bebidas alcohólicas a los jóvenes de la comunidad. Creo que el estado trajo a esta gente a la comunidad para hacer daño, no para hacer algo de emergencia (…) Mandan chicos que hacen lo que quieren, no están cumpliendo su función como Ejército Argentino (…) De noche tocan altoparlantes, amontonan jóvenes… es grave para la comunidad».

 

Según aseguraron a este medio algunos habitantes de Misión Chaqueña, los audios fueron remitidos al ministerio de Defensa de la Nación y se presentó una denuncia por parte de la abogada Mara Puntano, representante de «La Nueva Integridad».

En contrapartida, un grupo de vecinos, entre los que se encuentran caciques, referentes y jóvenes, compartió un compendio de testimonios para desmentir la denuncia y pedir que la planta potabilizadora permanezca en el lugar. «Quiero aclarar que fueron todas mentiras. Pusieron una denuncia en contra del estado para perjudicarnos a todos los que vivimos en Misión Chaqueña. Hace falta una ayuda del gobierno y le pido que no bajen los brazos», expresó el cacique Gumersindo Rey en un video.

Francisco Gómez, quien reside en la vivienda colindante con el campamento militar, puntualizó: «Están diciendo barbaridades para perjudicar a la comunidad. Por mi parte, el agua me llega, pero hay otros sectores donde no llegaba y gracias al Ejército Argentino hoy se les está brindando el servicio».

Por su parte, el presidente de la comunidad Pedro Argamasa, desmintió lo expresado en los audios y remarcó: «Esta gente nos da una ayuda enorme y son muy buenas personas. Si esto hubiese pasado, yo hubiese salido a decirlo, pero no. No queremos que se vayan hasta que termine el funcionamiento de la planta».

Las familias originarias que se oponen al traslado de la planta aducen que existe una campaña por parte de todos los sectores políticos de la comunidad, para que el Ejército se traslade. Además, desconocen a los dos representantes de la misión en la organización La Nueva Integridad: «Ellos nunca fueron elegidos por la comunidad», sostienen. Según comentaron, la disputa política surge luego de que los integrantes de la organización quedaran afuera de las gestiones para el desembarco de la planta en el lugar.

Las denuncias por inconductas, por otro lado, ya se encontrarían en manos del ministerio de Defensa de la Nación a cargo de Agustín Rossi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here