Demasiado aislamiento también es malo

0
172
Paisajes de ensueño, pero acceso muy difícil, el obstáculo de esta población para la llegada de provisiones.

La localidad de Los Toldos se encuentra en el límite Oeste con Bolivia. Su dificultosa geografía hace que se haga imposible el ingreso por las rutas argentina. Por lo cual para llegar allí, por vía terrestre, el viajero debe arribar primero a la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán, y luego, por la Ruta Nacional Nº 50, hasta la localidad de Aguas Blancas, en la frontera con la República de Bolivia. Desde ese punto, debe recorrer 110 kilómetros hasta el poblado de La Mamora, tramo de la Ruta Panamericana que une las ciudades de Bermejo y Tarija. Desde ahí se vuelve a ingresar a la Argentina, hasta el paraje El Condado. Para ello hay que vadear los ríos Oroseño y Condado, los que al confluir, forman el Río Bermejo. Desde El Condado, se transitan 15 kilómetros faldeando un camino de montaña que lo elevará hasta el Abra de Toldos, donde nace el valle de altura de Los Toldos. A nivel turístico suena a una aventura digna de ser escrita en una novela. Pero en lo que hace a esta crisis mundial por COVID 19 Coronavirus la situación se complica cada vez más para los habitantes de ese pueblo de ensueño.
Desde que Bolivia decretó el estado de emergencia sanitaria en todo el país hasta el próximo 15 de abril, ante la falta de cumplimiento de la cuarentena ordenada para contener el avance del coronavirus.
Este estado de emergencia sanitaria está basado en el aislamiento, como en la mayoría de los países. Lo preocupante es que ese mismo aislamiento es que está provocando el desabastecimiento alimentario y sanitario de Los Toldos, ya que vía Bolivia es imposible romper el protocolo que dice que “Se declara el cierre total de fronteras. Nadie sale y nadie entra del país, salvo sea por razones de seguridad y salud”, aclarando que las razones de seguridad y salud son para ellos y no para nosotros.
El intendente Virgilio Mendoza explicó que “El Ejército de Bolivia nos notificó que no dejará avanzar a nadie, ni tratándose de emergencias médicas”. Lo que crea gran incertidumbre en la comunidad fronteriza ya que se encuentran en un estado de aislamiento, pero no solo social, o
Se viven momentos de preocupación e incertidumbre en el Norte provincial. Luego de que el gobierno boliviano recrudeciera sus medidas por la pandemia de Coronavirus, la gente de Los Toldos quedó completamente aislada, solo social o preventivamente, sino alimentaria y sanitariamente.
“Estamos en una situación complicada porque se nos están desabasteciendo los comercios y no tienen como proveerse desde Orán”, dijo Mendoza. Ayer fue la última oportunidad en la que pudieron recibir mercadería y a medida que avanzan los días comienzan a escasear algunos productos. “La semana entrante ya estaremos en problemas. Por ahora no se consigue ni fruta, ni verdura fresca ni lácteos”, expresó Virgilio Mendoza.
Ahora le toca al Gobierno de la Provincia ingeniárselas para hacerles llegar lo necesario. Pudieron recibir 100 módulos alimentarios para las familias más necesitadas, pero el clima fraguó la segunda entrega. Aunque estos productos no son para comercios, sino para familias carentes de recursos. Lo que se espera es el abastecimiento comercial y asegurarse la forma en la que se procedería ante una eventual emergencia médica. (N.J.)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here