Un reseteo en el posicionamiento nacional, por parte de Juan Manuel Urtubey, se abre con esta instancia de la puja coparticipable entre provincias y el macrismo. En esta batalla, el apresto está dirigido a darle prestancia ante el electorado nacional, lo mismo que a nivel local. Más una visita de peso como elemento emocional para incidir en el electorado capitalino.  Por Federico Perez 

La pulseada entre las provincias y la gestión Macri por fondos coparticipables, le dará una nueva chance a Juan Manuel Urtubey de retomar la tarea de posicionamiento en el plano nacional. Esto vale igualmente por acá, en el territorio provincial. El camino será distinto para llegar a un objetivo idéntico: obtener en Salta un resultado decoroso a favor de la fórmula que comparte con el economista Roberto Lavagna.

En el círculo íntimo del mandatario, un sector de los “históricos” estimó en la semana por finalizar que el laissez faire hacia la dirigencia salteña, como el plan de la autopista del medio, exigen un plan correctivo. A este fin, JMU se encaramó al debate de los mandatarios provinciales en su recurso ante la Corte Suprema con el que intentarán evitar la quita de recursos coparticipables y la pauperización extrema de la población.

Con un nuevo coronel de campaña, el ex Jefe de Gabinete provincial, Carlos Parodi, la meta es expandir este mensaje al resto del país con miras a las generales de octubre y bajar el mensaje al interior del mapa provincial. Este renovado planteo estratégico constituye el plan correctivo del que ya se vio como algo desgastado, la avenida del medio que el consultor español Antonio Sola puso a prueba en 2015 (con el binomio presidencial Sergio Massa-Gustavo Saénz) y en el actual llamado electoral, a través de Consenso Federal 2030 y para la fórmula Lavagna-Urtubey.

Los cartuchos en dirección tanto a Macri como a la fórmula FF, carentes de efectividad a nivel país, en el distrito en que juega de local no alcanzaron a proporcionarle el segundo lugar que anhelaba para continuar con su posicionamiento a futuro. Desde un grupo de dirigentes provenientes de la antigua guardia 2007, atribuyeron esto a la carencia de “épica” en lo que denominan como “tropa contratada” (luego de 2007) y el error inicial en la lectura del mapa, en base al que se elaboró el planteo estratégico.

A esto le agregan la poca predisposición al cabildeo, una de las labores esenciales de la política. Un déficit, de acuerdo al planteo de Manuel Mora y Araujo respecto a la necesidad en un equipo de campaña de varias especies de “médicos clínicos”, “cirujanos” como también los que “están más próximos a los enfoques de la medicina alopática, otros a la homeopática”.

Error & aprendizaje

Una anécdota reciente sobre fallidos nos lleva hasta el caso de la “errónea doctora Falbo”. La cuestión remite a una encendida intervención, en 2018, del polémico escritor M y ahora guionista televisivo, Federico Andahazi. Hecha en contra de esta aspirante a un cargo judicial y su pasado, al parecer, en el sciolismo. Sin embargo, al publicar en Twitter esta diatriba, el autor de “El Anatomista” ilustró este posteo, en lugar de una foto de Falbo, con la portada de una página de travestis que en paralelo estaba revisando. El borrado de esta incursión de Andahazi resultó evidente de su paso en falso.

Por ello, las correcciones sobre la marcha, si bien siempre son aconsejables, no todas las veces resultan efectivas. Desde el segmento de los “históricos U”, oscilan entre inclinarse por el alegato que el cambio de rumbo es extemporáneo y la aceptación de la tarea un tanto a regañadientes.

De lo que haga Urtubey en el plano nacional, los equipos locales deberán bajarlo al territorio como lineamiento general, en un escenario en el que un resultado casi inobjetable en las presidenciales 2019 ahora concentró su atención en la pelea por la Gobernación de Salta. Allí, la negativa del mandatario a optar por un sucesor dejó estupefactos a muchos de sus generales.

Con este nuevo mapa en desarrollo, entre el “grupo histórico” encuadraron como un error esta declaración de prescindencia que JMU emitió en relación a los comicios provinciales del 6 de octubre y del 10 de noviembre próximos. Y, salvando las distancias, como un nuevo Caso Falbo este libre albedrío con el que varios de sus funcionarios e intendentes  se apresuraron a atar su destino.

El caso más evidente es el que indujo el flamante ex ministro de Economía, Emiliano Estrada, quien firmó como candidato a Vicegobernador en el Frente de Todos y le dio el matiz corporativo a la oferta electoral del Frente de Todos. Es que junto con el funcionario, varios intendentes y legisladores provinciales se aprestaron a ir en la misma dirección, intuyendo alguna directiva U. Parece que no fue así, y ahora muchos de ellos tienen la dificultad adicional para poner reversa.

Apertura de abanico

La opción alternativa de Miguel Isa como precandidato a gobernador por la coalición Frente de Todos/PJ U, desplegó una opción adicional a los dirigentes que se aprestaron a acudir en esta vía, al calor del aluvión numérico que se inclinó por Alberto Fernández. La hipótesis sobre captura de una importante porción de votos del sector, por parte del actual Vicegobernador, tendrá una prueba de fuego el próximo 20 de septiembre cuando CFK visite el Centro de Convenciones de Limache. Nueva presentación de su libro “Sinceramente”.

A esta punta de lanza, el otro binomio que conforman por Sergio Leavy y Emiliano Estrada esperan, además de la foto con la candidata a Vicepresidenta, una señal adicional con el fin de disputar preferencias del 50 % del electorado gaucho. Sobre todo en Capital, donde esperan hacer buen pie, luego del 20. Por ello, en el bunker del FdeT, en calle Zuviría al 800, abanicaron al ex titular de la cartera de Economía con una membresía singular. El CAK: Club de Amigos de Kicilof.

Tal parece que Estrada mantenía a buen resguardo este nexo afectivo-profesional, puesto que en las disertaciones organizadas por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas los últimos especialistas que expusieron fueron los enrolados en otra escuela. En efecto, los ortodoxos Carlos Melconián y Martín Redrado, entre otros, los más recientes en ser recibidos por el equipo económico salteño que EE integraba con su tío, el ex Jefe de Gabinete, Fernando Yarade.

La cucarda del CAK se desplegará en dirección al rival interno de la fórmula que comparte con Leavy, como también hacia el resto del espectro partidario en competencia por la Gobernación. De todas formas, Estrada no es el único que en Salta forma parte de este ámbito institucional, ya que el “isismo” tiene como inscripto a Mauro Sabbadini. Y hasta es probable que el 20 del mes próximo se disputen un lugar en el palco del CC de Limache.

Por otra parte, en el plano local el sector que impulsa a Isa como precandidato consiguió ratificar el apoyo del senador nacional Rodolfo Urtubey, en la compulsa por la sucesión U. Dispuesto a dar pelea el próximo 6 de octubre, el titular del Senado provincial mantuvo a principios de semana una breve charla con Gustavo Sáenz, rival del FdeT/PJ, con lo que consiguió atizar el enojo en Zuviría al 800.

Papeles sobre la mesa

En el mapa trazado por el sector histórico del oficialismo, Sáenz cuenta con un importante nivel de apoyo electoral en la capital provincial, mientras le queda trabajo por realizar en los departamentos del sur y una parte de la región norte. En la primera y en la tercera porción de distritos tiene como competidor al Frente Alfredo Olmedo Gobernador, por lo que resta saber el planteo con el que intentará despejar esta incógnita.

La veta para Sáenz es ocupar el lugar de la “alternancia”, respecto a los 12 años que concluirán el próximo 10 de diciembre, y es improbable que desaproveche esta oportunidad. Además, mientras vaya trabajando uno a uno con los dirigentes del interior, deberá aguardar los reacomodamientos posteriores al 6 de octubre. Estos últimos se presagian salpimentados como pocas veces antes. Y darán qué hablar.

Del importante grupo de dirigentes que conforman los “históricos U”, la división está dada por los que ya se alinearon con Rodolfo Urtubey, tras su apoyo a Miguel Isa, y quienes inclinan la balanza hacia el lado de Sáenz. Por lo que pudo sondear Cuarto Poder, es probable que ambos confluyan hacia la primera semana de octubre en esta última opción electoral.

En líneas generales, más allá del apresuramiento con el que actuaron algunos jefes comunales y legisladores del resto de la provincia, en el grupo inicial del urtubeísmo, más que una identificación lisa y llana con Sáenz, media la intuición que un segmento importante del electorado se inclinará por aires nuevos, al momento de optar en la decisión sobre la Gobernación.

Leer más:

En el apuro

Poco de unidad

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here