Durante la segunda audiencia en debate que se lleva a cabo contra el nieto de la mujer, un amigo y una “trabajadora sexual”, declararon policías que detuvieron a los imputados y personal de la División Homicidios que analizaron las cámaras de seguridad y videovigilancia. Por Andrea Sztychmasjter

En el salón de grandes juicios donde se lleva a cabo el proceso judicial por expreso pedido del Tribunal de juicio, las puertas de ambos costados de la sala se encuentran abiertas por una cuestión de protocolo ante la pandemia, según especificaron. No obstante, no se sigue un adecuado lineamiento ante la declaración de los testigos. Tal como pudo verse en la segunda jornada, los efectivos policiales que declararon lo hicieron con la presencia en la puerta de los otros testigos, quienes escuchaban todo lo que declaraba el testigo presente  ante las juezas. Esto tuvo como consecuencia por ejemplo que luego varios de los policías repitan las mismas frases.

Durante la segunda jornada de juicio por el femicidio de María Leonor declararon personal de la Policía de Salta de la División Homicidios, los primeros que actuaron en la escena del hecho y quienes se encargaron de detener a los dos amigos hoy imputados. Declaró Néstor Matías Tolaba, oficial auxiliar del área de Homicidios de la Policía y el encargado de realizar los análisis de las cámaras de seguridad dispuestas en el edificio donde ocurrió el hecho.

El oficial Tolaba se mostró confiado en su declaración y respaldó lo que manifestó con un croquis virtual que realizó del departamento. Tolaba señaló que en las cámaras de vigilancia puede verse a Agustín salir del edificio el día 27 de marzo de 2020 con una remera con algunas marcas sanguinolentas, la misma que fuera incautada y examinada por un análisis de biología molecular. Según detalló el policía, posterior a ese horario que las cámaras toman al joven se ve que vuelve a salir pero con otra remera del mismo color con distinto diseño y sin manchas evidentes. El oficial presentó así la hipótesis que el joven se cambió de remera por las manchas que tenía.

Fue el abogado y defensor oficial de Federico Detzel quien intentó repreguntarle al oficial sobre los resultados de ese informe de biología molecular. El abogado de Morales se negó a que el testigo sea consultado sobre ello, porque según consignó el policía no había tenido acceso a el. Por ello la jueza y presidenta del Tribunal Maria Gabriela González, no dio lugar a que el defensor le realizara la pregunta.

Fue la defensora de Tania Aguirre quien le preguntó al testigo policía que especifique los motivos que lo llevaron a presentar su hipótesis de la remera que el joven se habría cambiado para ocultar unas manchas que tenía. El policía no pudo dar una respuesta lógica y racional ante la pregunta, y en cambio con un discurso cargado de palabras innecesarias dio las razones de porqué él consideró que el cambio de remera era un indicio para inculparlo: “Estas personas pendientes del consumo no están al tanto de la pulcridad de las prendas de vestir”, señaló al querer explicar porque según su visión el cambio de remera respondía a una actitud delictiva.

Diego Suarez oficial de la División Homicidios, también prestó declaración en la fecha. Fue el abogado Morales defensor de Agustín Morales quien recordó la presentación de  nulidad del procedimiento del oficial Suarez, realizada por el Tribunal de impugnación sobre la autoincriminación que realizaran Detzel y Morales al momento de ser detenidos.

“La declaración espontánea no debe ser prestada ante autoridad policial” recordó el abogado Morales. El Tribunal no hizo lugar al pedido y permitió que el oficial declare.

“Como personal de la División Homicidio fuimos convocados a calle Belgrano al 900 donde había una persona muerta por un hecho de sangre”, Describió que se hizo presente con el oficial Vizgarra y Tolaba y que ya se encontraba personal del CIF. Señaló que lo mandaron a realizar “trabajo de campo” afuera del edificio.

El oficial Suarez narró que Detzel fue detenido en barrio 17 de mayo, donde residía. Consignó que su estado era lúcido y no se lo veía drogado o alcoholizado: “Se lo demoró no opuso resistencia y preguntó porque se lo estaban llevando. Allí él comienza su relato, ‘yo ya sabía que me iba a traer problemas’, dijo y contó que la noche anterior habían estado consumiendo y Agustín le había dicho que había una plata, comienzan a buscarla en uno de las habitaciones y el advierte que no era la pieza de él”, el policía relató todo lo que Detzel le habría narrado sobre los supuestos sucesos ocurridos la noche del asesinato. Suarez aseguró que el joven le contó que finalmente encontraron un fajo de billetes de 500 pesos con los que fueron a comprar pasta base. “Después del consumo de esa droga compraron mas y entonces el le dijo que quería tener relaciones con una persona transvestida, de la zona roja. Todo lo narrado por Detzel se puso en conocimiento de los jefes de la investigación”, aseguró el oficial Suarez. A cargo de la investigación estaban los jefes Comisario Costello y Rodrigo Bautista.

Sobre la detención del nieto, señaló que se quedaron haciendo la guardia en un móvil cerca de la zona de Plaza Alvarado, donde la policía sabe que existen puntos de venta de drogas. “Estaba en el domicilio de un tal Polaco, se procedió a la demora, no opuso resistencia, aparentemente había seguido consumiendo, tenía manchas sanguinolentas. Dijo ‘Mi amigo no tiene nada que ver fui yo’, comentó que el tenía ganas de drogarse y su abuela no lo dejaba salir y por la pandemia tenía abstinencia. Nos habló de un cuchillo y ya nos habían dicho que había un cuchillo que se le había doblado el mango, dando a entender que el único que sabía de eso era el que había realizado el hecho”, aseguró Suaréz.

Describió que Agustín Morales había manfestado “ ‘Anoche me moquié o me cirquié’, en la jerga callejera es cuando cometen un robo o lesiones”, sostuvo el policía.

Durante el testimonio del oficial, las hijas de Leonor presentes en la sala de audiencias se miraron entre sí moviendo la cabeza como negando lo que el Policía declaraba en varios apartados de su testimonio.

Videos a medias

Durante la jornada también declaró un Sargento encargado del relevamiento de Cámaras en el Centro de Control Operativo de la Policía de la provincia. Aseguró que las imágenes tuvieron “Inconvenientes” por haberse estado realizando justo en ese momento una “migración en el sistema operativo, no se pudo visualizar algunas imágenes” del recorrido que realizaran en la camioneta de Gine el día del hecho. “No está el recorrido muy completo”, aseguró el sargento.

Pese a eso posteriormente el testigo contó todo el derrotero que siguió del recorrido de la camioneta de Gine en donde iban su nieto y su amigo, hasta que se encontraron con Tania Aguirre. El policía detalló datos de sus informes y aseguró que sus superiores a cargo de la investigación le iban relatando por donde debía fijarse que iba la camioneta a bordo de Agustín y Federico.

Quod abundat non nocet

También prestó declaración Maximiliano Bermudez técnico en criminalística del CIF, encargado del relevamiento planimétrico del lugar del hallazgo del cuerpo de Leonor Gine. Presentó los planos del departamento de la mujer y detalló que se encontraron huellas de pie descalzo de aspectos sanguinolentos. Durante su presentación fue consultado sobre sí conocía si el cuerpo de la víctima había sido desplazado, a lo que la defensora Arrellano se opuso a la consulta. Fue el juez Pablo Farah quien a solicitarle que el técnico responda por sí o no, le recalcó a la abogada: “Lo que  abunda no daña”.  El técnico respondió que creía que no había sido desplazado el cuerpo.

Lo que abunda no daña. La máxima latina quod abundat non nocet es un principio jurídico que suele citarse, vulgarmente, para hacer referencia a cómo los tribunales al dictar sentencias reiterativas -soluciones análogas a discusiones parecidas- conforman jurisprudencia.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here