La capacidad adquisitiva de los salteños cayó un 10%. Los puestos de trabajo subieron un 4,5%. Un empleado privado cobra un promedio de $7.055. Los empleados estatales tienen sueldos superiores a $12.000.

El informe de la Fundación NoaNomics sobre la situación del empleo y de los sueldos del sector privado dice que el país (y Salta, of course), se encuentran afectados por el ciclo recesivo que atraviesa la Argentina.

Según este estudio, Salta se encuentra en un listado de once distritos entre los que el empleo formal incrementó un 4.5%.

En nuestro territorio, suman 120.000 los empleos privados contra 114.000 de finales del año pasado.

Pero  cuatro de cada 10 trabajadores en blanco dependen de la Nación, la Provincia o los municipios.

También el promedio de los sueldos oficiales supera en un 37% a los del sector empresario que tienen un promedio de $7.055 contra cerca de $12.000 en la franja estatal.

Sin embargo, Fm profesional indica que en nuestra Provincia el salario real registró una caída del 10%, a pesar de los aumentos otorgados en paritarias en la mayoría de los gremios.

Ya durante 2013 la creación de empleo privado formal evidenciaba estancamiento, creciendo sólo un 0,8%, para pasar a terreno negativo durante el 1° trimestre de este año al retroceder 0,3%. Ésta baja todavía es más leve que la presenciada en 2009, que promedió cerca de un 6%, pero en lo que respecta a los salarios reales mientras que en aquél período lograron crecer un 5%, en el actual proceso recesivo ya han sufrido un retroceso del 3% en el último trimestre de 2013 y un desplome del 9,8% en el primero de 2014.

Según el sitio Región Norte Grande este proceso ha sido muy heterogéneo en las provincias y son 13 las que han destruido empleo privado en el primer trimestre de 2014. La disminución más abrupta se observa en San Juan con un -8,7%, siguiendo La Rioja con -5,8%. En el rango del 3% negativo se sitúan Tucumán, Mendoza y La Pampa, mientras que en Tierra del Fuego el descenso alcanza un 1,8%. Con caídas menores completan la lista Catamarca (-0,8%), CABA (-0,7%), Córdoba (-0,7%), Santa Cruz (-0,6%), Santa Fé (-0,4%), Buenos Aires (-0,3%) y Entre Ríos (-0,2%). En sentido inverso el resto de los 11 distritos logran aumentos en el empleo formal privado siendo importantísimos en los casos de Formosa y Neuquén que llegan casi al 8%, destacándose también Chaco con un incremento interanual del 6,5% entre el 1° trimestre de 2014 y el mismo del año pasado.

En lo que respecta a los salarios privados del sector formal el cocktail de inflación y devaluación fue letal para el poder adquisitivo, con la caída del 9,8% real mencionada. De esta forma ya se contabilizan dos trimestres consecutivos de caídas en el salario real, de las que ninguna de las provincias del país ha podido escapar. La mayoría de las provincias se sitúa cerca del promedio, despegándose de manera notable San Juan que encabeza las disminuciones con una abrupta baja del 19,4% en el salario real privado. El segundo y tercer lugar en cuanto a pérdida de poder adquisitivo lo ocupan Tierra del Fuego y San Luis con 12,7% y 12% respectivamente. Entre las que registran las menores reducciones se encuentran Neuquén con -2,4% y La Rioja que cede 5,6%, mientras que en el orden del 7% negativo figuran La Pampa y Santiago del Estero. Para todos los distritos el deterioro en el salario real es el más profundo desde el año 2003.

Los datos de empleo y remuneraciones no hacen más que confirmar el panorama recesivo que viven las provincias argentinas, explicando la desaceleración en el consumo. En el caso del segmento de asalariados privados, la pérdida de ese poder de compra no sólo se explica por menores salarios reales en todas las provincias sino también por la destrucción de puestos de trabajo privados en muchas de ellas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here