Desde el Partido Obrero se denunció que se trata de empresas que ya eran monopólicas durante la gestión de Miguel Isa. Aseguran que se trata de un sistema de amigos que se enriquecen. (F.R.)

La semana comenzó con la noticia del Procurador General Municipal, Agustín Pérez Alsina de visita al Concejo Deliberante en donde, según manifestaron algunos ediles, se llevó a cabo una improvisada reunión. El funcionario, acompañado por el asesor del área, Sebastián Aguirre, aclaró la participación del municipio frente a la investigación federal a estas dos empresas por posible violación a la Ley Tributaria. Ambos explicaron que el Municipio no fue el único organismo requerido en el marco de esta investigación, ya que, también solicitaron información a organismos provinciales como es el caso de Aguas del Norte, información que ya fue brindada por este semanario en la nota “Allanamientos por evasión fiscal: Ahora le toca a la Provincia”.

 “Es preciso aclarar que lo que se remitió a la Municipalidad fue una orden de presentación de documentación. Por lo tanto, no se trató de un allanamiento, ya que esto implica una resistencia a algo y desde el Ejecutivo siempre hubo predisposición a colaborar en la investigación que se lleva adelante”, señaló Alsina. En la oportunidad, concejales de distintas bancadas realizaron consultas al funcionario municipal, solicitando detalles de los trabajos realizados por ambas empresas y que se encuentran incluidos en la investigación, y las zonas donde se ejecutaron.

Fue la concejal del Partido Obrero, Cristina Foffani, quien luego de la reunión cuestionó que el ejecutivo municipal hubiera adjudicado obras de iluminación de manera directa a la empresa ARCADIO y SECSA, por la suma de 30 millones pesos. Foffani recordó que ARCADIO “ya era monopólica durante la gestión de Miguel Isa, cuando realizaba tareas de mantenimiento sobre el alumbrado público en la Capital”.

Para la edil PO, esta situación deja ver que “hay amigos del poder que se están capitalizando a la sombra del presupuesto público llámese como se llamen. No nos pueden meter el dedo en el ojo”, en clara alusión a un sistema de amigos que se enriquecen.

La conexión de las empresas nombradas con el actual vicegobernador y ex intendente capitalino, Miguel Isa, se dio también a partir de información que indica que la evasión vendría de larga data justamente cuando Aníbal Anaquín, socio del abogado y exdiputado Guido Giacosa, era Procurador. Recordemos que uno de los allanamientos se realizó en un estudio que tiene el exdiputado Giacosa y el exprocurador municipal Anaquín.

Giacosa, sin embargo, justificó que desde su estudio son apoderados legales “de las personas físicas o jurídicas” que están bajo investigación y sostuvo que “eran personas jurídicas, clientes del estudio, que tenían diversos tipos de asuntos, que todavía estamos sin saber qué asuntos o cuál fue la razón que motivó al secuestro de documentación perteneciente a esta gente, todavía no lo sabemos».

Detrás de las empresas

SECSA y ARCADIO OBRAS ELÉCTRICAS SRL, tienen como nexo a Gerardo Rubén Romero, al menos desde 2017, cuando pasó a integrar el directorio de la primera. En la segunda figura el empresario Matías Huergo Cornejo, cuyo paso por LuSal le permitió tejer vínculos provechosos con el Estado, sobre todo en lo que refiere a obras de alumbrado público, según consignamos en una nota publicada en abril.

En SECSA, Gerardo Rubén Romero comparte el directorio con la joven Camila Muñoz, tal como se desprende de un decreto publicado en el Boletín Oficial de 2017.

En ese sentido la concejal Foffani fue más allá al utilizar el ejemplo de los cuadernos de Cristina con la situación que se vive hoy en la municipalidad pero que viene de la gestión de Miguel Isa. Para la edil obrera, Huergo sería el “Lázaro Báez” de Miguel Isa. “Acuérdese que Lázaro Báez salió de la nada, fue presidente del banco de la provincia de Santa Cruz y terminó empresario multimillonario. Y lo hizo por su cercanía con el poder y se le otorgaban las obras públicas sin pasar por ninguna licitación. El patrimonio de Huergo creció. Pasó de ser un simple gerente a tener tres empresas: LuSal, SECSA y ARCADIO, todas dedicadas a la iluminación”.

Usinas de facturas truchas

En 2017  la AFIP generó un sistema de «alertas tempranas» para detectar usinas de facturas «truchas». El instrumento preventivo, que la AFIP denominó APOC, comenzó a funcionar ese año, cuando se activó el entrecruzamiento de datos fiscales y bancarios de los 850.000 responsables inscriptos en el IVA, que arrancó categorizando como «riesgosas» a unas 500 empresas que ya tenían identificadas y denunciadas como posibles usinas en distintos procedimientos llevados a cabo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here