La cárcel también toma sus recaudos ante esta pandemia que azota al mundo entero. Es por ello que la jueza de Garantías de Octava Nominación Claudia Puertas dispuso que la Unidad Carcelaria 4 realice control médico cada 12 horas en el área femenina de la Unidad Carcelaria, a las internas que integran el grupo de riesgo. Es decir a quienes tengan enfermedades crónicas y terminales, de acuerdo a lo dispuesto por la OMS.
Además del registro de esos controles los responsables del sector deberán garantizar las condiciones de higiene de toda la población carcelaria.
Esta resolución es una más de las acciones adoptadas en el marco del hábeas corpus que iniciara el Defensor General de la Provincia. La jueza recabó distintos informes para lograr tomar una medida adecuada a la situación vivida. Uno de ellos es de la Dirección de Epidemiología de la Provincia que señaló que la población carcelaria se encuentra en menor riesgo de contraer COVID-19 en la situación epidemiológica actual que si se encontrara en aislamiento domiciliario.
Es por ello que, se desaconseja, rotundamente, la posibilidad de prisión domiciliaria en el marco de esta pandemia, por la exposición al riesgo del virus si la situación epidemiológica cambiara a transmisión comunitaria, donde es imposible detectar la trazabilidad viral y fuente de contagio. No resulta posible admitir la existencia de una situación real de agravamiento para las internas en grupo de riesgo, por lo que rechazó la acción en el marco de lo dispuesto por los artículos 87 y 88 de la Constitución Provincial.
El Poder Judicial, en la persona de la jueza de Garantías Claudia Puertas, exhortó a las autoridades penitenciarias a cumplir con los controles sanitarios diarios. (N.J.)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here