La Champion of the Worldline

 

 

En el Legislativo provincial se encuentra pendiente de respuesta un pedido de informes que podría ocasionar un sismo: el acuerdo Macro con la empresa Worldline. Esta última no es otra que una subsidiaria de la francesa Atos, con perfil ya reseñado en otras notas y por otros negocios. Y cuyos ejecutivo aguardan cita a declarar como imputados por un escándalo financiero descomunal en la justicia federal de Córdoba. 

 

F.P.

 

 

La indagación que ambas cámaras legislativas se encomendaron para dilucidar la historia financiera del último cuarto de siglo en nuestra provincia está teniendo coletazos impensados, hasta no hace mucho tiempo atrás. Un pedido de informes en Diputados pidió informes oficiales sobre el Banco Macro que podrían ir a dar hasta la justicia federal de Córdoba, donde tramitan un mega escándalo financiero.

La mecha a nivel local se encendió con la investigación que pidió el diputado Daniel Sansone, algo rezagada por la menor velocidad del cuerpo (en Cámara alta, el senador oranense Juan Cruz Curá le lleva varios cuerpos en esta asignatura), pero de cualquier manera con sus matices. En este sentido, el legislador capitalino e inversor del rubro construcción pidió que a esta indagación parlamentaria se le suministre documentación relativa al convenio Macro con la empresa Worldline. Esta última no es otra que Atos.

El último requerimiento efectuado por Sansone se fundamentó en la necesidad de conocer detalles oficiales del acuerdo Macro-Worldline/Atos para la provisión del programa informático del cual se sirve el primero para cumplir con el rol para el que fue contratado por el Ejecutivo salteño. Por ello, el legislador del bloque Salta Tiene Futuro detalló en esta disposición de control parlamentario que le sea girada la información oficial “sobre el dictamen de la comisión de pre-adjudicación en el cual se puedan advertir los motivos por el cual se eligió al Banco Macro como el más oportuno para prestar el servicio” de agente financiero estatal.

Sede de Atos en Bezons, Francia, cierta similitud en el diseño y algo más con la de Macro en Catalinas Norte.

Como se publicó desde estas páginas en ediciones anteriores, la compañía Worldline/Atos que también provee el servicio de cobro electrónico al sistema de transporte metropolitano de Salta tiene, además, otros compromisos. Más precisamente judiciales y específicamente en la justicia federal cordobesa.

En este provincia mediterránea, sujeta a reprogramación por la cuarentena, en principio para principios de junio estaba previsto el inicio del mega juicio CBI II, por el mega escándalo con la financiera Cordubensis. Con la acusación a cargo de los fiscales Enrique Senestrari y Carlos Gonella, tres directivos de Worldline/Atos están citados en la imputación por lavado de activos, evasión impositiva. Intermediación financiera no autorizada, e infracciones a la Ley Penal Cambiaria.

 

El trío de ejecutivos que cargan con semejantes imputaciones son el economista Juan Luis Dabusti (D.N.I. 14.745.464), el especialista informático Raúl Alberto Toscano (D.N.I. 13.062.234, Licenciado en Informática) y el ingeniero electrónico Carlos Fernando Abril (D.N.I. 17.645.860). Junto a una docena de figuras ya procesadas, los representantes de Worldline/Atos se encuentran bajo sospechas por estos movimientos irregulares con fondos del sistema prepago de transporte en la capital cordobesa.

La identidad entre la Worldline que ahora aparece en los Macro-papers y Atos, lejos de ser una fantasía, es una cuestión largamente probada y corriente en el mundo de los negocios local, nacional e internacional. Casi en paralelo con la declaración de la pandemia, en febrero pasado, Atos anunció su venta en “la participación del 13,1% que conservaba en Wordline a 61,5 euros por acción y se embolsó 1.500 millones de euros”, publicó el medio español especializado en negocios corporativos “El Economista.es”.

la compañía Worldline/Atos que también provee el servicio de cobro electrónico al sistema de transporte metropolitano de Salta tiene, además, otros compromisos. Más precisamente judiciales y específicamente en la justicia federal cordobesa.

Tal vez, el título de este artículo firmado por el coleta Xavier Martínez Galiana. resulte mucho más elocuente que cualquier suposición de las tantas que corren por suelo criollo: “Atos se desprende de su ‘criatura’ Worldline y sale del pago electrónico”, publicó el portal hispano el 4 de febrero pasado. Al igual que otras operaciones en marcha, dicho retiro de su posición anunciado por la francesa Atos en cuanto a la división –Worldline- de cajeros automáticos quedó trunca por el efecto de COVID-19.

Volviendo a la superficie gaucha, otro resorte indicativo planteado por el diputado salteño es el de la figura legal de Unión Transitoria de Empresas, la que remite a que “2 o más empresas se unen para desarrollar un proyecto en particular”. Y de manera particular, remarcó Sansone, el detalle que “para este caso Banco Macro SA por un lado y por otro WORLDLINE ARGENTINA S.A”, decidieron integrarse en esta UTE, aunque por lo general “una vez finalizado el proyecto la UTE desaparece”.

Un apartado no menor en este pedido de informes fue el que demandó copia de documentación oficial, respecto al contrato celebrado entre esta UTE Macro-Worldline/Atos y la Dirección General de Rentas de la Provincia de Salta. Algo que el legislador puso en resaltador, pues el agente financiero provincial “se encarga de prestar el servicio para el cobro de los sueldos de toda la administración pública” en nuestra provincia, pero también de los movimientos en las arcas municipales, lo cual engloba un monto total multimillonario.

En el requerimiento ingresado esta semana en el palacio de calle Mitre 550, Sansone analizó que “mucho se ha hablado sobre el Banco Macro últimamente, cuestionando su rol ante la crisis que atraviesa la provincia, e interpelando acerca de cuál es el monto que le implica a la Provincia costear el servicio completo”.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here