Ha despertado preocupación en el sector de transporte público de pasajeros la maratónica semana en la que la Autoridad Metropolitana de Transporte tomó decisiones que buscan consolidar permisos provinciales, que bajo la excusa de la precariedad han enriquecido a numerosas empresas, amigas de los funcionarios de turno.

El sistema corrupto exigió siempre el uso del permiso transitorio para adjudicar recorridos que siempre fueron prenda de extorsión y de aportes para la caja de campañas políticas y bolsillos de algunas autoridades.

La venta a Sáenz de un nuevo proyecto.

No conformes con los desaguisados de los últimos doce años, hay quienes quieren continuar con al área que mueve casi 4.000 millones de pesos en subsidios y «venden» ahora al electo gobernador Gustavo Sáenz, un proyecto «supuestamente» superador. O sea, lo que no hicieron durante una década prometen resolverlo en la flamante gestión y en plena transición de gobierno. Claro… si logran convencerlo.

Es así que, a dos días de las elecciones, el presidente de la AMT Marcelo Ferraris informó a distintos empresarios sobre decisiones que, según él, le exigen tanto el mandatario saliente como el que ingresa, para sanear la crítica situación del organismo. Todavía nadie ha corroborado que este saliente funcionario, hubiera tenido contacto alguno con Sáenz ni con Urtubey, aunque algunos padrinos aseguran que las órdenes que cumple son legítimas.

Lo que sí es cierto, es que comenzó la transición con Baltasar Saravia y Pablo Outes de cada lado de la mesa y ha quedado en claro que el actual gobierno no moverá ninguna ficha hasta que asuman las nuevas autoridades.

La AMT dice que pone “la casa en orden” a días de la asunción de un nuevo gobierno, y adelantó que quitará algunos recorridos a distintas empresas y  adjudicará a otras (con lo cual está de mas decir que se generará un descontrol en líneas actuales), ingresando a otros actores, que ni siquieran cumplen con los requisitos que exige la normativa. Se deja  entrever una predilección por alguna empresas, que cede lugar para pensar en cierta connivencia con funcionarios de AMT. 

El amigo que vino del norte.

Mayor sugestión provocaron las pretendidas medidas que anunció Ferraris, cuando algunos lograron detectar que el único al que no le realizaron descuentos es al empresario Antonio Vilte, propietario de las empresas San Antonio y Transportadora Fénix SRL. A esto se suma que se pretende adjudicarle nuevos recorridos, si el correspondiente llamado a licitación -único formato válido según lo prescripto por la Ley de Transporte N° 7126-.

Vilte ha conformado con estas dos empresas, una cámara de transporte virtual que también tiene como integrante a la Cooperativa SATAP, que mantiene una sospechosa vinculación con éste empresario. De hecho existen varias transferencias de unidades del Vilte Antonio hacia la Cooperativa SATAP (supuestamente a título oneroso), lo que descubre fehacientemente que la cooperativa es una empresa de Vilte, sin ningún accionar por parte de la AMT para desenmascarar esta trama delictiva.

Para que se entienda, las tres empresas responden a un capital único, pero trabajan como si respondieran a estructuras societarias individuales; y se agrupan a la hora de solicitar atenciones de la autoridad regulatoria y asignaciones de tramos de servicios de transporte en el norte. En estos últimos tiempos, fueron varias las reuniones que auspiciosamente sostuvo Ferraris con Vilte y con esta Cámara de Transporte. 

Más casualidades.

Lo que más quejas ha generado es que el directorio de AMT ha informado de manera extraoficial que en ésta semana (antes de irse Urtubey del gobierno) dispondrán una prórroga de licitaciones a varias empresas por el plazo de dos años, renovables por igual período. Para ello, realizaron una gira por distintos puntos de la provincia, en la que fueron recibidos por los propietarios de empresas beneficiadas que imagínese,  hasta quieren hacerles regalos que, por ahora, habrían sido rechazados.

Entre las que recibirían nuevos tramos en este periodo de apuro, estaría COOP SATAP, que a la fecha (nueva y sospechosamente), ya tiene formalmente los colectivos a su nombre, gracias a la generosidad de Vilte. La promesa para ella es el tramo Mosconi – Tartagal – Mosconi.  De corroborarse éste extremo por la AMT –que hasta ahora no quiere mover un pelo- podría configurarse un nuevo fraude.

Y la frutilla del postre, es que la AMT también decidió -perinola en mano y sin resoluciones formales- legalizar hasta combis /colectivos de Santa Victoria que realizan servicios truchos en competencia desleal con empresas de transporte, como Río Pilcomayo, que vienen prestando el servicio históricamente la zona. La sacha empresa en cuestión: Tejada, hace poco tiempo atrás se vió involucrada en un accidente que le costó la vida a un trabajador vial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here