El prólogo del libro de cuentos presentado por la Cámara de Diputados lleva la firma de Manuel Santiago Godoy. El formato e-book que puede bajarse gratuitamente desde la web de la Cámara de Diputados, permite ver que el escrito del presidente de la legislatura cuenta de 471 palabras que a continuación transcribimos.

“Al constatar la edad promedio y los intereses de los autores seleccionados para esta antología de cuentos organizada por la Cámara de Diputados, un concepto vino a la memoria. Uno que era propio de la militancia en general y del peronismo en particular y que atravesó la década del 60 y los primeros años del 70. Ese concepto era el de “trasvasamiento generacional” y encerraba un significado preciso: el peronismo se convertiría en revolucionario cuando los viejos que conducían al movimiento dejaran su lugar a los jóvenes.

Décadas después, con la posibilidad que otorgan los años para analizar el proceso del que formamos parte, muchos concluimos que aquello era exagerado. No sólo porque hay otras fuerzas que buscan obstruir los deseos genuinos de la juventud, sino también porque la sola juventud no necesariamente garantiza que alguien pueda escapar a las lógicas de aquello que se quiere dejar atrás. Ese concepto, sin embargo, sigue teniendo fuerza por sintetizar la universal confianza de que la juventud está llamada a renovar las cosas. Una renovación que no supone necesariamente enterrar lo anterior, sino más bien recuperar lo mejor de ello para la producción de nuevas cosas que son hijas del empuje juvenil, que siempre se enriquece más cuando entabla un diálogo con las generaciones anteriores.

De ahí la satisfacción de esta Cámara al ver la edad y los intereses de los jóvenes autores. Creemos haber aportado un granito de arena para que se vayan conformando condiciones que permitan ese dialogo enriquecedor en la literatura salteña. Acá se publican cuentos que, al leerlos, uno siente que tienen una personalidad definida y que es propia de la época en la que vivimos: paisajes y escenarios urbanos; cuentos que usan un lenguaje no exclusivamente localista porque también presenta hábitos lingüísticos propios de una Salta que tiene sus obvias particularidades, pero también obvias conexiones con el todo global del que formamos parte; relatos, incluso, protagonizados por hombre y mujeres atravesados por ilusiones y rebeldías que hacen que esos hombres y mujeres se resistan a quedar subordinados a una realidad supuestamente poderosa e inmodificable.

Preocupaciones y formas de encarar la vida que uno las percibe en la vida cotidiana de miles de salteños, pero que en los cuentos seleccionados quedan claramente registrados en las historias atrapantes y construidas en base a un riguroso uso del lenguaje. De allí mi agradecimiento al joven jurado que aceptó el desafío de cumplir con un rol que no está exento de los enojos; a los autores de los escritos que aquí publicamos; y muy especialmente a los cuarenta autores que no fueron seleccionados pero que le dieron prestigio a este primer Concurso de Cuentos Miguel Ragone que vamos a sostener en el tiempo, para así seguir enriqueciendo nuestras letras y seguir generando espacios que permitan al artista seguir produciendo y prestigiando nuestra cultura”.