Como si no hubiera problemas ambientales, senadores siguen en debate de la eliminación de los elementos plásticos. La empresa Ecoplast, la principal interesada en seguir con las “pajitas”.

 

La Comisión de Minería, Recursos Naturales y Medio Ambiente, presidida por el senador Alfredo Sanguino, se reunió de forma virtual con autoridades de la empresa Ecoplast, quienes solicitaron una audiencia para dialogar sobre el Proyecto de Ley en revisión que prohíbe la utilización de sorbetes plástico no degradables en todo el territorio de Salta.

Los Senadores Alfredo Sanguino y Martín Arjona, juntos a asesores, dialogaron vía zoom con la Directora Ejecutiva de la empresa, Verónica Ramos, miembros de la Comisión Directiva, Sergio Hilbretch y Diego Leal y el Gerente Técnico, Mario Tonelli.

Según prensa del senado, el principal plateo de la empresa fue la posibilidad de informar a los legisladores sobre el trabajo que realizan y los materiales que utilizan que son totalmente reciclables. Argumentaron lo que todas las empresas contaminadoras del medio ambiente dicen para avalar sus producciones: “que antes de prohibición es mejor hablar de consumo responsable” «Estamos convencidos que la prohibición no es el camino sino la educación y el reciclado», expresó Roldán. «Nuestros productos están hechos con plásticos 100 % reciclables como las tapitas de gaseosas que se donan al Garraham. Por eso creemos que con una adecuado tratamiento de separación y una campaña educativa, pueden tener el mismo destino».

Además, explicaron que reemplazar los sorbetes plásticos por los de papel sería peor para el medio ambiente. «Se necesitan talar muchos árboles para ese papel, lo que causa más daño ambiental. Por otra parte, en la Argentina se producen 240 mil toneladas de plástico, y actualmente solo se cuenta con un 50 % de capacidad para la separación y posterior reciclaje. Si se pudiera aumentar esa capacidad se hablaría de mano de obra que puede ser brindada por cooperativas».

Está claro que hay intereses empresariales de por medio y por ello hace más de un año que legisladores debaten en Salta sobre si sacar los sorbetes o no. Lo cierto es que en una de las provincias con mayor cantidad de desmontes de monte nativo y el agronegocio a la orden del día, el debate sobre la utilización de algo que ya debería estar prohibido tapa otras problemáticas ambientales urgentes sobre las cuales los senadores sí deberían estar atentos.

Sobre ambientalismo testimonial y ecologismo ‘chic’

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here