En medio de la polémica por las obras en las peatonales, el ex futbolista Gustavo Cil pasa desapercibido. Es el presidente del CoPAUS, el organismo del Grand Bourg que debe certificar las obras que hoy corren riesgo de paralizarse. Responsabilidades de un ejecutivo que ha cargado con éxito sobre el municipio.

Gustavo Cil es mucho más que el presidente de un organismo que por competencias profesionales no debería presidir. Es también un hombre que esta investigado por enriquecimiento ilícito y al que todos señalaban como el encargado de trasladar dinero del ejecutivo provincial y los intendentes cuando se desempeñaba como Secretario de Asuntos Municipales. Justamente cuando las denuncias por enriquecimiento ilícito salieron a la luz, debió abandonar el cargo que para muchos lo hizo rico, y fue asilado en la Comisión de Preservación Arquitectónico Urbanístico CoPAUPS

Ese organismo, según lo informa las reseñas que se pueden encontrar por toda la web, está conformada por un directorio de tres miembros y “es el organismo provincial que cumple un rol fundamental en la protección y preservación del patrimonio cultural de la provincia de Salta promoviendo la identificación y la consecuente declaración y protección de ese patrimonio, ya sea material o inmaterial, elaborando asimismo las regulaciones necesarias para ese fin. Todo esto de acuerdo a lo previsto en ley provincial n°7418”.

En ese marco, hay varias fotos publicadas por la web del municipio en donde se ve a Marcelo Cil reunido con funcionarios municipales dando el visto bueno a las obras que hoy son el centro de la polémica. En una de esas fotos – de febrero de este año – hasta se ve cuando Cil e Isa miraban las imágenes de cómo sería la obras que finalmente han sido impugnadas y de las que el gobierno provincial se desentiende para cargar las tintas contra un Miguel Isa que parece no creer aún que es víctima de una cama orquestada por el propio gobierno provincial al que insiste en defender.

Que la responsabilidad del organismo provincial es real, puede confirmarse con las propias funciones del CoPAUPS que aclara que el primer ámbito de función es “la ciudad de Salta y su área central, regulada por el Plan Regulador Área Centro –PRAC. La normativa se plantea de acuerdo a políticas de gestión que conciben la ciudad y su patrimonio ligadas al desafío de lograr un vínculo dinámico entre lo más antiguo de una sociedad y la vitalidad que despierta el futuro y el progreso, conciliando la conservación con las nuevas perspectivas económicas y sociales de desarrollo”.

Todas las intervenciones que se planteen en el área centro de la ciudad de Salta deben contar con el certificado de no objeción autorizado que establece la ley antes mencionada. El trámite se inicia en la CoPAUPS y continúa en la Municipalidad de Salta a fin de obtener las aprobaciones finales correspondientes. Las intervenciones incluyen todo tipo de obra nueva, ampliaciones, remodelaciones internas o de fachada, ejecución de pinturas, instalaciones publicitarias, etc. El organismo cuenta con un área técnica especializada que brinda asesoramiento en la materia y lleva a cabo los relevamientos e inspecciones necesarias para la consecución del trámite administrativo, el cual finaliza con una autorización suscripta por los miembros directores de la CoPAUPS.

Foto: Imagen de febrero del 2014. Marcelo Cil aparece al lado de Miguel Isa observando las características de las obras de las que hoy se desentiende.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here