Mientras, el Ejecutivo provincial continúa a mitad de esta semana con el operativo en zonas inundadas de Rivadavia Banda Sur.

El domingo próximo un grupo de voluntarios, de Salta y Buenos Aires, se adentrará en el chaco salteño. Brigada Sanitaria por nuestros hermanos en el Norte Argentino, se hacen llamar. Es una iniciativa colectiva organizada por distintos movimientos sociales que conforman un equipo interdisciplinario, integrado por médicos, enfermeros, promotores de salud, trabajadores sociales, psicólogos, rescatistas, paramédicos y voluntarios en general. El movimiento Popular La Dignidad y el Frente Popular Darío Santillán, serían los que encabezan esta travesía, a través del diputado nacional Federico Fagioli. La convocatoria también es abierta a toda persona interesada en colaborar como voluntario en esta cruzada.
Su función principal es llevar asistencia médica, alimentaria e hídrica a las comunidades indígenas y criollas de la zona en el marco de la emergencia que se vive actualmente en la zona de Santa Victoria Este, Morillo, Tartagal y Embarcación, luego del fallecimiento de 7 niños por deshidratación y desnutrición y más de 30 niños internados por idénticos motivos.
Además, este grupo de voluntarios tiene la intención de realizar un relevamiento sanitario, en articulación con el sistema sanitario nacional y provincial, que permita elaborar estrategias para resolver la problemática, entendiéndola como consecuencia directa de múltiples factores estructurales. Para ello, sumó a la UNSA.
Hasta aquí la información general del tema. Lo concreto es que el sábado llega desde Buenos Aires un contingente con 20 personas dispuesto a convivir 15 días en campamentos organizados para la cobertura de la emergencia, sin tener en cuenta, ni articular con los dispositivos con que cuenta el Gobierno Provincial. La idea es hacer base en General Mosconi, como centro operativo, teniendo el aeropuerto a mano; y 3 sub bases en Santa Victoria Este, Morillo o Gobernador Solá o Rivadavia Banda Norte (como quieran llamarlo) y en Hickman y Dragones, de Embarcación.

Los detalles
Cada campamento contará hasta con mercadería, medicamentos, agua potable, ropa de abrigo en caso de ser necesario y hasta con un cocinero, aparte de los profesionales que anteriormente mencionados. El trabajo consistirá en visitar las misiones y captar a los chicos o embarazadas en riesgo, poder tratarlos y si fuera necesario trasladarlos mediante vuelo sanitario directamente al Garrahan. Dicen que realizarán estas tareas durante 90 días y que cuentan con un presupuesto de 1500000 pesos para todo el operativo. De acuerdo a sus propios dichos, cuentan con fondos propios.
Lo real en todo esto es que hay algunos aspectos peculiares. Por ejemplo, la figura del paramédico en Argentina y sobre todo en Salta: no cuentan con ningún aval legal para realizar tareas superiores a las de un rescatista. No son reconocidos por Salud Pública como médicos por lo cual solamente pueden actuar como voluntarios.
Las internaciones de niños en riesgo que se puedan hacer en el Garrahan sólo serán factibles en casos extremos, debido a que este nosocomio pediátrico es de alta complejidad y hay casos que solo necesitan la supervisión y observación de un centro sanitario para poder salir adelante. Eso sin contar que, no daría abasto con la gente que llega de todo el país. Además, deben pensar en cómo sobreviven esos padres que llegan a Buenos Aires en vuelo sanitario y que una vez que el niño sale de peligro deben volver por otro medio, abonando 3 pasajes. Es cierto que la comunidad Wichi rechaza la atención en el hospital de Tartagal y de Embarcación por considerar que los maltratan, pero esta idea, lejos de achicar la grieta entre salud pública y comunidad wichi, la agranda cada vez más, haciéndola insalvable.
Por otra parte, el “Refuerzo Estival” que implementó la gestión anterior en el área de Salud Pública tenía una vigencia de 5 meses en los que se trabajaba con 300.000 pesos mensuales para mantener la base área sanitaria del aeropuerto de General Mosconi; 47.000 pesos mensuales para viáticos de médicos; 4 vehículos cargados con 10.000 módulos alimentarios y leche líquida por un valor de 5 millones; un camión cisterna que entregue agua con un total de 45.000 pesos mensuales de combustibles; viáticos para chofer y ayudante 13.500 pesos mensuales; camión Unimog con cisterna del Ejercito con 45.000 pesos mensuales de combustible; viáticos para soldados que repartan agua 27.000 mensuales; viajes en helicóptero a Salta, trasladando niños en riesgo 180.000 estimados, teniendo en cuenta que cada viaje cuesta 6.000 pesos. Esto hace un presupuesto de 5.657.750 pesos mensuales. Lo que, según sus dichos, minimizó bastante la emergencia. Siendo así, es difícil que esta comitiva que tiene toda la buena predisposición para ayudar, logre su cometido sin articular con el Gobierno de la Provincia y el gobierno nacional. Pero la verdad de la milanesa se sabrá en 15 días, cuando se haga el primer recambio de gente y se logre hacer la primer evaluación de la tarea que estos grupos político-sociales pretenden llevar a cabo, porque el camino al infierno también está plagado de buenas intenciones…