De la estimación que por las fronteras del norte argentino salen de manera subrepticia 20.000 toneladas anuales de soja sin declarar o u$s 3,5 millones que dejan limpios a sus “gestores”, al final de semana se conoció un operativo que detectó una ínfima parte de ese total. El procedimiento fue realizado por Gendarmería Nacional y concluyó con el decomiso de 189 toneladas de esta oleaginosa que iban camino a diversas ciudades fronterizas de Misiones.
Aún así que esta provincia presenta una situación limítrofe menos agujereada que la de Salta, este operativo de Gendarmería concretado en Corrientes dio cuenta del intenso flujo de fletes pirata encaminados hacia el exterior. Los integrantes de la Sección Núcleo dependiente del Escuadrón 47 “Ituzaingó”, según publicó este fin de semana el portal El Litoral “se encontraban sobre el kilómetro 1.274 de la Ruta Nacional N°12, cuando detuvieron la marcha de siete camiones procedentes de la provincia de Santiago del Estero, cuyos conductores presentaron documentación apócrifa para intentar justificar el traslado”.
El cruce de datos que Gendarmería hizo con AFIP le permitió la conclusión que la carta de porte registraba inconsistencias en el sistema informático, indicio que luego permitió determinar que se trataba de documentación falsa. De tal forma, los integrantes de esta fuerza frustraron esta maniobra e incautaron estas 189 toneladas de soja a granel, lo que permitió al Juzgado Federal N° 1 de Corrientes –el secuestro de los granos y de los camiones- al considerarlos en infracción a los artículos 292 y 296 del Código Penal Argentino y a la Ley 24.769 “Delito Tributario”.

El escenario fronterizo

El procedimiento de este convoy con soja enviado hacia la frontera misionera no es algo inaudito, ni en el Nordeste y muchos menos lo es en el área del Noroeste, en la que Salta cuenta con una gran superficie limítrofe con Bolivia y afectada por cargamentos subrepticios. En nuestro artículo “El sector agroexport en la vidriera. La presencia de la diestra”, del pasado 27 de junio, Cuarto Poder ya dio cuenta del escenario en el cual la comisión parlamentaria que investigará el caso Vicentín “tiene implicancias no sólo por el Estado nacional que retomaría una porción del mando sobre la producción de alimentos, comercio exterior y política cambiaria”.
En referencia al comercio exterior, en aquella oportunidad dijimos que “supone un efecto mucho más profundo no sólo desde el punto de vista tributario o del control fronterizo”, el que desde hace 15 días cuenta con la vigilancia adicional del Ejército Argentino. Y más que eso, indicamos el beneficio de “entre u$s 3 millones o u$s 3,5 millones anuales ´free tax´ que pasan hacia Bolivia y de ahí a donde manden las corrientes del Pacífico. Tal es el saldo de estas 20.000 toneladas libres de impuestos o en negro que dejan, líquidos, a esta rama de la actividad de los negocios con productos del agro. Lo que no es lo mismo encuadrar como del ´campo´, algo muy distinto”. Por lo cual lo del operativo en Corrientes es apenas una pequeña muestra. (F.P.)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here