Un informe de Auditoría es lapidario: la fórmula usada para calcular el pago a las empresas fue tergiversada adrede. La irregularidad es millonaria y viene desde 2005.

La Auditoría General de la Provincia público un informe sobre SAETA. En las 91 páginas detalla irregularidades que perjudicaron a la Provincia y benefició a los empresarios. La irregularidad es millonaria.
El informe hace hincapié en el mecanismo de pago del Estado hacia las empresas. El gobierno obligó a Saeta, por contrato, a remunerar las prestaciones de las empresas subconcesionarias por los kilómetros que represente la ejecución de sus operaciones.
Pero el pago por kilómetro recorrido no fue lo único que se acordó. Además, fueron previstos en los convenios premios por recaudación (urbano e interurbano) por kilómetro, el que tenía por objeto estimular a las empresas prestadoras a adoptar todas las medidas necesarias para incrementar la cantidad de usuarios y cuidar el respectivo cobro de cada viaje; y un premio por modernidad del parque, cuyo fin era incentivar a los empresarios a adquirir unidades nuevas, contribuyendo así a la calidad del servicio (mejores condiciones del viaje y del servicio) y a evitar la contaminación ambiental.
En resumen: la principal variable para establecer cuánto debía pagarle el gobierno a las empresas era el de kilómetro recorrido. Pero no la única: las otras variables se modificaban según la calidad de servicio. Y la gran irregularidad que se hace evidente en el informe es que estas otras variables no fueron medidas y se pagaron, siempre, con el valor máximo.
Según el informe, el índice de calidad nunca fue reglamentado y por eso jamás se aplicó.
“No es el antes señalado el único efecto disvalioso para la concedente generado por la falta de cálculo de los “Indicadores de Calidad”. En efecto, tan importante como el anterior resulta ser que SAETA no cuenta con la información respecto de la calidad del servicio prestado, proveniente de aquellos indicadores, la que debería fundarse en datos documentados y verificables, en función de las normas previstas contractualmente”, señala el informe.
Se acota: El conjunto de incumplimientos contractuales, tales como los citados respecto del ‘Índice de Calidad’, del ‘Índice de Recaudación’ y el establecimiento del ‘Valor de kilómetro’, llevan a la des-naturalización del aspecto económico financiero de la relación.”
El informe concluye sugiriendo a la justicia ahondar en la investigación. “Atento a la potencial gravedad en términos monetarios (financieros) –probable daño patrimonial al Fisco–, que se deriva del incumplimiento, por parte de SAETA, de las normas contractuales, se advierte la necesidad de profundizar la investigación en tal sentido”, dice uno de los últimos párrafos del informe.
Y añade: “la situación de incumplimiento normativo por parte de SAETA –con el consiguiente efecto financiero potencialmente dañoso– podría haberse producido en períodos anteriores y posteriores al evaluado, lo que amerita profundizar la investigación al respecto”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here