Aprobada en Diputados de la Nación la Ley de Fertilización Asistida, una de las referentes de esa lucha en Salta – la abogada Soledad Villoldo – repasa la historia de la lucha, las esperanzas que despierta en los que quieren ser padres y no pueden y lo que debe ocurrir en la provincia para garantizar ese derecho.

 El proyecto aprobado viene a llenar 27 años de vacío legal (el primer proyecto ingresa a la Cámara de Diputados de la Nación en el año 1985). El proyecto fue acompañado por el oficialismo y todos los bloques de la oposición (204 votos), menos por el bonaerense Julio Ledesma (Corriente de Pensamiento Federal) y por los diputados del PRO que se abstuvieron: Federico Pinedo, Paula Bertol, Gabriela Michetti, Jorge Triaca, Cornelia Schmidt Liermann (PRO), Omar De Marchi, Roberto Pradines (Demócrata Progresista) y Rodolfo Fernández (UCR). Después de tres años de su ingreso al Poder Legislativo, esta ley regirá en la republica argentina y nuestro país pasara a ser el primero en Latinoamérica que regula sobre la materia.

La presidenta, al respecto, se manifestó por Twitter: ….”La fertilización asistida es ley desde hoy. Más derechos, más inclusión, mejor país. Como les dije, la Década Ganada. Felicitaciones a todas las ONG en general y personas en particular que tanto lucharon por la ley de fertilización asistida. Se la ganaron…..” haciendo referencia a todas las organizaciones del país que mucho hicieron por esta ley a nivel nacional: “Abrazo por dar vida”, “Sumate”, “Concebir”, “Vientre Vacío”. En Salta, la organización “Salud y Vida” encabezó la lucha organizando actividades que promovían el cuidado a la salud reproductiva y la sensibilización social frente a la infertilidad de las parejas salteñas. Las parejas que pertenecen a esa organización estuvieron presentes en la Plaza Güemes al frente de la Legislatura el día que se sanciono la ley festejándola emotivamente.

Nacida en el año 2.008 cuando varias parejas con problemas para concebir comenzaron a contactarse, en la historia de la organización “Salud y Vida” fue fundamental el contacto con la Organización Nacional llamada “Sumate a Dar vida”. El encuentro les permitió dar fuerza, luego de una reunión en Salta, sumarse a la lucha para el tratamiento de una ley que les permitiera acceder a todas las familias salteñas al derecho de ser padres. Para ello se debían conseguirse 300.000 firmas, condición que obligaba al Congreso a tratar la ley. Las actividades para llenar las planillas fueron múltiples y siempre en distintas plazas de la ciudad de Salta. En agosto del año pasado, por gestión del diputado Manuel Pailler, los integrantes de la Organización se reunieron con los diputados Silvio Arroyo, Salvador Scavuzzo, Manuel Pailler, Valeria Orozco y Silvia Romero, para gestionar una ley de reproducción asistida en la Provincia de Salta. Tres meses después realizaron la “Marcha de los Vientres de Luz” en la Plaza de la Legislatura de Salta, buscando llamar la atención de los Senadores para que la Ley sea tratada. Las fotos de las parejas salteñas con problemas para concebir formaron parte del abrazo de fotos al congreso nacional por medio del cual las distintas organizaciones del país, a fines de noviembre, le recordaron al Congreso todas las familias que esperaban el tratamiento de la Ley. Otras de las múltiples actividades de la organización, pero que refleja bien la solidaridad conseguida en distintos estamentos de la sociedad civil, fue la realización del mural titulado “Pinceladas de esperanza: por nuestros derechos reproductivos”. El mismo se ubica en el bachillerato Scalabrini Ortiz Avda. San Martin 1767 y es de autoría de los artistas Plásticos German Choque y Eleonora Kortsarz y la colaboración del Corralón América.

Los alcances de la Ley

La Ley de Fertilización Asistida obliga a las obras sociales, empresas de medicina prepaga y al sistema de salud pública del país, a brindar cobertura integral a los tratamientos de fertilidad de baja y alta complejidad, que incluyan o no la donación de gametos y/o embriones en forma gratuita y posibilita además, dentro del marco de la sanción del matrimonio igualitario y de la identidad de género, que todas las personas mayores de 18 años puedan solicitar esta práctica, cumpliendo así con la igualdad de derechos ante la ley. Esta ley también prevé que “podrán incluirse nuevos procedimientos y técnicas desarrollados mediante avances técnicos-científicos, cuando sean autorizados por la autoridad de aplicación”, para ser contemplados en la cobertura del PMO. Crea un registro de establecimientos sanitarios habilitados para realizar estas prácticas y faculta al Ministerio de Salud de la Nación, que es la autoridad de aplicación de la norma, a promover la capacitación de los médicos, debiéndose prever partidas presupuestarias para realizar campañas de orientación y concientización.

Ley que también fue celebrada por representantes y organizaciones de la comunidad LGBT, puesto que el artículo 8 le niega la posibilidad al Órgano de Aplicación (Ministerio de Salud de la Nación) al momento de reglamentar la ley, de introducir requisitos o limitaciones que implique la exclusión debido a la orientación sexual o al estado civil de los destinatarios, además de enmarcar el acceso a las técnicas de fertilización como un derecho de todos los ciudadanos sin condicionamientos más que el de la mayoría de edad. En este aspecto, la nueva ley se distinguía de del presentado por Silvia Majdalani, diputada del PRO, que pretendía excluir a las personas con diversa orientación sexual por no poder acreditar la infertilidad tal como existía en las normas provinciales de Buenos Aires y Neuquén. De allí que la flamante Ley Nacional es más inclusiva, que las provincias mencionadas deberán reformar sus leyes y las demás provincias, entre ellas Salta, deberán adherirse a la Ley Nacional.

 1