Para los periodistas la semana es de ocho días

0
5

Una contienda laboral afecta a periodistas de las secciones Locales, Arte, Policiales e Interior del diario El Tribuno. La empresa modificó el régimen de descanso e impuso un sistema de 6 días de trabajo por 2 de descanso rotativa. Una semana ficticia de ocho días y un fin de semana de descanso cada dos meses.  

Hasta ahora y desde hace diez años el sistema que regía para los periodistas de esas secciones disponía que los días descansos eran viernes y sábados o domingos y lunes lo que posibilitaba a los trabajadores de prensa una costumbre que alcanza al conjunto de los trabajadores: planificar un fin de semana familiar.

Todo eso se modificó de manera súbita. Una tarde cualquiera y en una reunión encabezada por el Jefe de Redacción, la Gerente de Recursos Humanos y el Abogado del diario; estos informaron a los periodistas que «desde mañana» se cambiaba el sistema por uno de seis días seguidos y un descanso de dos días rotativos. Traducido, ello supone un descanso semanal que empezando lunes y martes, luego avanza según los días de semana. La consecuencia lógica del sistema es que el trabajador de prensa logra descansar un fin de semana cada dos meses. El argumento empresarial fue que otras secciones del diario poseían ese régimen pero enfatizaba menos que esas secciones son Deportes o Internet que por razones obvias no pueden estar ausentes los fines de semana.

La reacción de los trabajadores afectados fue casi espontánea. No sólo recordaron al trio informante que ellos mismos había admitido en otras oportunidades que el sistema de descanso del que gozaban era un derecho adquirido tras diez años de vigencia; sino que también enfatizaron que los periodistas de la sección Deportes e Internet trabajan seis horas reloj a diferencia de las secciones afectadas que deben dejar el lugar de trabajo sólo cuando la edición diario está resuelta, sin que ello suponga cobro alguno de horas extras. A esos argumentos sumaron otro no menor: el sistema afecta la vida familiar.

Entre los afectados se encuentran algunos de las plumas más renombradas de ese medio gráfico que evitan referirse al respecto. Asimismo, y aun cuando algunos aseguren que los trabajadores están en situación de rebeldía; lo cierto es que por estos días los afectados están acatando lo dispuesto por la empresa mientras paralelamente se asesoran y buscan llevar a la empresa a una instancia de diálogo.