La Municipalidad de La Caldera publicita “La elección de la reinita del verano” que se realizará este fin de semana. Cuando la cosificación femenina empieza desde la niñez.

Ya circula por redes sociales la publicidad del evento que pretende elegir a la “reinita” del verano en La Caldera, según informan el certamen es para niñas de 5 a 10 años.

El año pasado medios locales celebraban que el flamante intendente de La Caldera sea un integrante de una comunidad kolla. Diego Ramiro Sumbay tiene 38 años y es parte de la comunidad Urku Wasi. Se recibió de médico en Cuba y se especializó en cardiología infantil. La decisión de participar en política surgió, según contó, ve que en su pueblo «hay muchos problemas sin soluciones. No hay progreso. No se aprovechan los recursos para beneficio de la gente sino para algún (negocio) privado que a veces es de los propios funcionarios», dijo.

Ahora con el aval de la propia Municipalidad se promociona este evento que apunta a la temprana cosificación de las niñas.

Espejito, espejito/ Desprincesamiento

A pesar que de a poco existe mayor conciencia sobre los conceptos de belleza impuestos, los concursos siguen en pie, y en muchos casos se incentiva a que cada vez chicas más jóvenes participen. ¿Qué mensaje nos deja el examen sobre lo bello?

Aunque existen críticas respecto a la prohibición de los concursos de belleza, por considerar que de alguna manera se atenta contra los albedríos y las decisiones individuales, la ciudad bonaerense de Chivilcoy se convirtió en la primera del país en prohibir los concursos de belleza en las fiestas populares que organiza el municipio local. «Nos dimos cuenta de que dentro de la violencia simbólica se encuentran los concursos de belleza, y lo que más nos preocupó es que el mismo Estado es promotor de este tipo de ejecución de violencia», fue uno de los principales argumentos de esta normativa ya aprobada. Otras 39 ciudades del país se sumaron a esta iniciativa en los últimos años, por supuesto Salta no figura entre los lugares que han decidido dejar atrás la elección de la belleza física como valor en sí mismo.

Los orígenes de los concursos de belleza modernos se remontan a Estados Unidos luego expandidos con modificaciones en diferentes partes del mundo. En 1920 el dueño de un famoso hotel junto a empresarios decidieron que sería buena idea que muchachas jóvenes compitan por un premio. No fue casual, coincidía con un momento histórico dentro del movimiento feminista sufragista. Aunque no sin críticas los concursos de belleza se fueron afianzando, se incluyeron otros “valores” además de la belleza física y lograron instalarse hasta nuestros días. En Argentina a pesar de que el debate llegó al Congreso Nacional, con un proyecto que busca regular los concursos, existen todavía más de un centenar de fiestas regionales cuyo principal atractivo es la elección de una adolescente con ciertos “atributos” socialmente normalizados. Reinas de la flor, de la manzana, del trigo, del mar y de la playa; del zapallo, del salmón, del dulce de leche con reglamentos que limitan edad, altura y hasta el estado civil de las participantes.

El año pasado nuestra provincia fue noticia por tener la primera “reina wichí”, quien se convirtió en la primera “reina” en representar a pueblos originarios en la “Elección Provincial de Salta”. La joven fue coronada por el departamento San Martín y participó en Jujuy de la “Fiesta Nacional de los Estudiantes”. Este año la reina provincial representante de la localidad de Anta fue recibida como una verdadera estrella de rock, los medios retrataron así su llegada: “Vecinos de distintas localidades de ese departamento llegaron hasta la ciudad capital, Apolinario Saravia, para saludarla. A la chica la trasladaron en una autobomba y saludó a todos los vecinos a su llegada. Además, visitó una comunidad Wichi que vive en la reserva nacional Pizarro. Allí, 80 personas viven de la cría de animales y producción de artesanías y mantienen su lenguaje”. Estos dos casos son nombrados para ejemplificar el valor presente en la sociedad hacia quienes se destacan por su belleza. Pero este año hubo una contrapartida, en un colegio de Castañares, decidieron romper con algunos estereotipos de belleza hegemónica y organizaron una elección de reinas y reyes estudiantiles en la que incluyeron Drag Queens.

Desprincesamiento

El movimiento feminista chileno hoy en pie de lucha contra las políticas del presidente Piñera desde hace unos años viene trabajando con talleres de desprincesamiento, un proyecto que busca empoderar niñas de 9 a 15 años. La iniciativa partió desde la Oficina de Protección de Derechos de la Infancia y busca darles a esas nenas la chance de crecer libres de prejuicios y estereotipos asociados al género. «Tenemos un modelamiento sociocultural de las mujeres que se inicia desde la niñez y utiliza estrategias de princesamiento asociadas a Disney y otras industrias culturales» explicó Yury Bustamante, coordinador de la OPD.

Contra la adultización de las niñas

Qué es la belleza, qué hace que algo sea bello, se viene preguntando de tiempos inmemorables, ¿la belleza es subjetiva? Hay tantas definiciones de belleza como personas en el mundo. La  Psicóloga Social y Psicoanalista María Adela Mondelli fue consultada sobre qué mensaje nos deja este tipo de eventos como las elecciones de reinas estudiantiles: “Cuantos más jóvenes son las participantes más daño genera esta mirada sobre la mujer. Y ni qué hablar si nos referimos a niñas menores de edad que son ‘adultizadas’  por esta mirada. La niña que ‘se hace la grande’ en términos ‘sexys’ no tiene consciencia de ese registro en el que se mueve, sino del efecto que causa en los adultos. Ella busca esa aprobación adulta, pero no tiene idea –por su desarrollo psico-sexual- de la sexualidad adulta en la que se está moviendo cuando ‘se hace la grande’. Esto es una modalidad del abuso hacia la infancia”, señaló.

Ante la consulta sobre de qué manera operan las exigencias sociales en adolescentes y jóvenes a la hora de conseguir el ideal de belleza, la profesional señaló que: “La necesidad de pertenecer propia de la adolescencia es una combinación explosiva con esos ‘ideales’. Patologías tales como la anorexia, bulimia, consumo de sustancias se asocia a este mandato. Por eso promover el pensamiento crítico en las chicas y los chicos es tan importante”, consideró.

En este sentido, en la sociedad moderna e hiperconectada en la que vivimos en la que la apropiación masculina del cuerpo de la mujer también ha ido modificándose, la psicóloga señaló que “es necesario poder construir una mirada crítica respecto de la sociedad patriarcal y desmontar no sólo la Violencia sino los micromachismos cotidianos tan naturalizados. La misma persona que se espanta frente a un nuevo femicidio, ve a Tinelli, escucha reggetón, juzga a una mujer por cómo se viste. Esas cuestiones hay que desnaturalizarlas”, explicó.

Selfies y algo más

La periodista Valeria Sampedro en una nota para la revista VICE opinó optimistamente lo siguiente: “Con suerte los reinos de belleza se irán extinguiendo en la medida en que sus aspirantes dejen de reconocerse en un modelo que se volvió anacrónico por donde se lo mire. Ni banda, ni corona, ni un tribunal de expertos, ni un único modelo de mujer. Los títulos nobiliarios cayeron en desuso hace rato, y quien los porta tampoco tiene privilegios ya. Acaso ni siquiera valga la pena el sacrificio, mientras una selfie lo suficientemente provocadora se haga viral y logre en unos cuantos likes, la soberanía estará garantizada”. Pero preguntas devienen inevitable: ¿qué tanto estamos dispuestas a hacer para sumar likes?¿ esa soberanía es la que necesitamos?

La Belleza desde la Filosofía

El filósofo Omar Raúl Silvestre describió que “Sobre la belleza, la filosofía contemporánea, nos puede señalar diversas implicancias de la cuestión, desde señalar un privilegio en término simbólico hasta problemático genealógicamente las asociaciones con respecto a las múltiples definiciones que se dan y se dieron sobre la belleza. Al menos, estas posibilidades se pueden asignar a la filosofía contemporánea que sigue ciertas coordenadas Nietzschenas y que consideran el aspecto político.  Por ejemplo, en los griegos la belleza estaba asociada al bien y a la verdad, en la modernidad la belleza estaba asociada al gusto y al sentimiento”.

Ante la consulta de la belleza y su acercamiento intrínseco hacia lo femenino describió “La belleza se acerca más a lo femenino porque históricamente en la cultura trabajó y sigue trabajando una lógica, que en términos de Derrida, la podemos denominar ‘Falo-logocentrismo’, una lógica que distribuye ciertas cualidades valorativas jerárquicamente, por ejemplo, entre lo blando y la dureza, entre la carencia y la autoridad.  La relación varón-mujer, lo femenino-masculino, naturaleza-cultura, siempre estuvieron imbricadas en la lógica falo-logocentrica, lo femenino, asociado a la naturaleza y a la mujer, según esta lógica están destinado a la blandura y a la carencia, en pos de ser resguardada por la dureza y valorizada por una autoridad”.

Finalmente el filósofo opinó sobre el mensaje que nos deja los eventos de competencia de belleza:“En los concursos de belleza se parte sobre la necesidad de asignar un valor, se presenta una escenificación en donde se exhibe una cierta carencia de valor, que serán evaluadas y jerarquizadas de acuerdo a ciertos parámetros por un tribunal. Aquí se puede figurar la lógica falo-centrica que afirma la distribución de valores y privilegios”.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here