La disconformidad en las filas de la principal fuerza de seguridad salteña, según algunos indicios, viene para quedarse por un buen tiempo y está dirigida a la conducción, tanto operativa como política. Los sectores con malestar más enquistado son los de retirados de la Policía y los aspirantes a ingresar, como la punta más visible del iceberg.
En medio de la emergencia por la pandemia, además, los uniformados afectados a dicho operativo igualmente mantienen sus reservas, a la par que mastican bronca por la carencia de elementos de bioseguridad. Este lunes, los padres de los inscriptos para el ingreso a la Policía de Salta le entregarán un exhorto a la Jefa de esta institución, Norma Morales, exigiendo el cobro de haberes en lugar de una “beca” que hipotéticamente se depositaría desde enero pasado hasta junio próximo.
La misiva a la que tuvo acceso “Cuarto Poder”, sin embargo, cuestiona a Morales que “el personal en cuestión no se encuentra percibiendo ningún haber desde el mes de enero a la fecha”. En función de estos indicadores temporales y, más que nada en los cobros a los que están referenciados (según la resolución 682, de fecha 17 de marzo de 2020, artículo 1º)  motivaron el planteo de tal “inquietud” que movilizó a pedir que “se analice y se revea esta anomalía”.
A lo anterior, los padres de los cadetes contraponen que “los recientes egresados a oficiales, han cobrado sueldo completo correspondientes a enero, febrero y marzo, del año en curso, no así los suboficiales (agentes)”. Por lo cual plantearon una posible incursión en prácticas de “discriminación en las filas policiales”, en vistas de la recompensa a un sector y la actitud denigrante a otros.
Por todo ello, recordaron a la comisaria Morales que a los ingresantes “se le debe abonar un sueldo digno”, en lugar de andar con tantas volteretas. Junto con la situación general que atraviesan la mayoría de los aspirantes, quienes carecen de la posibilidad de costearse alimentación, ropa, alquiler, obra social y medicamento, puesto que hasta fines de 2019 percibían la Asignación Universal por Hijo, beneficio que luego fuese “suspendido al encontrarse como personal activo en ANSES” para el reclutamiento en la Policía.
La carta dirigida a la comisaria Morales cierra con el recordatorio para que “se abone los haberes adeudados Enero, Febrero y Mazo del presente año, a los Agentes del LIIº Curso de formación de Agentes”. Así, la intranquilidad en el sector fundamental en la situación que atraviesa la provincia y el país en esta emergencia parece avanzar un peldaño más.
El reemplazo de esta “beca” por el haber corriente que se abona a los policías es un asunto que, a su vez, ya desembocó en algunos chispazos dentro del gabinete provincial. Según trascendidos, dichos cortocircuitos fueron intercambiados entre las carteras de Economía y Seguridad, ya que la primera de las mencionadas exige encuadrarlas en las normas administrativas y con esta invención no puede hacerlo. Un capítulo de una telenovela que arriba a las pantallas con el cuarto mes del año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here