Desde la organización Acción Respeto Salta difunden información para que las mujeres  sepan cómo reaccionar ante los roces en el transporte público.

En Salta, desde la organización Acción Respeto se planifica la realización de una campaña visual para concientizar sobre las diferentes situaciones de acoso.

0000897216 (1)

Acción Respeto es una organización sin fines de lucro que surgió en Buenos Aires y que se fue extendiendo a diferentes partes del país. En Salta comenzó hace unos meses.

“Somos un grupo de jóvenes que cursamos carreras en la UNSa y pensamos que se debería hacer algo con el tema del acoso callejero y los roces en el colectivo. La iniciativa tuvo éxito y se sumaron profesores de la Facultad de Humanidades”, explicó Camila Staudenmayr a El Tribuno.

La joven estudiante de Comunicaciones aseguró saber que el objetivo al que apuntan tomará mucho tiempo. “Se trata de un cambio cultural. Sobre todo en Salta que es una ciudad muy conservadora”, explicó.

Desde Acción Respeto Salta buscan -a través de distintas acciones- que la población tome en cuenta que lo que pasa no está bien. “Por lo menos que se vea el tema y que vean que es un problema y que no es normal”, aseguró Camila.

Las primeras acciones de Acción Respeto Salta fueron en la UNSa, con la colocación de carteles que tenían los piropos que las chicas reciben en la calle, y abajo decía: “Si te incomoda leerlo, imaginate escucharlo”.

“Después salimos a la ciudad y comenzamos a pegar los carteles en las paradas de colectivos y las peatonales. Pero notamos que al otro día los habían sacado”, señaló Camila.

Desde la organización Acción Respeto Salta están organizando una campaña de concientización en los colectivos sobre el comportamiento de los acosadores. “Muchas veces estas personas se refugian en esto de que el colectivo va lleno o que frenó de golpe cuando en realidad el rozamiento de las partes íntimas es intencional”, detalló Camila.

El trauma de estas situaciones la padecen las mujeres y niños que no saben cómo reaccionar ante un hecho de esta naturaleza. Ahí es dónde está el trabajo más detallado de esta organización. Por ello además de cartelería en los colectivos de la ciudad analizan realizar charlas con profesionales en las escuelas. “Muchos de los testimonios de este tipo de agresiones son de mujeres hoy adultas pero que lo sufrieron cuando eran pequeñas de 10 años, ya sea un roce, un manoseo o fueron víctimas de un exhibicionista”, destacó Camila.