La caída

0
3

Marcelo Lara Gros, actual intendente de Orán, perdió en las PASO ante el candidato de Romero y Olmedo, Antonio Hucena, que hasta hace poco conformaba las filas U. El 67,5% del electorado oranense le dijo que no a la rara voz. 

La derrota, aunque por poco margen, da cuentas de lo que ya se veía en elecciones pasadas: la pérdida del caudal de votos del cuestionado intendente oranense, que en 2007 llegó con una abrumadora victoria pero que le fue difícil de sostener a raíz de los imparables escándalos que protagonizara él y sus funcionarios.

Lara Gros viene acumulando rechazo de los oranenses que se visibilizaron con contundencia en la derrota legislativa de 2013, cuando a nivel departamental lo salvó el intendente de Pichanal Julio Jalit, lo que le valió al ahora empresario sojero desplazar a Lara de las preferencias de Urtubey. El 67,5% del electorado de la ciudad del norte provincial rechazó la continuidad de Lara Gros, que logró apenas el 32,5% de los votos.

Hucena, por su lado, no sólo aparece como el candidato más votado, sino como aquel que logró vencer al aparato capitaneado por el propio gobernador, quien se puso al hombro la campaña en Orán ante la debilidad de su intendente.

En el último mes antes del 12 de abril, Urtubey llegó a la ciudad más de una visita oficial a la semana tras el anuncio de visitas del gobernador. Otras tantas vino en el avión de la provincia, según fuentes no oficiales del aeropuerto, sólo a concretar reuniones de cúpula con su fuerza departamental, sin que tomara contacto con la prensa ni con la gente de a pie. Urtubey se veía notablemente preocupado por su suerte en el interior ante la tremenda derrota que avizoraba, hasta él mismo y sus asesores de encuestas, en el ámbito capitalino; algo que terminó “no siendo tan así”.

Algo para tener en cuenta en la ciudad del caos. Antonio Hucena venía de enfrentar al intendente municipal de la mano de Patricia Hucena, que desde su lugar en el Concejo Deliberante bombardeó cada acto de corrupción que se gestaba en el oficialismo. Incluso esta semana copó los medios con las denuncias por los fondos de la Emergencia Ambiental que consecutivamente desde el año 2009 a 2014 hizo aprobar el intendente por el cuerpo legislativo de la ciudad. Y sólo hasta el 2014, porque el intento de una Emergencia Ambiental 2015 quedó trunco el pasado jueves tras la oposición del Huceísmo, del PO y del nuevo concejal disidente del Movimiento Orán Para Todos.

En éste marco, es de destacarse el ascenso de Antonio Hucena. En dos meses y medio de campaña logró posicionarse no sólo ante el aparato municipal sino también ante el aparato provincial encabezado, por el mismísimo Urtubey.

Urtubey era consciente del gran rechazo que genera Lara Gros, y por ello le puso otros tres competidores en la interna: Antonio Contreras (referente de La Cámpora que salió último), Alejandro Nievas (actual diputado que secundó a Lara Gros en la interna) y Joaquín Vélez (el cuestionado abogado y funcionario en varios municipios del departamento). Así Urtubey se garantizaba la victoria en la categoría para Gobernador  y dejaba a su suerte al intendente.

Este viernes Urtubey volvió a Orán con una caminata por barrios, y se habla de que lo hace para unificar la tropa que, sabe, no es afín a Lara Gros. Eso implicaría empezar a escuchar pretensiones para trasladar el apoyo a Lara, y aunque hayan hecho campaña en contra de la “corrupción” y la “desidia” municipal, estaría dispuestos a escuchar ofertas que rondan entre secretarías provinciales y asesorías técnicas para el supuesto próximo mandato U, todas a cumplirse luego de los resultados del 17 de mayo y más tendiendo al 10 de diciembre.

Nada está dicho. Todo por verse. Sobre todo cuando la esperada victoria y/o derrota ajustada no lo fue tanto. El interrogante queda abierto. Lo que se avizora hoy es que las victorias cruzadas entre candidatos a intendente y gobernador dejan un minuto a minuto para el infarto.