A meses de que culmine la gestión de «Kila» Gonza aún resta resolver qué pasó con más de un millón de pesos que desaparecieron en 2011, antes de que el actual jefe comunal cediera su lugar a Federico Parra. Como si esto fuera poco, en el octavo mes del año aún no está presentado ni aprobado el presupuesto general del municipio. (Nicolás Bignante)

A la infinidad de irregularidades durante su gestión, el intendente de San Lorenzo Ernesto «Kila» Gonza sumó esta semana una nueva denuncia penal por parte del cuerpo deliberativo municipal. La presentación, votada y aprobada por los ediles, llega luego de sucesivos pedidos al ejecutivo para que presente el presupuesto general del año en curso; ya que a esta altura del 2019, el municipio no rindió cuentas de las erogaciones presupuestarias y los concejales no tuvieron siquiera la posibilidad de discutirlas. A la denuncia la anteceden una serie de pedidos de informes como el inventario general actualizado de bienes del municipio, ya que desde la oposición temen que parte del patrimonio de la comuna acabe en manos de particulares, tal como ocurrió en otras oportunidades.

En concreto, las suspicacias remiten a los hechos de finales de 2011, cuando el actual jefe comunal debía dar paso a la gestión de Federico Parra, quien se desempeñó en el cargo hasta la vuelta de Gonza en 2015. A un día de abandonar la gestión, las arcas municipales tenían un excedente de $1,1 millones a valores de 2011, pero una factura y una serie de órdenes de pago aparecidas a último momento hicieron desaparecer los fondos para siempre. El recibo presentado se asentó bajo el concepto de: «1 (un) Puente», por un valor de exactamente $1.100.000,00.

El viaducto en cuestión está ubicado sobre la calle Belgrano y fue construido por debajo de la altura que registra la crecida del río, por lo que se aconsejó su reconstrucción. Las tareas fueron realizadas por trabajadores de la municipalidad de San Lorenzo, aunque luego de una serie de pericias ordenadas por la corte de justicia, se encontraron con que las órdenes de pago habían sido giradas a una empresa fantasma a nombre del hermano del secretario de Obras Públicas Rodolfo Armando.

El propio «Kila» fue quien firmó los cheques realizados por sus funcionarios entre los que figura su hermano Aldo Gonza (Secretario de Acción Social de la gestión) y otros familiares. Días después, la supuesta empresa intenta cobrar el cheque por ventanilla desconociendo la normativa básica: no se puede retirar por esa vía montos superiores a $50.000. Por este motivo, el día 12 de diciembre -primer día hábil de la gestión de Parra-, una serie de cheques fueron endosados para cobrar a nombre de: Rodolfo Armando, Aldo Gonza, Zoraida Fernández (cuñada de Aldo Gonza), Cecilia Portela (Esposa de Aldo Gonza) y Gabriela Portela (Cuñada de Aldo Gonza).

Por los hechos se abrió una investigación el año pasado por fraude en perjuicio de la administración pública y peculado de servicios en concurso real, en contra del actual intendente y de Sergio Armando. El pedido del concejo deliberante es que se ponga fecha para el inicio del juicio dada la gravedad del asunto y la proximidad con los procesos electorales provinciales. Para los ediles, las obras en el puente fueron puestas como excusa para hacerse de fondos públicos a días de que termine la gestión.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here