CABARET-19

En Rosario de Lerma han comenzado a temblar los cimientos del edifico comunal luego de algunas versiones vinculadas con la detección del quinto caso de COVID-19 roza la figura del intendente municipal Enrique Martínez, adjudicándole violación del protocolo sanitario y vinculándolo colateralmente con actividades marginales. El grosero error generó la remoción de la Ministra de Salud del órgano de coordinación de la emergencia sanitaria.

UN TRASLADO SOSPECHOSO Y REACCIONES VIOLENTAS

El paso cancino de los vecinos de Rosario de Lerma se conmovió en estos días cuando la pandemia se aproximó a sus casas con la detección del quinto caso de contagio de COVID-19.

Apenas conocida la noticia, un grupo de vecinos atacó a dos personas que residían en una casilla del humilde barrio Islas Malvinas, arrojando piedras hacia la vivienda y la ambulancia en la que se dispuso su traslado al Hospital Papa Francisco de la Ciudad de Salta. Todos denunciaron que nunca hubo control municipal del aislamiento y que, por pobres, carecen de insumos para el cuidado contra la enfermedad y, luego, tampoco los controlaron para evacuar una incertidumbre generalizada.

El escándalo prosiguió cuando se analizó el derrotero de la joven mujer que vino desde el sur del país, pasó por Buenos Aires, la Ciudad de Salta y su último lugar de residencia transitoria en Rosario de Lerma. Es que la cuarentena iniciada en la capital fue interrumpida a pedido de autoridades oficiales y sin que se adviertan motivos justificados más que la influencia mal ejercida por desaprensivos.

Lo obrado con autorización del COCS y el Municipio nuevamente pone en tela de juicio los incumplimientos a las normas biosanitarias y del plazo de cuarentena por parte de funcionarios públicos. Irónicamente la Fiscalía Penal investiga a los agresores, pero no el delito de incumplimiento del régimen sanitario.

Efectivamente se desconoce cuántos días estuvo la mujer en Buenos Aires para luego decidirse a circular hasta Salta. Lo que sí se sabe es que esta persona no habría completado el período de aislamiento en la capital salteña y, por pedido del alcalde Martínez con anuencia de la ministra Medrano, habría sido retirada al cuarto día de su encierro junto con 11 personas en una camioneta municipal hacia el Valle de Lerma desde una residencia del norte de la Ciudad de Salta.

EL RENCOR DE LAS VECINAS

Dos vecinas públicamente hicieron conocer que la nueva víctima de contagio realizó la cuarentena con otra mujer, mientras que se desconoce si los nueve pasajeros restantes fueron sometidos a los protocolos para prevenir el contagio de la pandemia una vez que se conoció que estuvieron en contacto directo con ella.

También manifestaron que, desde que las depositaron en el barrio, estas mujeres tuvieron contactos recurrentes con otras personas, sobresaliendo una fiesta que habrían realizado en su casilla el 1 de Mayo para festejar el día del trabajador y que se extendió hasta la madrugada.

No conformes con la displicencia para con la cuarentena, algunas las vieron transitar por negocios del lugar sin barbijos y sin adoptar recaudos de protección que son obligatorios.

Si bien estas conductas no parecen justificar la reacción violenta de quienes habitan en la zona cuando se conoció que se trataba de un nuevo caso de coronavirus, nueva información aporta otra visión sobre los motivos de la desmesura que comprendió la apedreada de la vivienda y de una ambulancia.

Desde el matutino local se fijó como postura inicial que la involucrada no podía ser estigmatizada por encontrarse enferma. Criterio que muchos compartieron por conveniencia. Lo hizo también el Intendente Martínez y las autoridades de salud pública.

Lo obrado con autorización del COCS y el Municipio nuevamente pone en tela de juicio los incumplimientos a las normas biosanitarias y del plazo de cuarentena por parte de funcionarios públicos. Irónicamente la Fiscalía Penal investiga a los agresores, pero no el delito de incumplimiento del régimen sanitario.

En paralelo, el senador Sergio “Topo” Ramos fue presentado por alguno dirigentes como un instigador de la violencia desatada, gobernado por supuestas internas políticas. El legislador era el único que había recorrido la zona y conversado con los vecinos, y obtuvo datos que contradecían a la intención de evitar escándalo y el cuestionamiento a las autoridades del COCS (Central de Operaciones, Control y Seguimiento) COVID-19.

Poco caso le hicieron los funcionarios, a pesar de que expuso la grave situación en la sesión del senado del pasado jueves. Desde el otro extremo político el diputado Ignacio Jarsún pretendió darle un espaldarazo a Martínez y hasta se sacó una foto que viralizaron por redes sociales.

TURBIEDAD DEL PASADO

Los nuevos datos que podrían generar un cambio de rumbo en las apreciaciones iniciales y agigantan lo que ya es un escándalo son incompatibles con lo que se espera del pasado de un funcionario o de sus familiares.

En efecto, las vecinas se quejaron no solamente de que se violara el aislamiento, sino también de que las jóvenes habrían sido visitadas por varios varones, incluyendo la pareja de una de ellas. De allí que aseguran que en el barrio Islas Malvinas se habría desarrollado una actividad prostibularia insólita.

Otros lugareños avanzaron con la versión de que las féminas que regresaron a Salta no habrían trabajado como mucamas de hotel en el sur del país, sino en locales donde la actividad sexual rentada y simultánea a las temporadas de residencia de jornaleros golondrinas.

La especulación no tiene mayores fundamentos más que el hecho de que las chicas que debían estar aisladas se mostraron desprejuiciadas y gozaron, efectivamente, de muchas visitas. No obstante, la imaginación alcanzó a la pareja del Intendente que estaría vinculada al gerenciamiento de uno de los últimos cabarets de Salta, llamado “Terra Nostra” y ubicado en calle Córdoba 580.

Este local fue clausurado a mediados de 2013, luego de que allí fuera sorprendido el ex Intendente de Salvador Mazza Carlos Villalba. En ese entonces fueron también allanados “Don Quijote” (Avenida Tavella 1959), “Rumy” (San Luis 435) y una casa de Villa San Antonio.

Francisco Chicho Russo, era el dueño de “Terra Nostra”, junto con su entonces pareja Viviana Gómez. También fueron detenidos Roberto Quintián, Mercedes Baigorria, Elida Noemí Arias y Marisel LLanes.

Todos fueron procesados con prisión preventiva por promoción de la prostitución y captación con fines de explotación sexual, en concurso real con explotación económica de las víctimas. La mancha del bajo fondo se les impregnó cuando se los acusó de explotar a 37 mujeres económicamente vulnerables que brindaban sus servicios sexuales y, según arguyeron, lo hacían “voluntariamente”.

Esta “voluntariedad”, opuesta como una defensa en el Juzgado Federal cuando se investigó la trata de personas, les permitió recuperar la libertad y continuar con su actividad, la que solamente es reprimida por normas contravencionales pero no dejan de ser cuestionables (Zafaron, Cuarto Poder, 12 de Junio de2014).

Viviana Gómez, la ex pareja de “Chicho” Russo, quien estuvo detenido por tráfico de drogas hasta hace poco tiempo, tendría cercano vínculo con la actual consorte del Intendente Enrique Martínez. Mientras algunos dicen que se trata de la misma persona, otros corrigen y dicen que la pareja del alcalde es hermana de Viviana y se llama Nancy Gómez.

Los escudriñadores del pasado de la primera dama de Rosario de Lerma se sugestionaron cuando se aportó la noticia de que Griselda Nancy Gómez, divorciada y de 50 años, fue condenada en Mendoza a 4 años de prisión al ser encontrada culpable del delito de promover o facilitar la prostitución. El juicio lo llevó adelante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 1 de Mendoza.

Esa causa había llegado a la fiscalía de Guaymallén cuando un llamado anónimo denunció que en un aviso se solicitaba «masajistas de sexo femenino con buena presencia», pero al llamar a los números que acompañaban el pedido se explicaba que «había que realizar trabajos sexuales».

La investigación fue encomendada a la Policía de Seguridad Aeroportuaria, cuyo personal logró establecer que en aquel domicilio había un prostíbulo, en el cual trabajaban por turno entre tres y cuatro mujeres, teniendo a la luego condenada Nancy Gómez como “rufiana” del negocio. El lugar fue allanado el 29 de noviembre de 2013 y no existe certeza de que se trate de la misma persona por más coincidencia que pretendan establecer los detractores de Martínez.

Los escudriñadores del pasado de la primera dama de Rosario de Lerma se sugestionaron cuando se aportó la noticia de que Griselda Nancy Gómez, divorciada y de 50 años, fue condenada en Mendoza a 4 años de prisión al ser encontrada culpable del delito de promover o facilitar la prostitución. El juicio lo llevó adelante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 1 de Mendoza.

 

Volviendo a Rosario de Lerma, los comentarios coinciden en la especulación de que la viajante contagiada conocía a la mujer o cuñada del alcalde por un pasado contaminado con estos antecedentes, y que éste fue el motivo por el que desde la Intendencia se habría urgido el traslado de ambas mujeres a Rosario de Lerma violando el protocolo sanitario.

MEDRANO FUERA DEL COCS. BIELLA PRECALENTANDO

De no haber dado positivo el resultado del test Covid-19, esta situación no habría generado tantas elucubraciones. Pero las consecuencias finalmente alcanzaron a Josefina Medrano De la Serna, Ministro de Salud que fue desplazada de la coordinación del COCS y fue reemplazada por el Secretario General de la Gobernación Matías Posadas.

Antes ya había sido denunciada por Intendentes, Senador, Diputados y concejales de todo el Departamento de General Güemes, cuando fue detectado el cuarto caso de Coronavirus. Hablaron de prepotencia y de información retaceada que comprometía la salud de los habitantes del Valle de Siancas.

También padece las quejas y lamentos de muchos profesionales y asistencias de la salud en distintos nosocomios que informan sobre la carencia de insumos y la falta de infraestructura para afrontar los peligros de la pandemia.

La cuenta regresiva para su expulsión del gabinete de Gustavo Sáenz comenzaría a correr apenas finalice la emergencia sanitaria. Por lo pronto, el Ministro de Gobierno Ricardo Villada también la segregó de la última conferencia de prensa en donde se advirtió la presencia del médico y ex legislador Bernardo Biella. Todos saben que no es funcionario del gobierno, pero muchos leyeron este episodio como el anticipo de su ingreso al gobierno.

FINAL ABIERTO

Si los rosarinos se quejaban de Martínez por la irresponsabilidad de haber reconducido a quien debía estar aislada luego de su tránsito desde Buenos Aires a Salta, ahora sospechan que habría actuado bajo los influjos de su esposa o su pariente para facilitar que las dos mujeres terminaran desplegando actividades sexuales por dinero.

De ser cierto, las puertas de un juicio político por inhabilidad moral estaría en la cocina de los siempre polémicos hermanos Galleguillo, que predominan en el Concejo Deliberante y que ya hicieron sentir sus quejas expandiéndolas a los vecinos. Todo lo que fuera paz ahora es bullicio y chisme en Rosario de Lerma.

Ya en diciembre Martínez mostró debilidades de carácter, cuando se decidió a echar a 117 empleados de la gestión anterior y luego volvió sobre sus pasos. Con gran protagonismo, los cesanteados expusieron que habían sido víctimas de amenazas por parte de la esposa del Intendente Nancy Gómez.

En ese tiempo ya decían: “La Intendenta es ella”. Al parecer, dotes de rufiana no le faltan.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here