Fue imputado por incumplir la Carta Orgánica y malversar fondos.

Rubén Méndez afrontó las últimas elecciones con tantas denuncias en su contra, que parecía imposible que ganara. Pero lo hizo. Ahora, todo indica que su mandato puede terminar antes, porque fue imputado por los delitos de malversación de caudales públicos e incumplimiento de deberes de funcionario público, en grado de autor.
El jefe comunal se presentó ayer a la audiencia de imputación, asistido por su defensa particular y se abstuvo de declarar. Presentará su declaración por escrito.

El fiscal penal de Salvador Mazza, Armando Cazón, firmó el decreto de imputación. Del decreto de imputación, surgió que la intervención del fiscal penal Armando Cazón, se produjo tras la denuncia radicada el 26 de octubre de 2020 por el presidente del Concejo Deliberante de Salvador Mazza, Carlos Blademir Villalba.

En la denuncia, Villalba hizo constar que el Municipio de Salvador Mazza cuenta con su Carta Magna Municipal desde 2018, ratificada por la Legislatura Provincial y promulgada por la Ley 8111, la que fija las pautas obligatorias para el representante del Ejecutivo. Sin embargo, el Intendente no puso en funcionamiento ninguna de las áreas establecidas por la normativa.
Malversación de fondos públicos
Según consta en el decreto de imputación, el Intendente también incurrió en el delito de malversación de fondos públicos, ya que hace dos períodos incumple con lo establecido por la Carta Orgánica, al no enviar el presupuesto de gastos para el año de ejercicio al Concejo Deliberante, lo que fue solicitado en diversas oportunidades mediante pedidos de informe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here