La escasez de viviendas en la provincia es una problemática que arrastra varios años, pero que se profundizó de 2010 en adelante y se agudiza en plena pandemia. 

 

Los registros del Instituto provincial de la Vivienda (IPV) y las estadísticas del INDEC dan cuenta de la profunda crisis habitacional que atraviesa la provincia y que se materializa en la multiplicación de asentamientos. Según los relevamientos oficiales, hasta el año pasado Salta tenía un déficit superior a las 70.000 viviendas. El número podría haber aumentado en los últimos meses considerando el estancamiento de la actividad informal y del consumo que afecta principalmente a sectores populares.

Las cifras fueron creciendo en consonancia con la expansión demográfica de la ciudad y la provincia. En 2001 la falta de viviendas afectaba a unas 46.768 familias, pero en 2010 el número se disparó a 62.30. Las proyecciones para 2019 ya rondaban las 70.000.

El gobernador Gustavo Sáenz desestimó el reclamo de los seis asentamientos extendidos en toda la provincia y apunto contra «punteros políticos»; aunque reconoció la deuda que la provincia tiene en materia de viviendas. La discusión también llegó a la legislatura, donde se presentó un proyecto de autoría del diputado Germán Rallé. A través del mismo, se aprobó una Declaración en la que se apela al Ejecutivo Provincial para activar de manera inmediata la construcción de viviendas en toda la provincia de Salta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here