Viajaba desde la provincia de Mendoza con rumbo a Salta, y llevaba 150 mil pesos en efectivo. (Ulises de Salta)

Pocos días atrás, puntualmente durante las últimas horas del 23 de junio, Juan Carlos Serrano Cruz fue capturado en un control de agentes federales sobre la ruta nacional Nº40, en la provincia de San Juan. Pese a que tenía una orden de captura vigente de una causa por tráfico de drogas, en la que se lo acusa de integrar un peligroso clan de narcotraficantes, Serrano Cruz cayó por un descuido: no tenía permiso para circular durante el aislamiento social obligatorio. Viajaba desde la provincia de Mendoza con rumbo a Salta, y llevaba 150 mil pesos en efectivo.

La detención se concretó en el paraje San Carlos, del departamento Sarmiento de San Juan, sobre el kilómetro 3379 de la ruta. Luego de realizar el control de rutina, los gendarmes confirmaron el pedido de captura vigente ordenado por el Juzgado Federal de Garantías de Salta por infracción de la Ley de Estupefacientes 23.737. También tomó intervención en la causa el fiscal federal Francisco Snopek, de la Unidad Regional del Ministerio Público Fiscal (MPF) de la Nación.

“La primera irregularidad advertida por los gendarmes al detener la camioneta en la que iba Serrano estaba vinculada a las medidas sanitarias por la pandemia de COVID-19, pues sus ocupantes no tenían los correspondientes permisos de circulación”, confirmaron en un comunicado desde el MPF.

Serrano Cruz era buscado desde diciembre de 2019, cuando sus cómplices Rodolfo Cruz y los hermanos Exequiel y Branco Villegas fueron capturados con 79 kilos de cocaína escondidos en dos camionetas, cerca de la localidad salteña de Cafayate. Actualmente, los miembros del clan son juzgados por el Tribunal Oral Federal 1 de Salta.

Acerca de la detención el MPF indicó: “Serrano Cruz, sobre quien pesaba un pedido de captura solicitado por la fiscalía, fue detenido en un control de ruta en el departamento Sarmiento, provincia de San Juan. Viajaba junto a otra persona en una camioneta Toyota Hilux, que se dirigía de Mendoza a Salta. Se secuestraron 150 mil pesos y un teléfono celular, entre otros elementos, que serán motivo de distintas pericias e investigaciones”.

Mientras tanto, el narco detenido en San Juan permanece preso en un cuartel de Gendarmería y aislado preventivamente en el marco del operativo de protección civil desplegado en todo el país por el avance de la pandemia. Cuando finalice su periodo de aislamiento, deberá enfrentar seis meses de prisión preventiva que ya fueron confirmados en la justicia federal.

A las 4:30 de la madrugada del 12 de diciembre pasado, en esa ocasión sobre la ruta nacional Nº68, también Gendarmería detuvo dos camionetas VW Amarok. Se trataba en principio de una simple revisión, pero los conductores de los vehículos evidenciaron cierto nerviosismo que obligó a los agentes federales a inspeccionar detalladamente los vehículos.

“Los uniformados revisaron las camionetas y detectaron que los tornillos de los tanques de combustible habían sido removidos, por lo que decidieron, con intervención ya de la fiscalía y el juzgado de Garantías, el traslado de los rodados a las instalaciones que esa fuerza posee en Cafayate”, informó oficialmente el MPF.

En el informe, se agregó: “Al desinstalar los tanques, se descubrió que en el interior llevaban entre 35 y 36 paquetes, lo que hizo un total de poco más de 79 kilos de cocaína, por lo que los acusados quedaron detenidos”.

Entre los miembros del clan que operaba en Salta había un ciudadano jujeño, un boliviano, y dos mendocinos. El juicio contra este grupo criminal continuará la semana próxima. Funcionarios judiciales informaron: “Efectivos de Gendarmería, tanto los que participaron del procedimiento, como peritos que realizaron otras tareas sobre los elementos secuestrados, entre ellos teléfonos celulares, prestaron declaración a lo largo del debate, que proseguirá la próxima semana con los alegatos respecto de la responsabilidad penal de los acusados”.

Cifras de frontera

Este caso se encuentra enmarcado en la problemática de los pasos clandestinos y el tráfico de cocaína boliviana a través de avionetas que afecta severamente a las provincias de la región. Recientemente, fueron difundidas estadísticas oficiales de la Procuraduría de Narcocriminalidad NOA, que tiene jurisdicción en las provincias de Salta y Jujuy. Los datos señalan que sólo esta dependencia inició durante el último año al menos tres investigaciones diarias contra peligrosos grupos que actúan en la zona de frontera.

“Desde la implementación del sistema acusatorio en Salta y Jujuy el 10 de junio de 2019, la PROCUNAR NOA -dependiente de la Procuraduría de Narcocriminalidad que encabeza el fiscal federal Diego Iglesias- inició más de 130 investigaciones complejas, que apuntan a desbaratar organizaciones de orden estable, de carácter transnacional y con fuertes estructuras destinadas a delinquir”, informaron oficialmente.

Y agregaron: “Se logró condenar a 22 personas en siete causas. De ellas, seis ya están finalizadas y en la restante, que reúne a once imputados, se dictaron ya seis condenas por acuerdos plenos. De las 22 personas condenadas, 16 cumplen prisión efectiva en una Unidad Penitenciaria, dos lo hacen bajo la modalidad de prisión domiciliaria y cuatro fueron condenados bajo ejecución condicional. Cabe resaltar que el 95% de los imputados optaron por celebrar acuerdos plenos con la Fiscalía, una de las herramientas que debutó con éxito a partir de la implementación del sistema acusatorio. Además, hay cinco personas con órdenes de captura internacional”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here