Declaró uno de los primeros policías que tomaron intervención en la búsqueda e investigación del femicidio de la maestra. Describieron un control vial trunco que podría haber alertado que la mujer estaba en la camioneta y un hecho anterior donde el padre del menor habría asesinado a su cuñado.

Por Andrea Sztychmasjter

Fue durante la declaración de la hermana de la víctima cuando ésta alertó que un control vial a horas de la tarde el día del hecho –que finalmente no detuvo- a dos de los imputados que iban en la camioneta trasladando a Sandra Palomo, podría haber alertado que la señora iba en el vehículo cuando aun se encontraba con vida.

Fue uno de los testigos policías ,y uno de los primeros en intervenir en la investigación del femicidio, que declaró ante el Tribunal de juicio que al salir del supermercado donde atacaron a Palomo luego de un recorrido ya cercano a la calle Las Bumbunas, un control vial divisó la camioneta manejada por un adolescente, hizo la seña para que ésta parara para el control correspondiente, pero la misma emprendió a la fuga. En el control dos motorizados inmediatamente emprendieron a seguirlo. Las cámaras de seguridad divisan la persecución; la camioneta de Palomo, detrás dos motos.

«El personal que estaba haciendo el control en motorizada se confundió y siguió a otra camioneta», aseguró el policía, agregando que la camioneta con el menor que trasladaba a la señora Palomo logró darse a la fuga. En su declaración el menor sostuvo que no iba solo sino acompañado de Carrizo.

También se mostró un video que el imputado Carrizo había subido a su historia de whatsapp. En el mismo se ve que el joven riendose y agitado filma el interior de la camioneta y al imputado menor de edad declarado inimputable  diciendole «Picareli, picareli». El menor hoy sobreseido de la causa, mira la cámara y levanta el pulgar en sinonimo de estar bien.

Las imagenes reproducidas varias veces en la sala de audiencia son de un brutal impacto teniendo en cuenta el contexto, pues se trata del momento posterior al asesinato de la mujer.

Historias de vida de asesinatos

Durante la declaración del policía éste recordó un suceso que marcaría la vida del menor de edad declarado inimputable y sindicado de ser el asesino de Sandra Palomo. Se trata de un suceso ocurrido en 2004 cuando el padre de éste habría asesinado a su cuñado tras apropiarse de una suma de dinero que éste ultimo tenía para pagar los sueldos de unos peones en una finca cercana a Cachi.

«Asesinó al cuñado y denunció un secuestro», titularon los medios el hecho en aquel entonces: «Fuentes policiales informaron que la víctima fue identificada como Daniel Vacaflor, de 26 años, quien fue hallado muerto en la ruta provincial 33, a la altura del paraje San Martín, en la denominada Cuesta del Obispo.Según la versión del confeso asesino, en la ruta nacional 51, poco antes de llegar a la finca, Canevari paró el vehículo con una excusa, se dirigió al baúl y extrajo un arma de fuego con la que le disparó a su cuñado en la nuca, a quemarropa.Posteriormente recorrió prácticamente 100 kilómetros con el cadáver en el asiento reclinado del acompañante, para luego arrojarlo en un precipicio», informaron.

Durante su declaración como testigo, al ser consultado por su padre el menor sobreseído de la causa, respondió no conocerlo.

El juicio se realiza con tribunal colegiado integrado por los jueces Norma Beatriz Vera (presidenta), Roberto Lezcano y Maximiliano Troyano (vocales).

Intervención policial

Nestor Matías Tolaba, policía de la División Homicidios dijo conocer a todos los imputados y los nombró con nombre y apellido, fue quien intervino en la investigación penal preparatoria. La declaración del efectivo se extendió por más de cuatro horas, analizó las cámaras del supermercado, del 911 y de particulares. También peritó los teléfonos secuestrados a los imputados para determinar sus ubicaciones y contenidos de relevancia para la causa.

El Policía aseguró que el trabajo de investigacion que realizó fue al tomar intervención al día siguiente del hecho y que ya había personal policial de investigaciones trabajando.

Describió la investigación que familiares emprendieron para buscar a Palomo y le pasaron esos datos que son los seguimientos del recorrido de la señora.

«El licenciado Barboza notó ciertos indicios que eran confusos», sostuvo el auxiliar policial. «El primer oficial que toma intervencion es Martín Guerra«. Describió que al dia siguiente hacen un rastrillaje de la zona de un barrio cercano a Cerrillos, que era donde marcaba el ultimo recorrido de su telefono.

Señaló que cerca del mediodía tomaron conocimiento de un alerta de una mujer que había encontrado el cuerpo. En el lugar ya se encontraba personal de Criminalistica, aseguró.

«Nosotros arribamos al lugar por barrio Palacios» describió que había otro ingreso por otra zona. «En la zona había bolsas del supermercado Carrefur, plantillas, patente de un vehiculo, una campera, una caja con ravioles y el cuerpo que presentaba restos de tierra y de hojas. Daba la impresion que habian querido taparla».

Manifestó que la primera cámara de seguridad que divisaron en la zona es una en una YPF cercana: «Las cámaras tienen poco días de almacenamiento», sostuvo y describió que lo primero que realizan es la recoleccción de cámaras.

Por el Ministerio Público interviene la fiscal penal de la Unidad de Femicidios, Mónica Poma. En la querella Gabriela Arellano y Javier Latorre. La defensa de los acusados está en manos de Florencia Maggio y Orfeo Maggio (Ian Esteban Caro), Américo Dante Díaz (Ricardo Nahuel Bonifacio), José Alejandro Ortín Fernández (D. R. C.) y Daniel Arnedo y José Ricardo Belbruno (Hector Carrizo).

El policía realizó una descripción con un power point con el recorrido de la víctima tambien las acompañó con las imagenes de las cámaras de seguridad que tomaron a la camioneta en las calles y el movimiento que hizo hasta llegar al super de Tres Cerritos donde fuera ultimada.

En las cámaras de seguridad del super que mostró el policía se lo ve al menor al lado de las cajas registradoras, señaló que pidieron hablar con uno de los encargados y aseguró que el menor que fue tomado por las cámaras ese día le dijo que estaba buscando un perro, aportó un número de telefono y dijo que le avisaran si lo veían.

A las 14.25 hs se visualiza en el subsuelo del super el desplazamiento de la camioneta hacia afuera.

Tolaba sostuvo que después de eso no pudieron encontrar cámaras de seguridad que permitan describir a ciencia cierta el verdadero desplazamiento que realizara la camioneta desde el momento que sale del super. Las cámaras del 911 recién toman la camioenta en zona norte.

El policía describió que en calle Bombunas emprende fuga para Barrio Solidaridad, allí se produce el control vial trunco donde los motorizados confundnen la camioneta y despues se dan cuenta que no era el vehiculo que estaban siguiendo.

«Le hace una seña al vehiculo, hace la maniobra y acelera, el vehiculo avanzó y dos efectivos en moto lo siguen. La gente que estaba haciendo el control describe que no pasa muy alejados de la camioneta. Señalan que vieron una persona joven y pensaron que era un adolescente que le había sacado la camioneta al padre», manifestó el policía.

Al reproducir el video que hiciera el imputado Carrizo, el policía mencionó respecto al menor declarado inimputable «Se ve a una persona relajada que está disfrutando del momento».

Tolaba describió lo que posterior a detener al menor éste le había manifestado que había sucedido. «Cuando el hace la declaracion dice que en el momento que estaban en el subsuelo que el ahì se mancha de sangre, pero cuando personal de Criminalistica hace la descripción del pantalón, no eran machas de haber tenido roce, era manchas de contacto muy directo», sostuvo.

El policía manifestó que pudieron determinar que el menor dejó a los imputados en una fiesta, regresó a Tres Cerritos quiso entrar a su casa pero no pudo, dejó la camioneta a dos cuadras y se olvidó un manojo de llaves que luego y por un testigo de identidad reservada lograron identificar que se trataba del menor. Dejó la camioneta estacionada y se fue a la casa de sus abuelos.

«A los días se presentó en la dependencia policial una femenina, diciendo que su hermano y su amigo tendrían relación con el hecho (Caro y Bonifacio). Los dejan a disposición», agregó respecto a la detención de los otros imputados.

Sobre el analisis del celular del menor el policía manifestó que detectaron fotos de la señora, lo que describió es que al parecer la memoria del telefono de Palomo fue ingresada al aparato telefónico del menor.

«Sobre los registros del GPS, consultamos a Toyota y nos dijeron que si no se ingresa un domicilio no hay registros», el policía agregó que nunca encontraron el telófono de la víctima y que las cámaras de seguridad del subsuelo del super habían dejado de funcionar.

El policía recordó que su compañero y comisario Costello vivenció una situacion con la familia del menor en el año 2004. Según consignó el padre del menor mató a su cuñado y viajó varios kilometros con el cadaver, relacionando el hecho con el que habría realizado el menor.

El menor, el asesino

Según determinó el policía Nestor Tolaba de acuerdo a conjeturas y análisis de algunos elementos recolectados, el menor fue el único que asesinó a la señora Palomo y posteriormente buscó a Carrizo. Después se sumaron a la camioneta los otros tres imputados que ayudaron a abandonar el cuerpo.

El policía realizó la reconstrucción de los hechos y describió que el menor podría haberse cambiado la vestimenta en el sector del barrio Cielos del sur donde se habria cambiado de ropa al tenerla muy manchada de sangre.

Consultado por el móvil del crimen según su investigación después tomada por la Fiscalía, el policía Tolaba aseveró que determinaron que el menor tenía gusto por los vehiculos «en algún punto se manifestó que quería tener un vehiculo propio. Manejar un vehiculo nuevo y grande, posible móvil del hecho»sostuvo.

Al ser consultado el por qué desestimó el informe del motorista Barrionuevo, que aseguraba la existencia de tres bultos arriba de la camioneta, Tolaba describió que de acuerdo a las imagenes de las cámaras recolectados pudieron determinar que el menor se manejó solo hasta buscar en zona sur a los demás imputados.

El policía fue consultado por si podía asegurar el momento de muerte de la señora Palomo, a lo que el oficial respondió que no, que solo tiene sospechas que salió sin vida ya del supermercado.

El abogado Orfeo Maggio pidió se tenga en cuenta la moción por considerar que corresponde y es deber del Ministerio Publico Fiscal correr vista lo declarado por el menor.

Ante la consulta si conoce el protocolo de femicidios que debe aplicarse en Salta, el efectivo contestó que si. Sin embargo no se percibió que se lo haya aplicado desde un primero momento.

El abogado querellante le consultó tambien por vehiculos que podrían haber estado siguiendola a la señora Palomo desde que salió de su casa «No se visualizó de las imágenes», respondió.

«Había un rumor que otro menor habia recibido mensaje por instagram que hace alusión a una camioneta y que había cometido el hecho, pero no pudimos constatar», aseguró el policía.

Respecto al entrecuzamiento de los datos de los telefonos de los imputados , el policía aseguró que no se visualizó comunicación entre ellos.

Sobre la desestimación de otras líneas hipoteticas para investigar a otras personas no imputadas, el policía aseguró que «no se vio una sexta persona», aseguró que a partir de la presentación voluntarias de Catzal y Carrizo, se siguió con una única línea investigativa aunque aseguró que no es posible determinar que no exista otra línea.

Un hijo que no recuerda

En primer lugar declaró Guido Federico uno de los hijos de Sandra Palomo quien testimonió a través de videollamada por estar presente en El Chorro, Formosa, lugar de donde es oriunda su familia. Aseguró que el día del asesinato de su madre habían quedado en encontrarse para ir al bautismo de su hijo.

El joven confirmó que posterior al femicidio de su madre realizaron un allanamiento en el lugar «Se buscaba dinero de la venta de una propiedad», describió. Sobre el día del hecho sostuvo:

«Pensamos que mi madre había tenido un percance. Después que terminó el bautismo, mi tio ya estaba en la policía primera haciendo la denuncia. Empezamos a ver la cuenta de gmail, para ver la ubicacion del celular, terminaba en una finca de San Agustín, esos datos le dimos a los Policías», sostuvo el joven.

«La camioneta la encuentro yo a altas horas de la noche a una cuadra de su casa y su deceso me avisan cerca del mediodia».  El joven sostuvo que notó que la camioneta estaba sucia y «mal lavada», aseguró que no tenía las alfombras de goma.

Ante la consulta de la fiscalía el hijo ratificó que su padre ya no podía manejar la camioneta ante la falta de reflejos por una enfermedad que le fue diagnosticada desde los 42 años-

Consultado por el abogado querrellante Latorre, el testigo manifestó que supo que el menor imputado y declarado inimputable por el asesinato de su madre, tenía varias cuentas de facebook.

Sobre la consulta de la relación de su padre y mamá aseguró «que nunca fue violenta». «Mi papá como que no caía (del asesinato de su madre), su parkinson es como una demencia senil, no percibe los hechos como una persona normal, por ahí si por ahí no», sostuvo-

El abogado Latorre le consultó sobre una anterior declaración en donde aseguraba que sí había tomado conocimiento de unos audios entre su hermano y su padre pero el joven aseguró no recordar.

«La gente de investigaciones nos informó que de las cámaras de seguridad los siguieron dos motos», reflejó.

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here