Se va perfilando la estrategia defensiva del principal acusado. También, una vez más, las inconsistencias de las investigaciones iniciales. Por Andrea Sztychmasjter

Durante el inicio de la segunda semana de juicio por el asesinato de María Leonor Gine se evidenciaron con mayor nitidez aspectos tenuemente presentes desde el inicio de las audiencias. Respecto al accionar del Tribunal de juicio, solamente la jueza de la Sala III y en calidad de presidenta del proceso, María Gabriela González, se muestra activa y dedicada a consultar dudas que van saliendo de los testimonios, mientras que el cuestionado juez Farah (criticado por su accionar en el caso de Luján Peñalva) y la jueza Carolina Salguedolce, casi no han emitido palabra.

Para el caso de la fiscala de la Unidad de Femicidios, Mónica Poma, reticente en sus expresiones hacia la prensa, no solamente se niega a dar entrevistas a los medios “durante el proceso”, sino que solicitó que el “público ajeno a la familia”  (sin referirse directamente a trabajadores de prensa presentes) se retirara de la sala ante parte de la declaración de la médica del poder judicial encargada de un informe de autopsia.

Acusaciones alternativas

En la sexta jornada el abogado querellante de la familia de María Leonor Gine planteó sumarse a una “Hipótesis alternativa por el delito de encubrimiento agravado” sobre los dos imputados señalados por la Fiscalía como autores del asesinato, se trata de Federico Detzel, amigo del nieto y Tania Aguirre, la mujer trans en situación de prostitución. El querellante solicitó que de acuerdo a las pruebas presentadas durante el juicio “Podrían dar sustento a esta hipótesis alternativa”, que pesa sobre lxs dos detenidxs.

Esta acusación alternativa mencionada por el letrado guarda similar mención al ya planteado por la fiscala Poma, luego que una pericia integral señalara que no existen indicios materiales que indiquen que tanto Detzel y Aguirre hayan participado del asesinato. De comprobarse fehacientemente que no participaron del crimen se mantienen detenidas a dos personas por un asesinato que no cometieron.

Autopsia incompleta

Durante la jornada también compareció la doctora Ana Vega médica del Poder Judicial, quien participó de un informe explicativo sobre la autopsia de la señora Gine a requerimiento inicialmente del Juzgado de Garantías N 7. La médica señaló cuál fue la causa de muerte producida por las múltiples heridas de arma blanca. También criticó que muchos aspectos de la autopsia realizada por otras profesionales “No fueron investigados debido a una autopsia que no fue completa”.

Sobre la data de muerte y del análisis de elementos forenses, Vega mencionó que esta puede ser situada “Entre las 18 hs y 20 hs data de muerte como piso y 24 hs como tope.”

“Quemando la plaza”

También declaró el mejor amigo de Agustín con quien andaba en bicicleta y a quien el joven fue a buscar el día del hecho y quien posteriormente alertó a su madre sobre su estado. “Si se hubiese dedicado a eso (carreras de bicicleta) sería campeón, talentoso”, definió sobre su amigo a quien especificó como “el mellizo que no tuve”. Sobre el día de los hechos indicó: “Me fue a buscar a mi casa, le dice a mi mamá que si podía levantarme, ella me dijo ‘no salgas lo veo raro al Agus’, no sé por qué no lo había hecho pasar.(…) Lo veo que estaba amanecido”. El muchacho señaló que el imputado le pidió que saliera a fumar un cigarrillo pero él se negó.

El amigo declaró que Agustín no era agresivo y sostuvo conocer que tenía problemas con las sustancias al igual que muchos de su grupo de amigos “estábamos metidos todo en la misma bolsa”: “Sabía claramente que tomaba merca. Entró y salió de rehabilitación y no podía dejarlo”. “Cuando tomó merca enfrente mío nunca fue violento, nunca estaba sedado ni reaccionó mal. Cocaína y fumaba un faso de vez en cuando. Lo he visto cambiar dos o tres camperas, celular no le interesaba tenerlo, lo entregaba y se drogaba”, sostuvo ante una pregunta.

Sobre el día del asesinato contó “Había estado de gira, me pidió que le de 500 pesos, le dije que le daba para remis hasta la casa de su abuela”. “Me pareció que estaba en la camioneta de Tita, pero yo lo vi a pata. Lo atendí por la ventana. Era muy temprano, le pregunté qué hacía a esta hora, yo me molesté con él, estaba pasado de vuelta, no quería que mi mamá lo vea así. Le dije que hacía ‘quemando la plaza en mi casa’ dicho vulgarmente”, mencionó el testigo. “Quemar la plaza es mostrar a quien no debes la amanecida”, explicitó.

El celular

También declaró Soledad Wayar Murillo, quien junto a su ex pareja le compraron a Agustín Morales el celular de su abuela: “Más trató mi ex pareja que vive en la calle San Martín y Lamadrid”, describió la mujer que su ex, Cesar Diaz, fue quien negoció con el joven. . La mujer relató que Agustín le ofreció el teléfono a su entonces pareja quien trabajaba haciendo changas de albañil. “Le íbamos a ir dando la plata de a poco”. Retrató que el día del asesinato, su pareja le dio dinero que le debían cerca del mediodía en la plaza de Solís Pizarro”.

Sobre el testimonio de la mujer fue el abogado defensor de Agustín Morales quien al negársele por parte de la Fiscalía que le realizara repreguntas, manifestó “Está diciendo algo que es imposible que ocurra en la materialidad, quiero que quede asentado”.

Un tratamiento espiritual

Declaró también Alejandro Pezet, sacerdote y asistente espiritual del centro de rehabilitación Fazenda de la esperanza, perteneciente a la iglesia católica. La institución con sede en 30 países tiene tres pilares que son la convivencia, el trabajo y la espiritualidad. El cura mencionó como formas metodológicas: “Todos los días reflexionan un texto del evangelio y buscan ponerlo en práctica”.

El religioso detalló que tanto Detzel como el nieto estuvieron internados en una granja, lugar donde se habrían conocido, sobre Morales retrató: “Ingresó a los 16 años, era un niño, golpeado. La propuesta que se le hace es estar un año, estuvo un mes, por decisión propia salió y entró y estuvo un año completo. Entró con 16 años pidiéndole ayuda a su madre para dejar el consumo de sustancias. Venía con mucho dolor con la ausencia de su padre, me manifestó muchas veces el afecto de sus padres, que le había faltado”,

Además exteriorizó que lo que se realiza en esa institución es un “Intercambio de experiencias y comunión de almas”. Lo definió como “Un chico tranquilo, deportista, alegre”, y brindó un detalle sobre el contexto en el que el joven se encontraba inmerso. “El me decía que iba a estar alejado del negocio de su abuelo en el Mercado San Miguel porque él decía que ese era el lugar que lo hacía recaer”-

Sobre su internación en el hospital Ragone, el sacerdote alertó “Él había tenido problemas con un enfermero que lo manoseaba en el Ragone. Todo el consumo más las medicaciones que le habían dado no se lo veía bien. No se adicto a qué era”, refirió.

Al ser consultado sobre cuál era según su visión el “tratamiento adecuado”, señaló: “La experiencia que tengo es una propuesta particular y no es para todos, que ha dado mucho resultado, que mas que un tratamiento es un cambio profundo de vida con valores, ideale. Decirles que ese vacío que ellos han tenido lo van a poder llenar con otras cosas. Hay otros caminos, otros métodos. Ellos dicen que prefieren donde no los empastillen. También depende con que se encuentran después cuando salen”.

Médicos psiquiátricos

También declaró José Lazcano, médico del Hospital señor del Milagro. Y recordó que el joven estuvo internado por orden judicial en la unidad de desintoxicación por consumos problemático: “Tenía un policonsumo”, sostuvo. “No tenía conciencia de la enfermedad, de hecho se fugó del hospital”. Los pacientes que llegan a ese nivel de consumo no tienen estructura”, en la personalidad refirió..

El médico retrató que frente al consumo de algunas sustancias como cocaína.” La voluntad, la moral y las funciones ejecutivas es lo primero”, que afecta. “La abstinencia produce ansiedad y problemas físicos”.

El profesional refirió características de una persona con rasgos psicopáticos, “cuando alguien no entiende ciertos conceptos de la moral y cuando alguien no entiende al otro como una persona sino como solo de tipo objetal, el desarrollo moral es deficiente, entonces tiende a tener actitudes egoístas”. Y agregó que el “Consumo de sustancia, derivados de la cocaína, se deteriora la moral porque afecta la parte frontal del cerebro”.

El médico indicó que “En Salta unas 150 mil personas consumen sustancias, pero el consumo es diferente. Mucha gente consume solo los fines de semana. Hay mucho consumidor de cocaína empresario, profesional pero con personalidad de tipo neurótica”. Mientras que refirió que en Salta el consumo de sustancias arranca entre los 8 y 13 años.

“El consumo de sustancias precoces en los niños es bastante deteriorante, el cerebro toma una decisión fortalecer las vías neurológicas que se usan y atrofiar las que no se usan”, ejemplificó.

El doctor Del Cerro, médico psiquiátrica del poder judicial, quien realizó un informe del imputado Agustín y concluyó en dos pericias una realizada a pedido de la Fiscalía, otra a pedido de la defensa de Morales, Detalló que el joven negó ser autor del asesinato (la entrevista señalada por el médico fue realizada el 10 de junio de 2021).

El profesional médico refirió respecto a Morales “Se trata de un paciente de largo antecedente de patología drogadependiente, con tratamientos sin resultados favorables. La capacidad de poder determinar si tiene o no tiene capacidad de respuesta el imputado se tendría que haber hecho con pruebas de sangre y orina para determinar la cantidad de sustancias que estaban actuando. O la misma cantidad de azúcar en sangre por ser diabético, pueda configurar un cuadro confucional donde sus capacidades no están ordenadas para ser consciente de sus actos”, detalló.

“La característica general tiene conductas antisociales. Lo que sucede en este tipo de drogadependencias, es cuando un adicto tiene muchos años en estos tipos de ingestas de manera continua, el organismo provoca en el hábito una adicción y una tolerancia”, señaló.

La defensa de Agustín Morales hizo hincapié en la ausencia de exámenes toxicológicos sobre el imputado nombradas por el psiquiatra, y a ciertas situaciones de amnesias frente al consumo de sustancias mientras que la presidenta del Tribunal refirió que sí se habían hecho exámenes médicos que el profesional Del Cerro aclaró que fueron solo exámenes clínicos. La ausencia de estos estudios, que según mencionó el doctor, son de extrema precisión, junto a las detenciones injustificadas, de corroborarse, junto a la incompletud de la autopsia, despejan una posible estrategia de la defensa de Morales que lo definiría como inimputable. Mientras la defensa de Detzel, un defensor oficial que tampoco quiere dar entrevistas a la prensa, junto a la abogada de Tania Aguirre, siguen sosteniendo que sus defendidos solo han estado en el lugar equivocado, sin ser responsables.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here