El gran mal de muchos humanos es la falta de memoria. Algunos dicen que es por estrés y debe ser así nomas porque en tiempos de campaña política lo que abunda es la mala memoria de  candidatos como Hector Miguel Calabro que, en su afán de ser «menos peor» que sus opositores, saca a relucir la peor parte de ellos, olvidando por completo los expedientes que tiene guardados en su placard.

El 10 de julio pasado perdía la vida Lorena Vique a manos de su ex pareja.

El episodio se registró alrededor de las 23, en la plaza ubicada en la ribera del río Vaqueros. El caso afecto tanto al poblado que los vecinos del municipio que realizaron marchas y salieron a pedir Justicia y políticas de género que protejan a las mujeres.

Muchos políticos aprovecharon el momento para criticar la inacción de funcionarios, tanto legislativos como ejecutivos, que pasaron por las bancas y el sillón del departamento La Caldera.

Algunos hasta fueron autores de la convocatoria a las marchas

Es el caso de Héctor Miguel Calabro, ex intendente durante dos periodos, diputado provincial y Secretario de Asuntos Municipales del anterior gobierno provincial y funcionario de Desarrollo Social del actual gobierno, nacional, recién renunciado para candidatearse a senador por su departamento.

El candidato, de profesión veterinario, en su paso por los medios locales hizo una dura crítica a los legisladores e intendentes de su departamento, sobre todo en lo que respecta a las políticas de género.

«No existe una política de género en Vaqueros y La Caldera, no existe en el departamento a pesar de que tenemos una senadora que lleva ocho años de mandato. No digo que sea su culpa pero tuvimos otros hechos como e de Jimena Salas y Santiago Cancinos. Además, en el caso del femicidio de Lorena Vique, si tenía familiares en Vaqueros, solo que como siempre sucede por la falta de política habitacional, se fueron a vivir a otro lado». Golpe por partida doble fue ese.

Lejos de su memoria estuvieron sus cargos, en los que tampoco hizo nada en favor de las políticas de género. Más aún, en un par de ocasiones fue en contra de esas políticas a las que se refirió.

Resulta que en los archivos del poder judicial se encontraron expedientes acumulados bajo el nombre de Hector Miguel Calabro, por motivos similares o emparentados entre sí.

Los expedientes remiten a presentaciones por violencia doméstica, filiación y alimentos, la última de ellas se tramitó en 2016.

En el expediente 577911, de 2016, el reclamo a Calabró fue por alimentos, ante el Juzgado de Familia N° 6.

El caso terminó archivado, suele ocurrir cuando el infractor toma el compromiso de cumplir con la manutención de un menor de edad, cuya madre logró el reconocimiento paterno legalmente.

Con lo que se evita contratiempos ante un eventual nombramiento en un área social, ya sea provincial o nacional.

En 2015, el mismo Héctor Miguel Calabró había sido objeto de una presentación judicial por violencia familiar en el expediente 510631, iniciado por una mujer con la que convivía por aquel entonces.

Este se canalizó ante el Juzgado de Familia de 3° Nominación del Distrito judicial Centro. Pero en 2016 Calabró cerró ante el Juzgado de Familia de 1° Nominación un acuerdo de homologación de mediación extrajudicial (Expediente 567546) con la misma actora de la causa anterior.

A partir de 2015 hubo cambios en la legislación sobre violencia de género, los que modificaron el paradigma jurisdiccional. Un antes y un después en la actuación de los jueces ante una denuncia por maltratos y golpes. En el «antes», las denuncias se archivaban luego de un año en que la actora no ratificaba la presentación original. En muchos casos, sucedía esto luego de recibir presiones, alguna compensación monetaria o combinación de ambas variantes.

Esa parece haber sido la suerte que corrió el expediente 431977 del año 2013, presentado contra Calabró ante el Juzgado de Familia de 2° Nominación, por violencia familiar. En este caso hubo una contradenuncia presentada por el candidato a senador bajo expediente 431979, ante el mismo magistrado.

Alla por 2002, el veterinario fue el protagonista de la presentación del expediente 41620 por filiación, ante el Juzgado de Familia de 2° Nominación. Este también fue archivado.

Las épocas han cambiado y después de la puesta en escena de la nueva legislacion de genero, el interés social hacia estos temas que antes se podían «archivar», hoy marcan la diferencia.

Es por eso que al candidato le dejamos una enseñanza: cuando vaya a usar un tema para su campaña política, mire bien en su placard, que no se le haya escapado ningún muerto…

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here