Durante la pandemia las estafas bancarias, phishing y ciberdelincuencia aumentaron un 3000% según la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (Ufeci). En Salta, la Subsecretaria de Defensa del Consumidor registro 35 denuncias por estafas bancarias en la capital salteña. ¿Cómo proceder cuando soy victima de una estafa bancaria? (por Guadalupe Macedo)

Las principales acciones que se registran en la provincia son el fraude y estafas en cuentas bancarias, como el robo de claves de acceso al Homebanking o de las tarjetas de crédito. Las personas denuncian que en las cuentas falta dinero, o que en el resumen da las tarjetas de crédito se cobran consumos que no fueron realizados, prestamos con tasas de interés diferentes a las comunicadas o el cobro de prestamos que no se solicitaron y no extrajeron el dinero.

Durante la pandemia muchos salteños cambiaron su forma de utilizar el dinero, manejando en forma mayoritaria los medios digitales para realizar compras, pagar servicios, y gestionar tramites. Esté cambio llevo a que la delincuencia digital busque atraer a los usuarios del dinero digital a través de regalos, cambios en las condiciones de servicio, para obtener sus datos y realizar estafas bancarias, como robo de dinero, consumo con sus tarjetas de crédito o sacar créditos de rápido otorgamiento.

«Hasta antes de la pandemia este tipo de delito se venía dando más a cuentagotas. Si bien era algo que estaba presente, nunca se había dado con tanta virulencia como cuando empezó la cuarentena«, señaló a Télam Horacio Azzorin, fiscal de la Ufeci.

En la ciudad de Salta aumentaron las estafas bancarias, se registraron a través de Subsecretaria de Defensa del Consumidor, 80 consultas sobre casos de estafas y solo 35 concretaron las denuncias. Así también la secretaria logró que 8 préstamos bancarios fueran devueltos ya que los clientes no los habían requeridos. También hay casos que no llegaron a ser denunciados, ya que los vecinos desconocen los procedimientos cuando son victimas de estos delitos cibernéticos.

“Registramos unos 20 casos al mes de gente que se acerca y se entera que ha sido estafada o viene a hacer consultas al respecto”, señaló el gerente de un banco ubicado en calle España al diario “El tribuno”. Cifra que aumento al año posterior al desarrollo de la pandemia mundial por el COVID.

“Hoy estamos logrando que los bancos por nuestra instancia anulen estos créditos que van desde 50 mil a 500 mil pesos y se restituyan las sumas debitadas en concepto de estos contratos; haciendo hincapié en la responsabilidad objetiva de las entidades bancarias en este tipo de operaciones por la Ley de Defensa del Consumidor”, explicó la titular del área municipal, Emilia Calmejane.

Los adultos mayores fueron lo más vulnerables en los delitos de estafa bancaria, donde se convirtieron en deudores de prestamos que no fueron solicitados por ellos. Sus datos fueron obtenidos por engaños o robo de identidad. Pero también las personas jóvenes son victimas de estos delitos cibernéticos, por lo que hay que estar atentos a los datos y los movimientos de nuestras cuentas.

En primera instancia el acceso de los datos de los clientes por parte de los delincuentes se iniciaba a través de llamados telefónicas donde se anoticiaba que habían ganado algún premio o para ofrecer seguros de vida o cambios en las condiciones de servicio de las tarjetas de crédito y débito. Por esto les solicitan a los usuarios datos como contraseñas o número de los plásticos de sus tarjetas, cosas que sirven para realizar compras, sacar dinero y préstamos.

Según el gerente de la entidad bancaria los clientes se acercan a las sucursales y se anotician que realizaron transferencia de dineros a cuentas “fantasmas”, luego de adquirí un préstamo. De este modo, los usuarios se quedan con una deuda por préstamos que no solicitaron y sin la plata del crédito. “Cuando el cliente se acerca a la sucursal, en la mayoría de los casos, se da con que le hicieron un débito o transferencia, pero hay otros casos en los que logran conseguir la clave del home banking y sacarle préstamos, por ejemplo, de 30 mil o 50 mil pesos que una vez acreditados los transfieren a otras cuentas que son siempre fantasmas”, especifico el gerente bancario.

Los prestamos son hasta 50 mil pesos ya que cuando supera estos montos se necesitan tramites que acrediten más datos. En algunos casos la res de cajeros y el banco lograron bloquear cuentas por detectar un accionar dudoso y se evito que se sacaron los fondos. Los días en que es más fácil el accionar de la ciberdelincuencia son los fines de semana y feriados.

Las personas que son victimas de estos delitos deben realizar la denuncia penal y luego solicitar en el área de información del banco sobre los movimientos y operaciones realizadas por su cuenta. Denunciar al banco las extracciones y compras que no fueron realizadas por usted. Solicitar a la entidad bancaria un stop debit para que no se le siga cobrando el dinero extraídos por los delincuentes. Luego se debe recurrir a la Subsecretaria de Defensa del consumidor para que lo asesoren en realizar acciones para tener un resarcimiento por el daño monetario sufrido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here