La ficción en Salta no para por aislamiento ni fase uno, ni nada que se le parezca. Los mejores culebrones se siguen viendo por estos lares. Por Norma Jean

Resulta que un grupo de legisladores firmó una carta en la que se cuestiona la gestión de Gustavo Sáenz como gobernador por considerar que no se encuentra a la altura de las circunstancias de la pandemia, que, por cierto, es mundial y para la cual, ningún gobernante estaba preparado.

Manuel Santiago «El Indio» salió al frente de la batalla provincial, ahora con las banderas del Frente Todos, a fundamentar la inoperancia del primer mandatario local, como si él tuviera la sapiencia para hacerlo mejor.

En la oportunidad fue el vicegobernador quien salió al cruce. Todo muy lindo hasta que habló y dijo que fue la gestión anterior la que dejó la provincia en el estado que está y se la dejó picando al Indio, que le recordó al «Gringo» que fue él quien primero accedió a la cartera política de la gestión Urtubey, allá por 2007. Touché.

Al momento, la discusión dejó de ser seria. El Indio dejó al descubierto que firmó una carta con gente con la que no coincide en nada, con un solo objetivo en común, mostrar que Sáenz es un inoperante.

En esta provincia ya nadie habla de ideología y este es el caso más destacado al respecto. ¿Qué pueden tener en común Héctor Chiban (UCR), Cristina Fiore (PRS), Gladis Moises (PRO), Julio Moreno y Carlos Zapata (Ahora Patria), ¿Con «el Indio» Godoy y el Rana Villa? Aparte de que todos viven en la provincia de Salta y trabajan los martes en Mitre 550, nadie puede encontrar coincidencias políticas.

Mientras sea para hacer la contra, ¡Ahí estoy! parece ser el lema de Godoy, que en 2007 desfenestró a Juan Manuel Urtubey de la misma forma que el año pasado lo hizo con Gustavo Sáenz.

“Creemos en el diálogo y en una política constructiva», dice la misiva en uno de sus párrafos que suena muy bien pero no se condice con lo que realmente piensan estos políticos o por lo menos en «el Indio».

Que en una entrevista radial el año pasado manifestaba: «Yo creo que en Salta hay que hacer un frente provincial. Es la única manera de ganarle a Gustavo Sáenz. En ese frente provincial tiene que entrar Yarade, Miguel Isa, «el Oso» Leavy y Javier David y debemos ser nosotros los que debemos influir para que eso suceda. Si los juntamos a los cuatro y acuerdan que salga uno, es la única posibilidad de ganar». Y las predicciones del Indio no funcionaron. Porque el elegido para encabezar ese frente fue el menos indicado.

Leavy quien se creyó el dueño de los votos porque en las PASO le fue bien y no dejó que ninguno de los restantes, nombrados por el expresidente de la cámara, logre acceder a nada. Se aseguró su banca, colgándose de la formula Fernández-Fernández, sabiendo que sus limitaciones lo dejarían fuera de la gobernación.

En el 2007 ocurrió parecido, fue la punta de lanza para matar a Urtubey y su sector por haberlo considerado un traidor al PJ, pero en septiembre, cuando la orden fue que «Wayar no gane», no tuvo problemas en traicionarlo y a los pocos meses de haber asumido el urtubeicismo, se acomodó en sus filas como el si estuviera desde la primera hora.

Ese mismo Indio es el que dice que cree en el dialogo y en una política constructiva, seguramente, pero constructiva para él.

En esta ocasión, dentro de su constructividad política dijo estar de acuerdo en que se bajen los sueldos de los funcionarios (dentro de los que se incluye). Aunque seguidamente dijo que «con donar los sueldos no solucionamos nada».

Exigió explicaciones respecto a los 1600 millones que desde Nación se mandaron, vía Emiliano Estrada, Director de Relaciones con las Provincias. Al tiempo que recordó que, ante la situación actual, el Gobernador puede decidir distribuir y redistribuir partidas porque tiene la autorización para ello. A lo que después agregó que «tiene que transferirse todo a salud».

Por último, pero no por eso, menos importante, celebró el cambio de rumbo con el nuevo ministro de Salud Pública, Juan José Esteban y el nuevo presidente del Comité Operativo de Emergencia, Francisco Aguilar. A lo que agregó que, si estas modificaciones son positivas, ¿por qué no se concretaron en marzo? Cuando nadie se imaginaba el caos mundial que nos esperaba.

El mayor error de la oposición es pensar que desde el oficialismo tienen que llamarlos a trabajar dentro del espacio. No son parte del espacio político de Sáenz, es por eso que Sáenz no los va llamar a sumarse al proyecto. Lo que si puede hacer es darle un poco de crédito, para que pueda tener la cabeza libre para pensar en esta situación inimaginada que nos toca vivir y no tener que estar perdiendo tiempo en esquivar, chicanas políticas que sólo entorpecen más su trabajo.

No se trata de sumarse a su proyecto político. Se trata de no estorbarle cuando trata de salvar vidas salteñas. Y al gabinete provincial que sale a defender la gestión hay que recordarles que Salta no es tan grande y que más de uno fue parte de la gestión anterior y que, a no ser que tengan amnesia, en ese momento estuvieron de acuerdo con las políticas aplicadas. No seamos Mauricio con la pesada herencia. Lo pasa ahora en el mundo es el mejor argumento para callar a cualquier político con «espíritu constructivo» que practica el oportunismo como forma de vida y que, a pesar de que representa al pueblo salteño, lo que menos hace es pensar en él.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here