En medio de la pandemia por el COVID19 y del aislamiento obligatorio la violencia contra las mujeres se acentúo. En nuestra provincia hubo más de 10 asesinatos sin que la Justicia los investigue como femicidios. Andrea Sztychmsjter.

Pasan los años y la situación para las mujeres y disidencias no cambia en una de las provincias más violentas del norte argentino. En Salta los femicidios siguen quedando en una nebulosa pues ni la Justicia ni los organismos encargados de velar por la prevención de los asesinatos como el Observatorio de Violencia contra las Mujeres realizan un seguimiento acorde a la problemática que se repite hace tiempo. No hay un registro unificado, no se conocen los nombres de los femicidas y no se difunden imágenes de sus rostros, quedan en el anonimato y el mensaje que se sigue dando a la sociedad es el mismo, la impunidad hace que los índices de violencia no cesen.
“El estado es responsable” es una frase que los movimientos feministas han levantado pero ese estado termina configurándose como un aparato abstracto de poder. ¿De quién es la responsabilidad? Si detrás de ese aparato abstracto hay personas, funcionarixs que poseen un cargo justamente para evitar que esas muertes violentas sucedan. Estamos acostumbrándonos a borrar también las responsabilidades concretas.
Debido a esta nebulosa se hace imperioso, urgente y necesario seguir recordando que en Salta se mata a mujeres vulnerables con complicidad del poder policial, judicial y político. Es complicidad toda vez que nadie que ocupe un cargo estatal haga algo para modificar la situación, sobre todo teniendo en cuenta que 1 de cada 5 mujeres asesinada por la violencia machista ya había realizado denuncias previas.

Analia Astorga. Analía tenía 26 años, no tenía hijos, había terminado sus estudios y luego se perfeccionó en asistente farmacéutica, pero no ejercía. Fue el primer femicidio del año cuando todavía el aislamiento no regía. La muerte violenta de Analía fue resultado de los golpes y disparos que le proporcionó Jorge Marcelo Amaya en la localidad de Joaquín V. González el 5 de enero. El cuerpo fue arrojado por el femicida en la vía pública. El era encargado de una empresa agropecuaria, le disparó en el tórax y en la cabeza y escapó. Unos minutos después en un accidente automovilístico a bordo de su Hilux se metió abajo de un camión y murió calcinado.

Paola Ávila: El cuerpo de Paola fue encontrado en un descampado en el Barrio Puerto Argentino de la localidad de Salta, cerca de su domicilio, el 17 de enero de 2020. Tenía 35 años, tres hijos y del informe preliminar de autopsia se pudo saber que el deceso fue producido por los numerosos golpes que recibió en rostro y cabeza con elementos contundentes. A un año de su muerte, su familia tuvo que realizar una marcha pidiendo justicia. Hay 9 imputados en la causa, todos permanecen en libertad. La fiscal Ana Inés Salinas Odorisio imputó a Cristián Salas, alias “Lupín”, por encubrimiento, debido a que encontró inconsistencias en el relato que había aportado en diciembre del año pasado. Los imputados por el femicidio son Pablo Guillermo Campos, Jorge Ignacio Olmedo, Claudio Mario Herrera, Omar Ezequiel Guzmán, Gladys del Milagro Pastrana, Romina Gimena Bracamonte, Javier Alejandro Alfaro, Leonel Suarez López. A estas 8 personas se las acusa por el delito de homicidio agravado por alevosía y ensañamiento, pero se encuentran en libertad con medidas sustitutivas dictadas por el Juzgado de Garantías interviniente. Se planteó como agravante el crimen de género. Salas es el nuevo imputado, acusado de encubrimiento. La fiscal solicitó su detención pero el Juzgado aún no la dispuso.

Claudia Roxana Padilla: En fecha 9 de febrero de 2020, Claudia, de 37 años, madre de 5 hijos, fue encontrada sin vida en su domicilio del Barrio 15 de Septiembre en Salta Capital. Mediante la autopsia se pudo determinar que sufrió una muerte violenta por asfixia mecánica. La mujer ya había realizado denuncias previas, advirtiendo a la justicia sobre el riesgo que corría. Ricardo Ruíz, de 43 años de edad, fue imputado por el femicidio de la expareja. Tenía una condena del 2015 por violencia de género y había sido denunciado en 2019 por ingresar al domicilio de la víctima incumpliendo las medidas de restricción impuestas. El Juzgado de Violencia Familiar y de Género 1 del Distrito Centro no accionó para proteger la vida de la víctima. A la fecha el femicida se encuentra cumpliendo prisión preventiva.

Niña menor de edad. El 15 de febrero de 2020, un hombre que residía en la localidad de General Mosconi asesinó a su hija de ocho años de edad con un arma de fuego y luego se suicidó. El vehículo donde se encontraban apareció al costado de la Ruta N° 34. La madre ya había denunciado por violencia y por amenazas al progenitor de sus hijas.

María Eleonor Gine: El 29 de marzo de 2020 mientras ya regía el aislamiento obligatorio, una mujer de 70 años de edad fue lesionada por múltiples heridas realizadas con arma blanca en su departamento del centro de la ciudad de Salta que le produjeron su muerte. Por el hecho fueron detenidos su nieto, un amigo de este y una mujer trans. La fiscal penal 1 de Graves Atentados contra las Personas, Ana Inés Salinas Odorisio requirió la elevación de juicio oral y público de la causa caratulada “Morales, Agustín; Detzel, Federico Leonardo y Aguirre, Tania Rocío por homicidio agravado por alevosía y ensañamiento, el agosto del año pasado. Los imputados se encuentran cumpliendo prisión preventiva y la mujer trans prisión domiciliaria.

Rosa del Milagro Sulca. La docente Sulca de 48 años fue asesinada a cuchillazos la madrugada del 28 de abril, en su casa de Villa Mitre. La fiscala penal Ana Inés Salinas Odorisio requirió juicio ante el Juzgado de Garantías 1 de la ciudad de Salta para una adolescente imputada como autora del delito de homicidio calificado en perjuicio de la docente Rosa del Milagro Sulca. También lo solicitó para otras ocho personas, un amigo de la chica y siete operadores del Servicio de Emergencias 911, que falló al no responder al pedido de ayuda de la víctima.

Plácida Meléndrez Ilafaya. El resultado de la autopsia de Plácida, de 42 años de edad indica que la muerte fue causada por una hemorragia subdural, producida por cuatro golpes a la altura de la cabeza. El hecho ocurrió en la localidad de Salvador Mazza. La Fiscalía de Graves Atentados contra las Personas de Tartagal, imputó provisionalmente a Casiano Choque Carrillo, de 45 años, por la comisión del delito de homicidio calificado por el vínculo y por violencia de género.

Alicia Mamaní. La mujer de 37 años fue asesinada por su pareja, Antonio Gallo, de 49 años, en la pequeña localidad de El Bordo, en la jurisdicción del municipio de General Güemes, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Salta en el mes de julio. Alicia era madre de cuatro hijos, tres menores de edad y era trabajadora rural en fincas de la zona. El femicida se encuentra detenido cuando se presentó en la Subcomisaría del pueblo informando que había dado muerte a su pareja.

Elvira Sabán. El 29 de septiembre de 2020, Elvira, de 65 años, jubilada, fue encontrada en la vera de la ruta nacional N° 53, sin vida y semienterrada. Por este hecho se encuentran imputados tres hombres quienes habrían concurrido la noche anterior a la casa de la víctima y habían pedido unos sándwiches para comer allí, mientras consumían bebidas alcohólicas. Uno de los agresores era familiar de la víctima. El hecho ocurrió en la localidad de Hickmann, la muerte se produjo por golpes en la vivienda de la víctima y se conoció por la denuncia realizada por su hija. El fiscal penal de la Fiscalía Penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas de Tartagal, imputó a Néstor Alan Tobar, alias «Tato»; a Juan Francisco Vera Sánchez, alias «Eri»; y a Cristian Omar Garozzo, como coautores del homicidio agravado por el género y por el concurso premeditado de dos o más personas.

Fabiana Arismendi. El cuerpo de Fabiana Arismendi fue hallado el 1 de octubre entre la maleza, próximo a un camino vecinal que pasa cerca del centro de salud “Presidente Néstor Kirchner”, de la zona norte de Cerrillos, a unos 15 kilómetros al sur de la capital salteña. En el lugar se encontraron al lado de su cuerpo calcinado, su mochila en cuyo interior había un teléfono móvil, y unos lentes, entre otras cosas. Aunque la causa por su muerte aún no está caratulada, la familia de Fabiana que hace un mes viene realizando marchas para exigir justicia por lo que consideran fue un femicidio, aseguran que fue un asesinato y señalan a su ex pareja, Walter Chaparro, miembro de la Brigada de investigaciones, como el principal sospechoso. Recién dos semanas después del hallazgo del cuerpo, el fiscal penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas de Salta, Ramiro Ramos Ossorio, dio a conocer a familiares de la víctima el resultado del informe de la autopsia.
Valeria Liendro Rí¬os de 50 años, empleada del área de Cómputos del Poder Judicial Federal fue asesinada a balazos en la vía pública. Luego, la agresora fue encontrada sin vida con signos de haberse suicidado.

Milagro Melina Flores. La joven de 24 años, falleció en el Hospital San Bernardo en noviembre donde había sido intervenida quirúrgicamente y permanecía internada en grave estado de salud debido a las heridas de arma blanca provocadas por su pareja, quien luego intentó quitarse la vida. El ataque se cometió en La Merced, pueblo cercano a la ciudad de Salta, en el barrio Las Flores. El agresor, identificado como Oscar Emanuel Rodríguez, de 25 años, continúa detenido e internado, debido a que tras el ataque se autolesionó.

Celeste Lois. La joven de 19 años fue hallada en un descampado cercano al barrio Solidaridad con signos de violencia. La causa aun no se encuentra caratulada pero la autopsia determinó que estaba intoxicada con cocaína. La madre asegura que se trata de un femicidio y que nunca se investigó a las últimas personas que la vieron con vida, pues la joven estaba hace varios días desaparecida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here