La Policía de Salta desalojó esta medianoche a un grupo de habitantes de pueblos indígenas que mantenía tomado el edificio municipal de Santa Victoria Este. Los desalojados denunciaron que un hombre resultó con un brazo fracturado, que hubo abuso en perjuicio de mujeres y que fueron insultados con frases denigrantes.
El desalojo fue ordenado por el juez de Garantías 1 de Tartagal, Nelson Aramayo, a pedido del fiscal penal de Salvador Mazza, Armando Cazón y por orden política del cuestionado intendente wichí, Rogelio Nerón.

A poco de cumplirse el quinto día de la desaparición sin aviso del Intendente Rogelio Nerón, hecho por el cual ese Municipio se encuentra en acéfalo, los caciques y Dirigentes Originarios, mantenían una guardia minina en la toma, por lo que fueron sorprendidos y fácilmente reducidos, por las fuerzas de seguridad.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here