De cuando modernizar por modernizar, no siempre es la solución.

Por Lola Mento

Una de las ultimas iniciativas llevadas adelante por Carlos Parodi, antes de ser
borrado del esquema de funcionarios provinciales, fue la creación del 148. La
intención de la medida, era la de nuclear mediante una sola línea telefónica toda la
atención pública del Estado provincial. Con el tiempo, se fue adicionando el pedido
de turno en hospitales públicos, entre otros servicios de salud. La magnitud del
proyecto ya en ejecución requirió de un lugar físico, que se construyó en el acceso a
la Casa de Gobierno o Centro Cívico Grand Bourg, pero no se contó con que iba a ser
tal la demanda al 147, que indefectiblemente, iba a chocar con el colapso de líneas
telefónicas y el consiguiente malestar y crítica por parte de los vecinos. El propio
Coordinador del Sistema reconoció que hay una alta demanda y que sería esto,
sumado al poco personal, lo que dificulta la atención al público.

Pero como resulta que las ideas siempre se copian, aun sin evaluar los contras de las
medidas, el Secretario de la Modernización del municipio capitalino no quería ser
menos y se le ocurrió” la idea de llevarse el proyecto en menor escala, para dar
respuesta a las inquietudes de los vecinos. Fue así como Martín Güemes generó la
línea 147, llevando adelante la construcción de una especie de CallCenter en el salón
del Centro Cívico Municipal que hace pasillo de circulación del contribuyente,
quitando espacio y comodidad al lugar.

Pero todo no termina ahí, sino que después de que el funcionario dispusiera de la construcción como si se tratase de su propia casa, se dio con la terrible novedad que no podía lograr la aprobación del Enacom, organismo encargado de autorizar estos números especiales que constan de sólo tres dígitos y que están destinados a servicios sensibles, tales como emergencias, bomberos u operadoras. Conclusión: el lugar, equipado hasta con aire acondicionado, y mobiliario, nunca se utilizó y ahora analizan si usarlo para deposito de expedientes.

Como dicen los jóvenes hoy en día: Siempre moderno, nunca inmoderno, parece ser
el slogan laboral de Güemes, quien sumó otro fracaso a la fallida idea de la
Aplicación Salta Activa, que toma como base el sistema SIGA, utilizado durante la
gestión del ex intendente Miguel Isa. Es así como usuarios que optaron por esta App,
chocaron con la burocracia y desistieron del trámite vía celular y debieron
apersonarse en la sede del CCM para conseguir que sus trámites o denuncias llegue a
buen puerto. De muestra, están los comentarios en la misma App donde los usuarios
manifiestan entre otras cosas “Malísimas las explicaciones y los botones. Para nada
intuitiva”, “No es muy clara y no te informa para seguir el trámite…no te informa
bien”, “Es una mier… no podes cargar nunca”.

Como si esto de la improvisación a como de lugar no fuera poco, el funcionario de la
modernización municipal, fue por el intento de obtener el 912, a fin de copiar
nuevamente un producto provincial que en este caso se lleva adelante con
excelentes resultados que es el popular 911. En este caso, la gestión de Martín
Güemes tenía como finalidad que esta línea sea el teléfono de emergencias para
mascotas y lo que es más grave aún, hizo que el mismísimo intendente Gustavo Sáenz
en reunión con el creador de la motoambulancia canina, se comprometiera
públicamente a gestionar esta nueva línea de comunicación.

Quien saltó como perro al que le pisan la cola fue el mismísimo Secretario de
bienestar animal David Ferri, que cansado de las improvisaciones inconsultas de
Martín Güemes en nombre de la modernización del Estado, salió a aclarar que de
implementarse el servicio, la única línea habilitada para tal fin será el 105, que casualmente recibe todas las llamadas concernientes a emergencias municipales y
que ya tiene probados años de experiencia y eficacia, evitando así el desmadre de la
situación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here