El miércoles mujeres y hombres de todo el país saldrán a las calles para decir ‪#‎NiUnaMenos‬. En Salta, la concentración será a las 17 en la 9 de julio. Nuestra provincia mantuvo los índices más altos de femicidios de la región en los últimos 5 años y hasta ahora sólo posee una sentencia con el agravante de la figura del femicidio. (Andrea Sztychmasjter)

La iniciativa de la movilización del próximo 3 de junio, que promete ser multitudinaria, se inició en Twitter tras el hallazgo del cuerpo de Chiara Paz, una nena de 14 años asesinada por su novio de 16; el cadáver fue enterrado en una casa de la población de Rufino, provincia de Santa Fe. Chiara fue denunciada como desaparecida desde hacía unos días, estaba embarazada y esa situación habría desencadenado el crimen. Aunque el novio confesó ser el autor material, la Justicia evalúa si sus familiares participaron. “Está corroborado” que el asesinato se cometió “en un contexto abortivo”, declaró el fiscal Alejandro Sinópoli.

Con el caso de Chiara en la tapa de los diarios, mientras noticieros televisivos y radiales realizaban la cobertura, la periodista y productora Marcela Ojeda escribió en su cuenta de twitter: “¿No vamos a levantar la voz? Nos están matando”, inmediatamente otras periodistas, actrices, escritoras y figuras públicas se sumaron y decidieron realizar un acto en el Congreso de la Nación. La convocatoria tuvo replicas en todo el país y se convirtió en una movilización nacional.

La periodista y directora de la revista Barcelona, Ingrid Beck, contó cómo surgió, por qué y cómo sigue la convocatoria del 3 de junio: “La convocatoria #NiUnaMenos, que arrancó en Twitter el lunes pasado (11 de mayo) tiene su origen en una maratón de lectura, una acción contra los femicidios nacida en Facebook, iniciativa de mujeres feministas. Entre las convocantes estaban María Moreno, Marta Dillon, Gabriela Cabezón Cámara, María Pía López y Selva Almada. Allí nos acompañaron madres y padres de víctimas, como los Taddei o los Chomnalez. Allí, el caso que motivó la acción fue el femicidio de Daiana García, asesinada y tirada en una bolsa de basura. Pusimos como fecha para el acto el 3/6 de manera arbitraria y pensando en que íbamos a necesitar tiempo para la difusión. Como habrán notado, la convocatoria nos pasó por encima, y se transformó en pública y masiva. Se sumaron famosos, artistas y dirigentes políticos. A los políticos queremos decirles que esto no termina en la foto con el cartelito. Porque el acto es una convocatoria para reclamar políticas públicas para terminar con los femicidios. Así que, mujeres y hombres dirigentes, prepárense para firmar un compromiso público. Porque #NiUnaMenos también será #DeLaFotoALaFirma”. Esta es una iniciativa dentro de la misma convocatoria que busca que los funcionarios y políticos que se sacaron una foto con el cartel de #NiUnaMenos, asuman un verdadero compromiso político y social y pongan su firma al petitorio de 5 puntos.

Hartazgo colectivo

Diferentes grupos y organizaciones de salteñas decidieron sumarse a esta convocatoria y realizarán la movilización el miércoles a partir de las 17 horas en plaza 9 de julio. El acto es autoconvocado, por ello diferentes agrupaciones partidarias participarán y con diferentes acciones como intervenciones artísticas, tendederos y radio abierta se harán presentes ese día. La Facultad de Humanidades de la UNSa decretó asueto para que estudiantes y profesores puedan participar. En localidades del interior como Orán, Tartagal, Mosconi, Joaquín V. González, Aguaray y Pichanal también se reunirán en sus plazas centrales.

Las cifras en Salta son alarmantes y pese a encontrarnos en estado de emergencia social por  violencia de género durante la última semana una mujer murió a manos de su ex pareja en una vivienda de barrio Salta Forestal. En un dormitorio de la casa, sobre la cama, se encontraba el cuerpo de Cintia Veleizán, de 29 años, con una herida producida aparentemente con arma blanca en el cuello, y a un costado el de Germán Orquera, de 32, quien se habría disparado con una escopeta. Mientras que en Piquete Cabado, departamento Anta, una mujer pelea por su vida luego que su exmarido le diera un botellazo en la cabeza. El hombre después intentó quitarse la vida tomando formol. Ambos se encuentran internados.

Según datos de la Oficina de Violencia Familiar del Poder Judicial de Salta, en el único informe publicado en su sitio web, hay 6.664 expedientes de violencia familiar iniciados desde 2006 hasta los primeros meses de 2014. En cuanto a la cantidad de víctimas, sólo en el primer semestre del año pasado 4.675 mujeres y 1.852 hombres fueron víctimas de este tipo de violencia; el grupo etario más afectado va desde los 22 a 39 años en ambos casos. El mayor porcentaje de tipo vincular con el denunciado es la expareja con un 19,43%, le sigue el conyugue con 12,72 %, el hijo/a con el 12,17%, y el concubino/a con el 10,45%.

Según informes de La Casa del Encuentro, la única ONG que lleva un registro de los casos de femicidios a nivel nacional, Salta mantuvo los índices más altos en el NOA durante los últimos cinco años, con números que fueron incrementándose desde 2010. El año pasado hubo en el país, 277 casos de femicidios; en Salta fueron 21. Mientras que en 2013 se registraron 295 casos, un 16 % más que el año anterior.  La provincia de Buenos Aires, por su densidad poblacional, reunió en ese año la mayor cantidad de femicidios: 89; le siguieron Córdoba, 31; Santa Fe, 28; Salta y Chaco, con 16. En 2012, el observatorio había registrado 255 femicidios; 282 en 2011; 260 en 2010; y 231 en 2009.

En 2009 se sancionó la ley 26.485 de “Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que se desarrollen sus relaciones interpersonales”. Esta ley en su artículo 43 refleja: “Las partidas que resulten necesarias para el cumplimiento de la presente ley serán previstas anualmente en la Ley de Presupuesto General de la Administración Nacional”.

Según un informe elaborado por el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana y la organización Mujeres de la Matria Latinoamericana, el presupuesto destinado a políticas contra la violencia de género  para 2014 fue de $15.782.128.826, Salta sólo destinó $180.000 o un 0,001% a áreas o direcciones de la mujer. Sin importar el volumen dinerario de cada provincia, merece especial interés el porcentaje destinado a las áreas de género: Capital Federal aporta un 0,07%; Mendoza y Córdoba un 0,02%; San Luis un 0,01%; Corrientes un 0,009%; Santa Fe y Buenos Aires un 0,005%; y Salta 0,001%.

Al igual que en otros países de América latina luego de varios años de visibilización de los femicidios y de diferentes acciones realizadas por ONG’s y organizaciones de mujeres en el año 2012, se sancionó la Ley 26.791 que incorporó al Código Penal como figura agravante del delito de homicidio simple, el caso en que sea cometido por un hombre contra una mujer, mediando violencia de género, y cuando el homicidio se cometa con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación de pareja o exista un vínculo de consanguinidad ascendente y/o descendente, castigándolo con la máxima pena prevista para nuestro ordenamiento legal (art. 80 inc. 11 y 12 del C.P.). De esta forma, desde la sanción de dicha ley, la pena para el hombre que cometa un Femicidio, será de prisión perpetua.

Ante la ley

Salta, 30 de setiembre de 2014, el imputado Héctor Ramón Ávila (47) escucha el veredicto del Tribunal integrado por los jueces Alberto Fleming (presidente), Javier Armiñana y Pablo Farah (vocales) en el primer juicio por femicidio en la provincia.  Ávila asesinó de un tiro en el pecho a su expareja, Norma Argentina Ledesma (45), el 30 de diciembre de 2012 en la localidad de El Bordo.

La Sala III del Tribunal de Juicio condenó a  prisión perpetua a Ávila por resultar autor material y penalmente responsable de los delitos de homicidio calificado por la relación con la víctima, amenazas con arma y tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil, todo en concurso real, en perjuicio de Norma Ledesma. Los jueces ordenaron que Ávila continúe alojado en la cárcel penitenciaria local. El doctor René Gómez, defensor de Ávila, en su alegato había requerido al tribunal se declare la inconstitucionalidad de la figura del femicidio por considerarlo “destructor de los principio jurídicos”. Según el letrado, la modificación de la ley “va en contra del artículo 16 de la Constitución Nacional que establece el principio de la igualdad”.

Este juicio que duró una semana -las audiencias comenzaron el 22 de setiembre- es también el único hasta el momento en Salta en donde se aplicó una sentencia con el agravante de la figura del femicidio contemplada en el artículo 80, inciso 1 de la ley 26791.

En lo que va de este año otras dos causas más fueron elevadas a juicio por los femicidios de Evelia Murillo y Ángeles Inés Alderete. El juez de Garantías 2º de Tartagal, Fernando Mariscal Astigueta, tramita la causa por homicidio calificado por violencia de género en concurso real con amenaza con arma de fuego en grado de autor en contra de José Tomás Cortez, el único imputado por el crimen de la maestra rural Evelia Carmen Murillo, hecho que ocurrió el 3 de octubre de 2014 pasado en el paraje El Bobadal. En el otro caso el Juez de Garantías de Segunda Nominación, Ignacio Colombo, elevó a juicio la causa por el femicidio de Ángeles  Inés Alderete (20). El hecho se produjo en noviembre del mismo año en el barrio Scalabrini Ortiz, y está imputado su esposo (33) cuyo nombre nunca trascendió.

Cada 32 horas muere una mujer en nuestro país en manos de un hombre, la extrema violencia de género aparece en todos los estratos sociales, y aunque es cierto decir que la violencia contra las mujeres se ha ido visibilizando, no se trata de una moda. Es el resultado de lucha de diferentes organizaciones femeninas y de mujeres que han decidido no callarse y contar sus experiencias cotidianas de violencia. Un hartazgo colectivo que también involucra a los hombres.

foto: Gustavo Aimar