Para el intendente, Salta parece Kosovo. Lo dijo en referencia a los baches que existen en la ciudad y a la falta de obras. Dijo que no puede resolver todo en tres meses y que el clima tampoco ayuda.

No fueron bombardeos los que dejaron las calles de la ciudad en el estado en el que se encuentran, pero parece. Es la opinión de cualquier conductor que reniega a diario por Salta y también la del intendente Gustavo Sáenz, quien reconoció esta mañana que la problemática de los baches le da un look posguerra a la capital de la provincia.

Para Sáenz, Salta “parece Kosovo”. “Es un desastre, no puedo negar eso”, reconoció el intendente, en una serie de entrevistas que brindó esta mañana en distintos medios, como Canal 11 y Canal 10.

Según Informate Salta, Sáenz dijo que no es “mago” y que no puede resolver “en tres meses” la problemática. Dijo que el clima lluvioso no ayuda a que los trabajos se realicen.

El intendente también señaló a la infraestructura vieja como otra falencia que perjudica a la ciudad.