El representante del macrismo juró recibir presiones. Apuntó contra el Procurador General Abel Cornejo y soltó una ensalada conspiranoica.

El titular de esta nota podría haber sido: “Martín Grande habló en la cámara de diputados” porque ya todos saben que ese parlanchín conductor radial suele enmudecer en las sesiones, a las que rara vez asiste. No sólo es el legislador que menos proyectos presenta, sino que además también es el que menos habla y participa de los debates.

Pero ayer rompió el silencio. No para contribuir al debate ni para decir algo que defienda los intereses de los salteños, sino para hablar de él.

Grande dijo en plena sesión de la Cámara Baja recibir presiones de parte «del jefe de los fiscales de mi provincia», por haberle pedido celeridad en la investigación de la causa de las facturas truchas en tiempos de Gustavo Sáenz en la intendencia de la ciudad. Por el mismo motivo acusó a su par, Andrés Zottos.

El conductor radial les hizo a sus pares un “te lo resumo así nomás” del caso, que incluyó a Matías Huergo, acompañado del adjetivo repetido hasta el hartazgo “salame”. A sus pares les debe haber importado tres pepinos; quizá alguno lo miró sorprendido: pensaban que era mudo, pero sí podía hablar.

El legislador de Juntos por el Cambio también dijo: «Cuando yo denuncié la cobardía del Procurador que no investigaba las causas por corrupción, me inició una querella criminal, que está por llegar a la Cámara de Diputados de la Nación, ignorando la inmunidad de opinión que se nos provee a todos para cumplir con nuestra función”, denunció.

Esto es lo que tanto le preocupa a Grande. No tener inmunidad para insultar. Dijo, asimismo, que Cornejo “también me acusó públicamente de ser un personaje nefasto que trató de impedir que Gustavo Sáenz, intendente en ese momento de la Capital salteña, llegue al gobierno de la provincia de Salta”.

Después –inserte acá un meme sobre teorías conspiranoicas- dijo que el Diputado Nacional, Andrés Zottos, en perfecta coordinación con Abel Cornejo, pide públicamente mi detención por una mera declaración respecto de un caso al respecto de un caso de un robo enorme contra el estado nacional, provincial y municipal».

«Por lo tanto, voy a presentar las pruebas correspondientes, porque quiero presentar una cuestión de privilegio contra el jefe de los fiscales, el Procurador de la Provincia de Salta, Abel Cornejo, y el Diputado Nacional por Salta, Andrés Zottos, y le voy a pedir a la Comisión de Asuntos Constitucionales que se encargue de este tema en particular porque me parece extremadamente grave”, anunció.

Ver más:

Espionaje Grande

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here