Frente al amesetamiento de la causa que investiga la desaparición de la joven ocho años atrás, el abogado de la familia Cash contó sobre la decisión de hacer un “re peinado” revisando cualquier pista que no se haya evacuado con suficiente exhaustividad. Confirmó el malestar de la familia, con la publicación de medidas que se llevaron adelante, y que todavía no se han descartado.

Houria Moumni y Cassandre Bouvier, Sabrina Berton, Cintia Fernández, Yanina Nüesch y Luján Peñalva, Jimena Salas, María Cash, son casos que tienen un denominador común: la impericia de la investigación durante el periodo de instrucción de la causa. 

La piedra angular de la investigación criminal son las medidas adoptadas inmediatamente después del delito, se consideran de extrema importancia. Los investigadores suelen hablar de la “hora de oro” que sigue a la comisión de un delito, durante la cual las pruebas se mantienen frescas, las muestras forenses no se han contaminado, todavía hay testigos en la zona y, muchas veces, también está ahí el sospechoso.

Establecer quién cometió el femicidio y reunir suficientes pruebas para asegurar su condena, por inhabilidad o premeditación, es materia pendiente en el caso de Salta. Si bien en algunos de los casos mencionados se ha llegado a condenas, quedan flotando en el aire mas dudas y sospechas que certezas. En todos los casos, han sido los propios familiares de las víctimas quienes debieron asumir roles hasta el momento desconocidos, para intentar aproximarse a la verdad.

En el caso de la desaparición ocho años atrás de María Cash, el abogado Pedro García Castiella quien representa a la familia, habla de una “causa muy caliente que preocupa a los salteños, quienes somos los que principalmente estamos en el ojo de la tormenta, porque María desapareció acá. Pero es una causa que preocupa a nivel nacional, y que inquieta a todos”.

El letrado confirma que la investigación estuvo los primeros y determinantes seis meses, en manos de la justicia provincial, para luego pasar a la justicia federal al investigarse el delito de trata de personas. Es por eso que sumamos esta causa, a la serie de desaciertos investigativos, «a la salteña”. 

La incomodidad familiar

El Juzgado Federal de Salta dio a conocer recientemente un informe sobre las investigaciones llevadas a cabo desde junio de 2018 y esta parte, provocando el malestar de la familia Cash. 

“Como toda investigación criminal, hay cuestiones que está bien hacerlas públicas, la ciudadanía tiene derecho a conocer el estado de las causas. Pero como protección también  de los resultados de las investigaciones, hay datos que no resultan convenientes publicarlos, difundirlos ligeramente, cuando no ha sido concluida. Al menos hasta la evacuación de la eficacia probatoria que pudiese llegar a tener, porque se termina desvirtuando la prueba. Esto es cuando se generaliza, se vulgariza el conocimiento de detalles que están en pleno proceso de investigación, y ahí está la crítica de la familia. Yo tuve varias comunicaciones con la familia, donde me expusieron su malestar por la situación”- destaca el abogado querellante.

 

La pista del narcotráfico

“Yo no quiero cometer lo mismo que estoy criticando. Hasta este momento no hay ninguna vía que señale, o indique alguna vinculación con el narcotráfico. No sé de donde salió eso. No hay vinculaciones  hasta este momento con cuestiones relacionadas con el narcotráfico.Esto salió a partir de una vinculación que se hizo de las declaraciones de esta mujer Julia Leal, que acusa permanentemente a su marido, que es un empleado del servicio penitenciario de General Güemes, que es una cárcel federal. Pero no hay ninguna vinculación con la cuestión de drogas, con el narcotráfico”- destaca Garcia Castiella.

Deuda pendiente

Pedro García Castiella. Abogado familia Cash.

El abogado querellante explica que “actualmente a partir de una idea surgida de la querella, compartida con el Ministerio Público Fiscal, que trabaja el Doctor. Villalba, hemos coincidido en que esta causa lo que está necesitando, es un examen exhaustivo desde el punto de vista de la criminalística, que hasta este momento no se hizo. Se puso la voluntad necesaria, pero tanto jueces, fiscales, abogados que intervienen, lo ven desde el punto de vista de la legislación general y de los protocolos de rutina. Estamos frente a una causa, creo yo,  bastante excepcional, particular, extraña, y que amerita un examen muy profundo y exhaustivo de un equipo de investigadores”.

“Actualmente estamos trabajando con éxito, en tratar de concatenar y unificar la colaboración de distintos organismos, tanto del orden provincial como del orden nacional; para lograr el trabajo de un equipo de los mejores investigadores que podamos acceder, y de lo que tengamos confianza y que la familia Cash tenga confianza. Intentamos hacer un análisis exhaustivo y revisar cualquier situación o cualquier pista que no se haya evacuado con suficiente exhaustividad hasta este momento. Eso no implica que hay culpas o responsabilidad sobre nadie, simplemente tratar de revisar, hacer un re peinado, ante una situación obligada que yo veo, que es el amesetamiento de la causa”- señala.

Finalmente destaca García Castiella: “Quizás el quiebre se da en las fuerzas de seguridad que tienen que ejecutar los actos de investigación que se ordenan, o las medidas que se ordenan. Ahí es donde hay que poner el ojo fino y tratar de modular y acomodar algunas cuestiones. Hay muchas cosas que estamos en camino de hacer y no querría anticipar cuestiones, pero sobre todo eso se está trabajando. Debo reconocer un amplio apoyo y permanente seguimiento y acompañamiento del Ministerio de Justicia de la Nación”. 

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here