“Para afianzar la Justicia” se ha convertido en la fuerza dominante en el Poder Judicial

 

 

Por Su Señoría

Esta semana la jueza de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial Verónica Gómez Naar Soler se convirtió en presidenta de la Asociación de Jueces del Poder Judicial encabezando la única lista presentada.

Más allá de ser la primera mujer en ocupar ese cargo y representar el avance de las doctoras en la conducción de la entidad que agrupa a los jueces (y juezas) y secretarios (y secretarias), el triunfo consolida el dominio de una lista nacida hace tiempo y que usa la misma denominación en cada elección. Sí, porque los jueces también eligen y votan como cualquier ciudadano.

“Para afianzar la Justicia”, se llama la lista en cuestión. Y el nombre se ha convertido en una marca registrada y también en una definición de objetivos y plan de trabajo.

La primera vez que apareció en el ámbito de los doctos y las doctas fue en la Justicia Federal cuando le permitió conseguir un escaño en el Consejo de la Magistratura Nacional a un muy conocido ex juez de ese fuero.

Tiempo después, la lista se concentró en la justicia provincial, donde, no pocos la asociaron con al menos tres integrantes de la Corte de Justicia. A la par, suspicacias de por medio, tras bambalinas, se menciona la existencia de una especie de guardia o comando, siempre activo y conformado por juezas y jueces de segunda y de primera instancia, de todos los fueros y distritos de la provincia lo que le ha dado presencia permanente a la lista que hoy se puede decir que ya es mayoritaria.

“Para afianzar la justicia”, ha salido victoriosa en cada elección de la que ha participado y con diferencias amplísimas sobre sus eventuales competidores.

Las estadísticas son contundentes. En las elecciones para elegir a los representantes de los jueces en el Consejo de la Magistratura, sus resultados así lo acreditan: en 2011 la fórmula integrada por los jueces Ruiz y Román se presentó como lista única y obtuvo la representación de los Jueces en el Consejo de la Magistratura de la Provincia. Y en 2015 la fórmula de los jueces Villa y Alavila derrotó a la lista contraria por 86 a 18 votos lo que traducido en términos de la crónica política serviría para decir “aplastante triunfo”. En 2017 los jueces Rodríguez y Albarracín consiguieron un triunfo igual de contundente. Y en 2019 la fórmula de los jueces Polliotto y Mariño ganó muy cómodamente por ochenta y dos (82) a treinta y dos (32) votos de sus opositores, siempre hablando de la representación de los jueces en el Consejo de la Magistratura local.

Algo similar ocurrió con las elecciones de la Asociación de Jueces. Su primer presidente, en el año 2016, fue elegido con el aval de ochenta y seis colegas. Su sucesor –actualmente en el cargo desde 2018- también pertenece a la lista, y lo mismo sucede con Verónica Gómez Naar Soler, recientemente electa como primera mandataria de la entidad.

Los datos consignados revelan que “Para afianzar la justicia” se ha convertido en el espacio representativo de la mayoría de los jueces salteños y también sus funcionarios.

Esto es un buen augurio para el Poder Judicial en definitiva porque se ha consolidado un grupo que integra a los viejos y a los más nóveles jueces producto de procesos electorales que han permitido ir discutiendo internamente el modelo de Justicia buscado. Y eso es bueno para los tiempos donde el reclamo a la Justicia excede lo que transita dentro de una causa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here