La cuarentena llevo a afrontar los procesos educativos desde las nuevas tecnologías. Implicó la aparición de brechas entre los estudiantes y los docentes, generando nuevos desafíos para el retorno a las aulas. Para conocer la situación de la educación en la provincia charlamos con docentes de diferentes niveles educativos. (Guadalupe Macedo)

Pasar de la presencialidad a espacios de aprendizajes mediados por las TICs, llevó a un cambio en la manera de dictar clases, implica un nuevo desafío para los docentes que tienen que incorporar las nuevas tecnologías en los procesos de aprendizaje lo que implica la utilización de herramientas digitales que para mucho de ellos eran desconocidas. “Nosotros como docentes, pasamos a un espacio a un territorio a un contexto virtual de la educación, lo ha complejizado muchísimo el encuentro educativo, que se ha tenido que llevar a un territorio virtual con la utilización de dispositivos y todas las dificultades de la conectividad. Estamos viviendo una etapa muy compleja que como sistema educativo no estaba preparado” Comenta Josefina Morello Profesora de ciencias de la educación, directora del jardín de Infantes Barquito de papel y docente de nivel superior universitario y terciario.

Este nuevo contexto educativo profundizó las brechas entre los estudiantes que tenían acceso a las nuevas tecnologías. Morello comenta: “ahora se han profundizado estos problemas y se han profundizado las desigualdades, ya que no todos pueden acceder a la conectividad, no todos tienen acceso a algún dispositivo para poder acceder a las tareas escolares, por lo que se han profundizado las desigualdades”. Otra cuestión que es importante destacar es que las actividades propuestas por los docentes debieron ser acompañadas por las familias lo que generó otra brecha entre quienes tuvieron acompañamiento, un espacio propicio para el aprendizaje y acompañamiento.

En la provincia de Salta, existen instituciones que tienen mayor preparación en la utilización de conectividad para el dictado de clases, algunas ya la utilizaban de manera conjunta con la presencialidad por lo que esta mutación se les hizo más sencilla pero la mayorías de las instituciones no lo tenía incorporado. “Las instituciones educativas son las que fueron encontrando las respuestas para poder abordar esta situación tan compleja y de esta manera ir acomodando junto con la familia y hay algunos que lamentablemente han quedado excluidos. Esto se ha podido ver en el nivel superior. Algunos estudiantes han podido acceder a las propuestas, pero quedo a la suerte de las posibilidades de los estudiantes. No ha habido una política educativa.”  describió Morello.

Situación en contextos diversos: el interior y la cárcel

Lic. Anahi Apaza Profesora de artística en Tolar Grande nos comentó que: “el 20% hizo los trabajos de manera consiente y el 80% lo hizo para cumplir para poder cerrar el año ya que como es una escuela con ciclo de verano, los tiempos de cuarentena implicaban un cierre de año. Pero los jóvenes no presentaban los trabajos de manera consiente por lo que pedía que rehagan los trabajos, por lo que vi que no fue productivo el trabajo en la virtualidad. Al ser un pueblo, el internet lo tenían la mayoría, pero lo que no tenían ellos era las herramientas para manejar en la computadora. No sabían manejar Word, power point  siento que eso les falta, no comprendían o no sabían buscar una información en google, a pesar de que se habían trabajado con anterioridad en las clases, pero había poca respuesta en ese sentido.”

Agrega que: “fue muy duro la cuarentena para los estudiantes, muchos bajaron su rendimiento. Hay muchas brechas, hay con jóvenes que tenés que estar contantemente para que terminen las actividades mientras que en otros estudiantes tenés que brindarles más actividades. Nos preocupa los estudiantes del último año, ya que no pudieron culminar con su proceso de aprendizaje, muchos de ellos es probable que no vuelvan a estudiar. Los relatos de estos estudiantes son de mucha angustia, ya que sintieron que perdieron todos los vínculos en la virtualidad. Es una situación de incertidumbre porque muchos de los estudiantes se pierden y uno no sabe qué hacer”.

Lic. M. Luján Devesa, trabajadora social quien se desempeña como asistente escolar en el núcleo educativo 7043 que brinda enseñanza primaria a personas privadas de libertad en la UCN° 1 cuenta que las imposibilidades de acceso a internet en la unidad carcelaria dificultaron acercar material educativo para que los estudiantes. “A nosotros nos costó mucho acercar material para que puedan trabajar. Desde la virtualidad es difícil, porque no tenemos internet, tenemos algunas computadoras que tienen algunos materiales, pero no podemos acceder a la conectividad” comento Davesa. Agrego que: “Es un trabajo que es distinto que implica diferentes demandas, y eso implica bastante esfuerzo. Ya que teníamos que elaborar un material educativo diferente al que estábamos acostumbrados como es un micro radial, audios. Es una situación a la que no estábamos acostumbrados. Desde el jueves se permitió a partir de una reunión en el lugar el ingreso de material pedagógico en formato papel y audiovisual ya que antes no podíamos hacerlo, por decisiones del servicio penitenciario”.

Desafíos para el retorno de la presencialidad

Desde la experiencia de la Lic. Anahi Apaza: “La virtualidad no es un lugar propicio para continuar con las trayectorias educativas, pienso que podría serlo si llegáramos a formar a docentes y a estudiantes para la virtualidad. Así como estamos nos faltan muchas herramientas incluso desde el ministerio, porque todo lo que mandaron estaba como incompleto, o no se lo podía utilizar para todos las materias ya que solo estaban pensadas para áreas como matemática o lengua, y para áreas específicas no hay. Hay una deuda de introducirlos a la virtualidad en la educación ya que están acostumbrados solo a lo manual, ya que conocen otras plataformas pero no vinculadas al aprendizaje. En mi caso sentí que las actividades que envié en primer lugar no funcionaron, ya que no tenía respuesta, primero utilizaba el power point y luego realice las clases a través de video y obtuve más respuesta al igual que las clases en vivo”.

Marcia Manino Prof. en Letras en nivel medio y superior comenta que: “En la nueva etapa habrá que hacer un arduo trabajo para homogeneizar de algún modo porque sabemos que habrán brechas que son inevitable cuando no hay iguales posibilidades no solo económicas, sino familiares y personales. Cada persona tiene sus procesos de aprendizaje y hay quienes están aprendiendo solos o con sus padres y quiénes no porque es mucho desafía está nueva lógica. Todavía hay mucho por ver al respecto. Creo que estamos ante un desafío que no se logra superar ahora y cuando llegue el momento de volver habrán más desafíos que ni se sabe si salvaremos” agrega que “la virtualidad es esencial. Si los docentes estuviéramos más capacitados entenderíamos que las dificultades que hoy tenemos podrían haberse salvado si antes tomábamos conciencia de que en los programas teníamos que trabajar las TIC ya que son otra formas de conocimientos que la escuela no adaptó”.

Este contexto nos lleva a pensar que el acceso a internet y a dispositivos es importante, porque tiene que ver por donde circula la información. No solo es importante la capacitación en las TICs por este contexto, sino que debe ser parte de la modernización del sistema educativo. Es importante que los docentes estén formados en la utilización de dispositivos vinculados a la red pero también es importante el conocimiento y el uso de los medios de comunicación como son las radios  ya que en algunos sectores de las provincia fue el medio de comunicación que permitió poder acercar la escuela con los estudiantes como en las escuelas rurales y las cárceles.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here