Funcionarios municipales habían prometido dejar de lado la retroactividad de algunos impuestos al Bar La Musa, que se ha convertido en un enclave de resistencia cultural. Pero no cumplieron.

El músico Víctor Conti defundió por Facebook una carta abierta titulada: Defendamos la música en vivo en Bar La Musa.

La Transcribimos a continuación:

Ser músico fue una decisión que tomé sin tener las herramientas, nuestra primera banda tenía nombre y bandera y a mi hermano menor a la cabeza “URA, Unión de Rebeldes Argentinos” pero ningún músico…tocábamos con palos de escoba. Crecí en una familia de músicos asfixiados, que dejaron su pasión en el fondo del placard. Mi padrastro colgó la guitarra para mantenernos, mi vieja dejó de cantar y grabarse, mi viejo ya había dejado el violín porque prefería ser explotado en un taller, mi prima que venía a casa a tocar el piano empezó a atender la juguetería de su padre. En el medio de eso conocí a mi hermano mayor, el Pájaro, que como su apodo lo indica, era el único familiar que se había animado a volar. El me enseñó que es posible andar en bici por los techos, y aunque yo nunca me animé a seguirlo en esa, traté de encontrar el techo al que subir. Soy músico, formado de copiarle a mis amigos que saben y a los que no, soy músico porque decidí tener mi guitarra siempre a mano, para mantener en mí la alegría que tenían mis viejos en mi infancia.
Cuando comencé a participar de la formación de MIAS, me di cuenta de lo importante que sería una herramienta como ésta para que los músicos no terminen guardando el instrumento en el placard para buscar un trabajo en serio, por lo indigno que resulta para la sociedad consumista la labor del músico desconocido (o que no cuenta con el aporte mediático de los inventores del éxito). Y la herramienta está, pero siguen quedando cortas las manos dispuestas a usarla.
Por eso cuando veo que la Municipalidad de Salta prohíbe la música en vivo en La Musa, argumentando que el cobro (retroactivo, encima!) del borderaux va destinado a los músicos, me indigno porque MIENTEN: No existe ningún registro de los músicos que actúan en la ciudad de Salta, ni existirá jamás, porque ese dinero no le llegará nunca a ningún músico.
Sería interesante, que nos podamos reunir los músicos (sobre todo los que tocan en los bares, y que supuestamente cobran del tributo), los dueños de los bares y la gente de la municipalidad, para intentar entender de qué se trata todo esto, y para que entre todos los involucrados cambiemos las reglas, porque no está bueno que los bares exploten a los músicos, pero tampoco que la muni explote a los bares.
La explotación al músico puede ser económica, atacando a su dignidad laboral (avalada por el inconsciente colectivo) o artística, obligando al músico a un repertorio acorde a la demanda. En ese sentido, la explotación al músico, la mayoría de las veces la ejerce directamente el propio estado con sus “contrataciones” (pero es otro tema)
Señores músicos y Músicos, un lugar que trata a TODOS los músicos con total respeto, que hace que La Musa sea un oasis de dignidad en el camino sinuoso de la libertad artística, debe ser defendido por nosotros, más aún cuando se ROBA en nuestro nombre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here